No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Entradas etiquetadas como ‘portabebés’

Cierro la tienda Felizenbrazos

Debido a las circunstancias que rodean mi vida últimamente, me veo obligada a hacer algunos cambios.

Cuando nació Sara, decidí montar la tienda de portabebés y dedicarme a esto y a cuidar a mi hija. Cuando tenía 18 meses, me incorporé a trabajar, sólo 3 horas, para poder seguir con la tienda y con mi hija el mayor tiempo posible. Pero resulta que ahora, tengo que cambiarlo todo. He pedido ampliación de jornada,  porque con un solo sueldo, sin pensión y con los miles de gastos que tienen una casa y unos hijos, no llego a fin de mes. Evidentemente, el tiempo libre que tenga ahora, lo voy a aprovechar por entero a mis hijos. Y la tienda me roba mucho tiempo y me da pocas satisfacciones.

Tener un negocio online no es fácil. Hay que invertir mucho tiempo y mucho dinero, sobre todo en publicidad. Y también, mucha ilusión. Y no tengo ninguna de las tres cosas. Felizenbrazos no fue sólo un proyecto mío; la otra mitad del proyecto fue Jose. Él me apoyó y me ayudó a montarla, a mantenerla e incluso, era mi enlace directo con algunos clientes, que le han conocido a él personalmente en vez de a mí. Ahora, falta la mitad de la empresa, y no quiero seguir. Por eso, he decido cerrar la tienda.

Esto no es una despedida para siempre. Quiero decir, voy a cerrar la tienda online, pero no cerraré el blog ni la página de Facebook. Espero, dentro de algún tiempo, seguir escribiendo en el blog y compartiendo contenidos interesantes.

Con respecto a la tienda, esperaré hasta después del verano para cerrarla definitivamente. Mientras, iré poniendo productos en liquidación. Y aquí es donde quiero pediros un favor. Y es ayuda para poder vender las cosas. Pensad en el futuro, en el próximo invierno, en si estáis embarazadas y vais a necesitar un portabebé dentro de unos meses, en si vais a necesitar hacer un regalo dentro de algún tiempo. Quizás, ahora mismo, nadie necesite un cobertor de invierno, con el calor que hace, pero si sois previsores, podéis comprarme algunas cosas ahora a un precio realmente barato. Y también, os pediría que compartierais con otra gente, a ver si puedo terminar pronto de vender todas las cosas. Cada pocos días, iré poniendo productos en liquidación y lo voy anunciando también por la página de Facebook.

Pues eso es todo, www.felizenbrazos.com/ va a cerrar sus puertas. Aunque yo seguiré por aquí, tan a menudo como pueda. Muchas gracias a todos por haberme acompañado en este camino.

Historias de portabebés: La historia de Gema

Quiero comenzar una nueva sección. Historias de portabebés. Aquí, madres y padres que llevan a sus bebés en brazos, que usan portabebés, no van a contar sus experiencias. Historias reales, de madres reales, contadas en primera persona.

Os presento a Gema, que ha querido compartir con todos nosotros su historia de portabebés.

Para explicar un poco mi historia de cómo llegue a ser mama canguro, tengo que remontarme a cuando estaba embarazada de unos 4 meses, una gran amiga me regalo un fular elástico, yo ni conocía la palabra porteo, ni colecho, ni sabía que había una liga de la leche….
Empecé a interesarme un poco más cuando nació mi peque, empecé a indagar por la red, y vi que había muchísimas madres que porteaban, y que incluso se hacían talleres y quedadas!!.
Encontré la página de FB de felizenbrazos, vi que en esta página en concreto se hablaba de la lactancia materna, del colecho, de la crianza con apego, del porteo, de los beneficios de llevar a los bebés FELICES EN BRAZOS. Empecé a “cotillear” la página y descubrí que el mundo del porteo no es nuevo, descubrí que es muy beneficioso tanto para los bebes como para las mamás, portear a su bebe, descubrí que, no es nada malo querer llevar a tu hijo en brazos, que es algo natural. Así que me decidí a ser mamá canguro. Empecé porteando a mi bebe con un fular elástico, nudo para arriba nudo para abajo, que calor!! Y que jaleo de tela, menos mal que el canal de youtube me ayudo con los nudos; Pero yo lo que necesitaba era un taller para que me ayudaran con mis dudas, Para mi sorpresa iban a realizar un taller en unos pocos días así que, no me lo podía perder! Y así es, fui a mi primer taller, aunque no me quede mucho, que se realizó en  Móstoles, y ¡me encanto!, tanto, tanto que he repetido! (y volveré a repetir).
Después del taller y ver a Diana con una bandolera de anillas, me decidí a probar yo con una, y la verdad que en comparación con el fular elástico, pues …una pasada.. en dos minutos estas porteando!. Y al poco llego el veranito, y la piscina… y el segundo taller! Y me decidí por un TONGA, y que os voy a contar….una pasada meterte en la pisco y la ducha con la enana!, lo he usado mogollón al igual que la bandolera, pero entonces empezó el fresquito y aun que la bandolera me venía bien , ya necesitaba algo para portear durante más tiempo sin tener que cambiarme de lado a la pequeña, además damos bastantes paseos con Tyson un perro que tenemos y prefería llevar a la peque a la espalda por mayor seguridad, no fuese que pegara un tirón y me cayera encima de ella, así que después de mirar y requetemirar, y calentarle la cabeza a Diana, me decidí por una ERGO, y estoy..encantada de la vida con ella! Porteo tanto delante como detrás, para sacar a Ty y salir por el campo la llevo detrás, para mí es más seguro por si me tropiezo, y cuando vamos por la ciudad la llevo delante y me encanta ver su carita cuando ve algo nuevo!.
Espero seguir porteando durante todo el tiempo que la peque me deje, y seguir siendo una mama felizenbrazos.

Espero que os haya gustado la historia. Si quieres compartir con nosotros tu historia de portabebés, estaré encantada de publicarla. Seguro que así, contando historias reales, ayudamos a otras mamás a sentirse más seguras y a decidirse a llevar a su bebé en brazos. Mándame un mail a info@felizenbrazos.com contándome tu historia y en breve la verás publicada.

Te he llevado, siempre

Ya sabéis que me gusta leer otros blogs y otras páginas en las que hablan de las cosas que a mí me mueven, de la crianza respetuosa, de llevar a los bebés en brazos, de lactancia, de apego. A veces, mis lecturas me llevan a páginas escritas en inglés, y de vez en cuando, encuentro perlas que quiero compartir con vosotros.

Esta es una de ellas. Son unas palabras preciosas, que expresan, no sólo lo que siento desde que me quedé embarazada y lo que siento cada vez que llevo a mi hija en brazos, bien pegadita a mí, sino también, lo que siento por ellos siempre, hasta los momentos en los que no estamos juntos, y en lo que nos queda por venir. Los hijos crecen muy deprisa, de verdad, mi mayor ya tiene 12 años y se me han pasado volando. Quiero aprovechar cada momento del día con ellos, quiero estar el mayor rato posible compartiéndolo todo. Y llevando a mi hija en brazos, comparto mucho más que momentos.

 Te he llevado siempre

Yo te he llevado, siempre.

Antes de que fueras concebido, llevaba una parte de ti en mi alma. Cuando conocí a tu padre, miré en sus ojos y vi a la otra parte de ti, y te conocí, y recé para que tu llegases a ser.

Antes de que nacieras, yo te llevé en mi vientre. Cuando estabas inquieto te cantaba y te tranquilizaba y te decía cómo te amaba.

Cuando naciste, te llevé en mis brazos. Te besé y te abracé y te puse en mi pecho, para que tú pudieras saber que  hay luz y  calor y  bondad en el mundo.

Más tarde, te envolví en una tela y te llevé cerca de mi corazón. Te sostuve cerca de manera que pudieras oír que mi corazón latía como el tuyo; que éramos iguales, tú y yo, y que nunca tendrías que llorar solo.

Después de un tiempo, te llevaba en la espalda, de modo que pudieras mirar al mundo con confianza y alegría y supieras que formabas parte de él;  que pudieras compartir toda la belleza del mundo de igual a igual a todos los que viven en él.

Ahora, más tarde aún, te llevo cuando estás cansado o asustado. Así sabes que no importa lo agotado que estés, o lo que la vida tiene reservado, siempre puedes depender de otros para que te apoyen y consuelen.

Cuando crezcas, cariño mío, y tus aventuras te lleven lejos de mis brazos, sé que incluso en mi última hora, yo te llevaré. Te llevaré en mi corazón, porque siempre estás conmigo.

Te llevaré, siempre.

Podéis leer la entrada original aquí. Pertenece al blog Natural Mamas y está escrito por Christine Maguire

Portabebés en invierno, una excelente opción

Ya ha llegado el frío, dejamos atrás el calor del verano y la ropa fresquita. Y nos vemos de nuevo sacando del armario los abrigos, los guantes y los gorros. Entonces, a muchas personas les surge la duda. ¿Puedo usar mi portabebé en invierno? ¿Y cómo tengo que hacerlo? La respuesta, claro está, es que el invierno es una estación en la que se pueden usar los portabebés de manera habitual al resto del año. Sólo hay que encontrar la manera de abrigarnos y abrigar a nuestro bebé y tener unos cuantos consejos en cuenta.

El hecho de que haga frío no nos impide llevar a nuestros bebés bien pegaditos. Es más, hasta sería un punto a tener en cuenta, si sabemos que los cuerpos en contacto desprenden calor, llevar a nuestros bebés en brazos nos ayudará a estar más calientes y a que ellos regulen mejor su temperatura corporal. Y de este modo, al estar cerca de nuestro bebé, sabremos si tiene frío o calor rápidamente

Debemos tener en cuenta, que un portabebé es una capa extra de ropa. O dos o tres, depende del tipo de portabebé que usemos. Si usamos un fular (elástico o tejido) y hacemos una cruz envolvente, las 3 capas de tela que rodean al bebé aportarán un abrigo extra. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de abrigar a nuestros pequeños.

A la hora de protegernos del frío, hay dos etapas importantes en la vida del bebé a tener en cuenta, y que pueden ayudarnos a elegir la mejor opción de abrigo: que el bebé ande o que no ande.

Si el bebé no anda, y no va a pedir bajar del portabebé, una solución fácil es dejar al bebé con la ropa que lleve puesta por casa, colocarle en el portabebé de nuestra elección y después, abrigarnos los dos conjuntamente. En este caso, al bebé no tenemos que abrigarle, pues como ya he comentado, entre el calor extra del portabebé y nuestros cuerpos pegados, con el abrigo que usemos para salir a la calle estaremos más que cubiertos.

Aquí tenemos varias opciones:

  • Usar el abrigo de embarazadas, sí, así como lo oímos. Yo el año pasado estuve usándolo casi todo el invierno. En el espacio donde antes estaba mi barriga, ahora estaba mi pequeña con su portabebé. Una solución práctica y barata para amortizar ese abrigo que nos compramos.abrigo embarazada
  • Otra solución es usar un abrigo más grande de lo habitual, para hacer el mismo efecto. Hay quienes usan las chaquetas de la pareja, si este es alguna talla más grande.
  • Usar un abrigo de porteo. Hay muchas marcas que ofrecen muchas posibilidades, como usar el abrigo desde el embarazo, poder usarlo llevando al bebé delante o a la espalda y usarlo como abrigo normal cuando ya no llevemos al bebé en brazos. Este tipo de abrigos se transforma mediante unas cremalleras, añadiendo unas piezas que hacen que sea más amplio, para albergar a nuestro bebé.
  • Usar un cobertor de porteo, (que podéis ver aquí)colocándonos nosotros nuestra chaqueta abierta y tapando al niño con el cobertor.cobertor porteo

Cualquiera de estas opciones nos ofrece la posibilidad de estar calentitos en la calle y luego, una vez llegamos al sitio al que vayamos (o de vuelta a casa), quitarnos el abrigo sin tener que molestar mucho al bebé, así, en caso de que se haya dormido, seguirá cómodamente colocado en su portabebé sin pasar calor dentro de casa.

Si el bebé ya anda, las opciones para abrigarse son distintas. Lo normal es que un bebé o niño más grande, no quiera estar todo el rato en brazos, sino que quiera bajarse al suelo a jugar. Es este caso, lo mejor es que el niño esté abrigado individualmente, de modo que le podamos bajar del portabebé sin pasar frío. Lo mejor es que el niño lleve su ropa de abrigo debajo del portabebé. En este caso, tenemos que tener en cuenta que ajustar el portabebé encima de la ropa de abrigo puede resultar un poco más complicado, en caso de un fular, el ajuste será un poco más difícil. Con una mochila ergonómica, tendremos que dejar los tirantes y la cintura más anchos. En caso de que haga mucho frío, también se puede agregar una capa extra de calor con un cobertor de porteo.abrigo

Esto son sólo unas ideas y hay que tener en cuenta la preferencia de los padres. Indiscutiblemente, si tenemos un bebé pequeñito, que no anda, pero preferimos llevarle metido en un abrigo dentro de un portabebé, podemos hacerlo sin ningún tipo de problema.

Un último aspecto a tener en cuenta son la cabeza y las piernas del bebé. En caso de compartir abrigo o usar cobertor de porteo, las piernas estarán calientes y protegidas, no así la cabeza. Tenemos que usar gorro y bufanda si hace falta. En caso de llevar al bebé abrigado dentro del portabebé, además del gorro y la bufanda, tenemos que tapar sus piernas. Para ellos, podemos usar calentadores o incluso, unos calcetines nuestros, puestos encima de los zapatos y las piernas, para cubrirles y que no pasen frío.calentadores

Es importante también tener en cuenta como vamos a desplazarnos. Si vamos a salir a caminar, los consejos de más arriba son ideales. Pero si vamos a usar el coche, las cosas pueden cambiar un poco, más si el coche está o lo vamos a dejar en la calle. En este caso, si llevamos al bebé con ropa de casa debajo de un abrigo común, tendríamos que sacarlo al frío y quitarnos nosotros mismos el abrigo para poder quitarnos el portabebé, pasando frío los dos (experiencia vivida en propias carnes el invierno pasado…). En estos casos, mejor un abrigo para cada uno 🙂

Como siempre, si queréis sacar el máximo partido a  vuestro portabebé este invierno y os surge alguna duda, sólo tenéis que preguntarme.

Portabebés y NO dolor de espalda

En muchas ocasiones me llegan consultas relacionadas con el porteo y el dolor de espalda. Madres (y padres) que piensan que llevar a sus bebés en brazos va a hacer que su espalda se resienta. O que se agrave un problema ya preexistente, como dolor lumbar o cervical. Me han llegado muchos comentarios de gente que desconoce el mundo del porteo, cuando me ven con mi pequeña en un portabebé. Gente que me dice que me tengo que estar destrozando la espalda. Y siempre voy dando explicaciones, claro.

Llevar a un bebé correctamente colocado en un portabebé, no solo no daña la espalda del adulto, sino que es más beneficioso que llevarlo solo en brazos “a pelo”. Un bebé bien pegado al cuerpo del adulto, con el peso repartido por varias zonas y en una postura elevada, a la altura de nuestros besos, hace que el peso del bebé se reparta y que pese menos. El problema está cuando el portabebé no es ergonómico, van en mochilas colgonas, con los niños muy bajos. Aparte de no respetar la postura fisiológica de nuestros bebes, los adultos tendemos a arquear la espalda hacia atrás, para compensar el peso extra de nuestro hijo. Pero no nos engañemos, esto también puede pasar con un portabebé ergonómico si no está bien ajustado.

Espalda sin y con portabebé ergonómico

Posición de la espalda llevando a un bebé en brazos con un fular tejido y sin ningún tipo de portabebé

Todos los bebés reclaman brazos constantemente, es normal, quieren estar cerquita de sus padres, sentir su calor y su cariño. Llevarlos en brazos, sin la ayuda de ningún portabebé, hace que forcemos posturas, arqueamos la espalda o sacamos una cadera hacia fuera para compensar. Se cargan los hombros y los brazos, pudiendo producirse contracturas y dolores de espalda.  Usando un portabebé ergonómico adecuado, de tiras anchas, se reparte el peso, los brazos se liberan, la columna se compensa.

Lo ideal es comenzar desde que el bebé es recién nacido. Nuestra espalda se va acostumbrando, es como ir al gimnasio diariamente. Con el tiempo, nuestros músculos se volverán más fuertes. Si comenzamos a portear a un bebé más grande y más pesado, hay que hacerlo paulatinamente. Hay que comenzar con poco tiempo al día e ir aumentando el tiempo de porteo gradualmente, sin forzar demasiado.

Los primeros días, nuestro cuerpo puede sentirse extraño, con agujetas, es como si de pronto empezamos a hacer ejercicio, es completamente normal. Si en cualquier caso, hubieses dolor de espalda, más allá de unas simples agujetas, hay que comprobar que el portabebé esté correctamente colocado, con el bebé bien pegado al cuerpo.

Llevar a nuestros bebés en brazos en portabebés ergonómicos, además de los múltiples beneficios que aporta, no solo NO daña nuestra espalda, sino que la fortalece y cuida nuestra  postura.

Bebé a la cadera con una bandolera y sin ningún tipo de portabebé

Bebé a la cadera con una bandolera y sin ningún tipo de portabebé

Gran quedada familiar al aire libre

El próximo domingo 6 de Octubre, vamos a reunirnos unas cuantas familias a pasar un día campestre. Motivos para dicha celebración hay varios: celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que es España tiene lugar la primera semana del mes de Octubre; celebrar la Semana Internacional de la Crianza en Brazos, que desde luego, es muy adecuado al tema de mi tienda; celebrar que ha llegado el Otoño y que probablemente no tengamos más oportunidad de reunirnos al aire libre hasta la próxima primavera; o simplemente, reunirnos unas cuantas personas sin más, a pasar un día agradable, conocernos unos a otros y compartir unos buenos momentos.sicb 2013Durante el mes de Agosto, ya empezamos a vislumbrar la posibilidad de este encuentro. Y hablo en plural, porque esto no lo estoy organizando yo sola. Quiero aprovechar para dar las gracias a dos personas que se han implicado en la organización del evento tanto como yo, dos personas con las que siento una especial conexión y a las que tengo que agradecer todo su apoyo.

Una de esas personas es Carol, del blog mamadoracacharreadora, mamá de Alicia, una bebé preciosa, con la que comparto más que una forma de crianza. Tenemos un proyecto en mente, un proyecto que ojalá se cumpla.

Y la otra persona implicada en el evento es Isabel, Mi mami es matrona, matrona de profesión e implicada a fondo en la lactancia y en formas más naturales de gestación y parto.

Y sin más, paso a contaros algunas de las cosas que tenemos preparadas para este día.

La quedada va a tener lugar en el Parque Natural Loranca, en Fuenlabrada, Madrid. Hemos quedado a las 11, para empezar a ocupar el parque. Es muy fácil llegar, está justo en frente del centro comercial. El parque cuenta con parking propio, aunque también se puede usar el del centro comercial de forma gratuita. Nos situaremos justo a la derecha de la entrada principal, una zona con amplias zonas verdes y bastantes árboles. Ah, no olvidéis llevar una manta para el suelo y comida tipo picnic, que cada uno se lleve la suya. EDITADO: Los domingos es día de mercadillo y lo ponen en el parking del parque, por lo que está cerrado. Lo más fácil, es meter el coche directamente en el parking del centro comercial, que está abierto y es gratuito. 

Vamos a contar con varios talleres, aunque aún falta por cuadrar horarios y algún evento más:
• Taller de Baby-led weaning, o alimentación complementaria regulada por el bebé, a cargo de Cristina Gómez Calero, Terapeuta Ocupacional y por supuesto, mamá de un bebé alimentado de este modo.

• Taller de primeros auxilios a cargo de Prevenkids. Importante no perdérselo.

• Taller sobre el sueño de los bebés y la lactancia materna, que impartirá Isabel Mallo Pérez, matrona.
• Taller sobre portabebés y lactancia, en el que hablaré yo misma
• Todo el evento va a ser inmortalizado por la cámara de Eva, de Fotodetalle especialista en fotografía infantil, que tomará imágenes de cada momento de la reunión.
• Vamos a tener una degustación de exquisitas y preciosas galletas de El hada de las galletas Os vais a chupar los dedos.

  • Clase de yoga para mamás y bebés y embarazadas, a cargo de Felisa García, profesora de yoga especializada en prenatal y mamás con bebés.

Y seguro que aquí no acaba todo. Porque guardaremos alguna sorpresilla más. Vamos, no me digáis que no os parece interesante la propuesta.
Para venir, no hay que hacer nada especial. Si me dejáis un comentario en este post, por el tema organizativo, genial. Pero sino, tampoco es necesario. Simplemente tenéis que pasaros por allí el domingo 6 de Octubre, a partir de las 11. En unos días os pondré el cartel completo.
¿Os apuntáis?

Portabebés ergonómicos versus carritos en la escuela infantil

Como ya sabéis, estos días hemos empezado la escuela infantil. Digo hemos, porque tanto la peque como yo nos estamos adaptando al proceso. Y al igual que ella, muchos niños nuevos se están adaptando y llorando a mares…

Pero hoy no voy a hablar de ese tema. Hoy voy a hablar de los portabebés.

El primer día, cuando llegué, había allí bastantes familias dejando a sus hijos. Íbamos entrando de uno en uno, hablando con la profe, que nos contaba normas y detalles. Y hubo algo que me chocó muchísimo. A todos los padres les decían lo mismo: Dentro del centro no se pueden dejar los carros ni las sillitas de paseo, las tienen que dejar en el patio de la escuela. Pero el centro no se hace responsable de los carros, porque, por lo que se ve, han robado varios, así que los padres tienen que llevar una cadena y un candado para sujetar el carro a las vallas. También les recomendaban que llevasen una burbuja para la lluvia. Pero no sólo para los días de lluvia, noooo. Para todos los días, puesto que los carros están en el patio, donde juegan todos los bebés y acaban llenos de arena de la que los niños lanzan por los aires. Evidentemente, a mi no me dieron esa información, porque yo iba con mi princesa en la bandolera, que me llevé de vuelta al coche cuando la dejé allí.

Carritos en la escuela

Unos días después, cayó un chaparrón de esos de sin previo aviso. La mayoría de los carros no tenían la burbuja, imagino que no estaban todavía preparados. Así que cuando llegué a por la peque, los carros del patio estaban chorreando, literalmente. Uno tenía una bolsa de basura puesta por encima, en plan apaño, que seguro que lo salvó bastante del agua. Imagino a todos esos padres y bebés, a la hora de salir de la escuela, los padres empujando un carro mojado con una mano mientras con la otra llevaban en brazos a un bebé, que dependiendo de la edad, sería más o menos pesado. Y si tenían que ir hasta el coche, bien, pero si tenían un largo paseo a casa….

Entiendo que hay muchas ocasiones en las que los carros sirven de ayuda. Aunque yo ni siquiera tenga uno, no voy a decir que no haya ocasiones en los que tengan sentido. Por ejemplo, hay padres que dejan a los bebés muy temprano en la guardería y luego se encargan los abuelos de ir a recogerlos y se vuelven a casa dando un paseo en el coche. Vale, eso lo entiendo. Lo que entiendo menos es esto que pasó uno de los primeros días de adaptación.

Carritos en la escuela2
Llego a un aparcamiento que hay cerca de la escuela, me bajo del coche con la bandolera puesta, cojo a la pequeña y la coloco en la bandolera mientras cierro el coche y me voy hablando con ella y dándole besitos. En el mismo instante, otra mamá acababa de aparcar al lado mío. Sacó la silla del maletero, la abrió, sacó a su hijo, lo sentó en la silla y se fue hacia la guarde. 50 metros de distancia. Evidentemente, yo llegué antes, a pesar de aparcar a la vez. Dejamos a nuestros bebés y yo me fui al coche mientras ella se quedaba sujetando su sillita a la valla, para que no se la robaran. Si por las mañanas vamos corriendo para llegar al trabajo, mi opción es mucho más rápida. Pero, la cosa no terminó ahí. Porque, 2 horas después, fuimos a recoger a los peques y volvimos a coincidir. Tanto su hijo como la mía, salieron llorando. Yo la cogí rápidamente en brazos, la puse pegadita a mí en el portabebé y nos fuimos hacia el coche, con muchos, muchos mimos. Ella en cambio, abrazó su bebé un momento y lo sentó en la silla, donde el pobre siguió llorando, porque tenían que llegar hasta el coche. Cuando yo ya me iba, ella estaba haciendo el proceso contrario de cerrar la silla y meterla al maletero. En esta ocasión, no sólo me he ahorrado tiempo, en esta ocasión, mi pequeña ha recibido más consuelo por mi parte en solo 50 metros.

Resumiendo, estas son las ventajas que le veo a usar portabebé ergonómico versus silla de paseo en la escuela infantil:
1. Ahorro de tiempo al meter y sacar la silla del coche.
2. Riesgo de que te roben el carro por dejarlo en la escuela aparcado.
3. Mi portabebé no se moja con la lluvia ni se mancha de arena por dejarlo en el patio.
4. Comodidad para la escuela, y por ende, para los niños, que tienen más trozo de patio libre para jugar.
5. Y el que considero más importante, la posibilidad de brindarles a nuestros bebés, que están viviendo unos días duros por la separación, abrazos, besos, cariño y palabras de amor, a unos solos centímetros de distancia.

¿Vosotros que opináis?

A %d blogueros les gusta esto: