No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Entradas etiquetadas como ‘dolor de espalda’

Portabebés y NO dolor de espalda

En muchas ocasiones me llegan consultas relacionadas con el porteo y el dolor de espalda. Madres (y padres) que piensan que llevar a sus bebés en brazos va a hacer que su espalda se resienta. O que se agrave un problema ya preexistente, como dolor lumbar o cervical. Me han llegado muchos comentarios de gente que desconoce el mundo del porteo, cuando me ven con mi pequeña en un portabebé. Gente que me dice que me tengo que estar destrozando la espalda. Y siempre voy dando explicaciones, claro.

Llevar a un bebé correctamente colocado en un portabebé, no solo no daña la espalda del adulto, sino que es más beneficioso que llevarlo solo en brazos “a pelo”. Un bebé bien pegado al cuerpo del adulto, con el peso repartido por varias zonas y en una postura elevada, a la altura de nuestros besos, hace que el peso del bebé se reparta y que pese menos. El problema está cuando el portabebé no es ergonómico, van en mochilas colgonas, con los niños muy bajos. Aparte de no respetar la postura fisiológica de nuestros bebes, los adultos tendemos a arquear la espalda hacia atrás, para compensar el peso extra de nuestro hijo. Pero no nos engañemos, esto también puede pasar con un portabebé ergonómico si no está bien ajustado.

Espalda sin y con portabebé ergonómico

Posición de la espalda llevando a un bebé en brazos con un fular tejido y sin ningún tipo de portabebé

Todos los bebés reclaman brazos constantemente, es normal, quieren estar cerquita de sus padres, sentir su calor y su cariño. Llevarlos en brazos, sin la ayuda de ningún portabebé, hace que forcemos posturas, arqueamos la espalda o sacamos una cadera hacia fuera para compensar. Se cargan los hombros y los brazos, pudiendo producirse contracturas y dolores de espalda.  Usando un portabebé ergonómico adecuado, de tiras anchas, se reparte el peso, los brazos se liberan, la columna se compensa.

Lo ideal es comenzar desde que el bebé es recién nacido. Nuestra espalda se va acostumbrando, es como ir al gimnasio diariamente. Con el tiempo, nuestros músculos se volverán más fuertes. Si comenzamos a portear a un bebé más grande y más pesado, hay que hacerlo paulatinamente. Hay que comenzar con poco tiempo al día e ir aumentando el tiempo de porteo gradualmente, sin forzar demasiado.

Los primeros días, nuestro cuerpo puede sentirse extraño, con agujetas, es como si de pronto empezamos a hacer ejercicio, es completamente normal. Si en cualquier caso, hubieses dolor de espalda, más allá de unas simples agujetas, hay que comprobar que el portabebé esté correctamente colocado, con el bebé bien pegado al cuerpo.

Llevar a nuestros bebés en brazos en portabebés ergonómicos, además de los múltiples beneficios que aporta, no solo NO daña nuestra espalda, sino que la fortalece y cuida nuestra  postura.

Bebé a la cadera con una bandolera y sin ningún tipo de portabebé

Bebé a la cadera con una bandolera y sin ningún tipo de portabebé

A %d blogueros les gusta esto: