No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Mi amiga Una mamá muy feliz salió de paseo el sábado…

Con esa pregunta me ponía loca de contenta, ufff que nervios; ducharme, el pelo, depilarme… ¿qué me pongo? No podía repetir modelito de al menos un mes atrás, combinar colores, un estilo u otro según cena o simplemente cañitas…

¡Ahora la misma pregunta me pone…de los nervios! Me sube una cosa por los pies hasta la coronilla, lo dicho, ¡para volverme loca! Ufff que pereza, empiezo a hiperventilar, el corazón taquicárdico perdido, me sudan las manos, y como si fuera el último segundo de mi vida, comienzan a pasar imágenes por mi mente, que como si de un puzle se tratara, he de organizar de forma que tarde el menor tiempo posible en hacerlo todo. Y de repente caigo…¡¡¡¡¡¡¡¡nooooo, hoy todavía no ha hecho caca!!!!!!!!!!Riesgo añadido.

Empieza la maratón; arreglar al bebé, preparar su comida para llevar, el agua, el bolso, la silleta, muda extra …y si me da tiempo intentare ducharme, al pelo hoy le daré un toque natural, no me queda otra y en cuanto a la ropa, hoy me pondré el precioso jersey verde que tanto me favorece y que, para que nos vamos a engañar, es con el que mejor me saco la teta, el mismo que me puse ayer y el fin de semana pasado.

Y el papi, como siempre, colaborando al infarto, todo enchaquetado e inmaculado ya en la calle con el bebé, diciendo con un tonillo que despierta mis peores instintos:

-¿mamaaaaá que te queda?, que este ya se está poniendo nervioso

Y yo, tras echarle la mirada asesina correspondiente, sigo corriendo dentro de la casa de un lado a otro como una posesa y de nuevo:

– ¿mamaaá yaaaaaaa? ¿Yo no sé por qué tardas tanto?

Al final acabo de vestirme prácticamente en la calle. Por dios, ¡si estoy para ducharme otra vez!

Paseando, llegamos a la puerta de una taberna donde solíamos alternar, mi chico me mira con cara de “¿nos atrevemos?” y así, sin flotador, nos lanzamos a la piscina.

Hasta ahora no me había dado cuenta de lo que se parece este sitio a las salas de espera de los pediatras,  igual de abarrotado. Conforme voy pasando, voy dado codazos en la nuca de la gente, algunos se tienen que levantar y me miran como diciendo, “señora váyase usted a su casa con la criatura”, las mesas y las sillas son pequeñas y hace un calor insoportable. Segunda maratón de la tarde; quítale el abrigo al bebé, sácalo de la silleta, pon la trona portátil en la silla, pon al bebe en la trona, mi tesoro estirándole del pelo permanentado a la señora de detrás, y el camarero, otro que colabora al infarto, cual moscón preguntando

-¿qué vais a tomar? -cachis en los mengues, todavía no me he quitado el abrigo, estoy sudando como un pollo… ¿qué tal una ducha?

Por fin acomodados. A ver si podemos picar algo.  Sin apenas darme cuenta, mi bebé comienza a tirar todo lo que hay a su alcance, en un segundo parece que ha pasado un tornado que ha barrido todo lo que había en la mesa y bajo nuestros pies se va formando lo más parecido a un basurero.

Papa decide cogerle en brazos, pero por poco tiempo, solo quiere caminar cogido de la mano. En cuestión de segundos me veo sola en la mesa, con la mirada perdida, atiborrándome de todo y bebiéndome mi cerveza sin alcohol…aunque pegaría más un whiskazo, cual alma solitaria ahogando sus penas.

Miro al papi, haciéndose kilómetros de un lado al otro del bar con el bebé de la mano, y esa chaqueta, que tan bien le quedaba cuando hemos salido de casa, ¡es como si lo estuviera engullendo! Está sudando, el cuello de la chaqueta casi le tapa ya toda la cabeza, solo le veo la calva, de pronto se da la vuelta, se agacha y ¡¡noooooooo!! toda la hucha al aire. De repente, se dirige corriendo hacia a mí, con la cara descompuesta

-tu hijo se ha hecho caca- ahora entiendo lo de la cara… corriendo al baño, dejando tras de mí un aroma incompatible con la comida y… ¿porque nunca hay cambiador? otra vez para fuera a por la silleta, aireando el aroma. Nos atascamos en el diminuto baño, el bebé en la silleta y yo y, bueno, una señora que se empeña en lavarse las manos, ¡que pesada! Señora, ¿pues no ve que aquí huele a caca? jajajajaj, pues ala señora, se lo va a tragar todo.

Decidimos marcharnos cuanto antes, y mientras nos traen la cuenta y vamos recogiendo todos los bártulos, yo intento picar lo poco que queda en los platos…

Ya nos vamos para casa dando un paseo, mi tesoro quiere que lo coja, no hay problema, saco mi superbandolera y me lo coloco. No había llegado ni a la esquina cuando noto como algo se me lía en las piernas, no me deja andar, ¡no, si me caeré! De repente, mi chico desaparece de mi lado y lo veo tirarse al suelo, cuerpo a tierra. Se tira a mis pies, librándome de una caída inminente. Cuál es mi sorpresa, cuando miro para abajo…. ¡¡se me ha caído la falda!! ¿Qué hago? ¿Río, lloro, salgo corriendo? Miro a mi bebé que me sonríe ajeno a todo y con toda naturalidad, dejo que mi chico me coloque la falda, mientras le devuelvo la sonrisa junto con un besito a mi tesoro.

Nunca olvidare esta tarde, su sonrisa se ha clavado en mi mente. Momentos como estos son los que hacen que sea Una mama muy feliz.

Comentarios en: "¿Vamos a dar una vuelta?" (26)

  1. Yo de las parte de la falda me libro, por que nunca llevo, pero casi casi por que mis pantalones son holgados y voy todo el paseo subiendomelos.
    Yo hace tiempo que opté por no entrar a sitios atestados de gente, básicamente por que me agobio un montón por que Ángel quiere ir a su bola andando por el local y si hay mucha gente se que ni lo voy a ver. ¿Te llevas siempre la trona de viaje? Mira que yo he pensado veces cogerme una, pero mi hijo tiene ya 20 meses y nada, sin ella seguimos. Cuando estoy por la calle o le doy de comer en su sillita o lo siento en mis rodillas (como hago todos los días en casa)

    Eso sí, la parte de tú desesperada recorriendo toda la casa para llevar todo lo que hace falta y que el papá con el abrigo diga que cuanto tardas… Eso palabra por palabra, jajajajaja

    • jajaja, eso de salir siempre tarde y corriendo, creo que nos pasa a todos…………..

    • Una mamá muy feliz dijo:

      mamarana nosotros siempre solemos ir al mismo sitio, q es ámplio y ya nos conocen, aunque no se si es mejor que no nos conozcan!!!!jajajaj, pero bueno. El sabado fue una vena aventurera que nos salio de repente… es q nos encanta ese sitio y no habiamos ido desde q mi tesoro nos acompaña.
      A mi la trona portatil me va muy bien, además es bolso y ahi lo llevo todo cd vamos en el coche grande. si te vas a coger una pruebala antes porque no suelen ser muy grandes, al menos la mia.

  2. Ay esas salidas con los niños, jejeje. Yo también soy de los de “mamaaaaaa ¿que te queda?” aunque intento controlarme porque Lamamá ya me ha advertido que eso puede ser motivo de divorcio 🙂

    • Ten cuidado, que cuando nos llaman tanto, nos ponemos a sudar de los nervios, jejeje 🙂

    • Una mamá muy feliz dijo:

      aishhhhhhhh si es q os poneis muy pesados!!!!;) a ver q prisas podéis tener, el caso es dar una vuelta en familia “tranquilamente”.

  3. ¡Las salidas con niños parecen ser siempre una aventura o una carrera de obstáculos! Ya iré previniendo al futuro papá de que no me estrese con los preparativos previos…

    • Siempre con calma, jejeje, nosotros casi siempre vamos tarde a todos lados, pero es que justo antes de salir de casa, la peque se hace caca o se mancha…..gajes del oficio.

    • Una mamá muy feliz dijo:

      Ve acostumbrandote y echa pacienciaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!! nosotros cada salida es una pelea, jajajjajajajaj

  4. Jajaja, de verdad? A mí la falda no se me ha caído nunca, pero la vergüenza más de una vez! Menos mal que me tomo la vida así, como en el último párrafo 😉

  5. asunb88 dijo:

    Yo aún no soy mami y todavía no entra en mis planes pero que recuerdo perfectamente los míos con nosotros (somos 3 hermanos) y un caso reciente mi tía que brega con una de 3 años y otra d 4 meses!! jajaja Saludos

  6. Daniela dijo:

    idola, todo todo, menos lo de la falda… jajaja

  7. Una mamá muy feliz dijo:

    En cuanto a lo de la falda, yo tengo un defectillo, me encantan las faldas cortas sobre todo en invierno con mis medias de colores…no lo puedo evitar!!!!!!aunque me estoy dando cuenta de que quizá no se el atuendo más adecuado para bregar con un bebé de un año. El caso es que abrí el armario y lo primero que vi fue…bueno el jersey verde q está en primera plana yyyyyy mi minifalda negra q me encantaaaaaaaa!!!!!pero claro es una falda moniiiisima a la cadera, q pasa ahora????? q o me la pongo por encima de la panza, con lo q se combierte en una falda sovaquera y se me queda extracorta oooooo me la pongo por debajo de la panza…justo lo que hice. La panza fue presionando para abajo y las medias que escurren…pues eso… falda tobillera, jajajajaj. Nos reimos un montón, hasta mi tesoro solo de vernos tb se reia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: