No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Cómo cambió mi vida con la crianza en brazos

Desde que nació Sara, cambió mi forma de ver el mundo. Ahora veo el mundo con ella en brazos. Siempre, en todo momento, y disfruto las vistas más que nunca, porque veo a través de mis ojos y de los suyos, esos ojos que lo exploran todo desde mi altura, no desde el suelo ni desde una silla de paseo. Esos ojos que lo ven todo por primera vez y me hacen fijarme en las hojas de los árboles, en las luces del techo, en las personas que me rodean, cosas que sin ella, ni habría visto. Y además de tener una nueva visión, tengo mucho más. Tengo su calor, su olor constante, tengo la posibilidad de besarla a todas horas, tengo unos ojos que me miran con fascinación, unas manos que me acarician la cara y me tocan el pelo, tengo un montón de sonrisas que hacen que cada día, sea fascinante.
Y quiero que todas las mamás y los papás tengan la oportunidad de ver el mundo como yo lo veo.

Comentarios en: "Cómo cambió mi vida con la crianza en brazos" (3)

  1. […] Sobre la crianza en brazos […]

  2. […] Feliz en brazos: por su defensa del porteo. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: