No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Entradas etiquetadas como ‘portabebé’

Yo no soy una madre moderna

Desde que nació la princesa, hace 16 meses, me he hartado de escuchar comentarios, consejos y críticas a mi forma de crianza.

Que si la teta no le alimenta, que si se despierta por hambre, que si tantos brazos la estas malacostumbrando, que si comiendo así se va a atragantar, que si dormir en la cama contigo no es bueno y varias tonterías de esas más.

Y en estos meses, he pasado por varias fases. Primero, la fase en la que me molestaba todo lo que me decían y siempre estaba dando explicaciones de por qué lo hacía. Luego pasé a la fase  de asentir, decirle a todo el mundo que sí, dijeran lo que dijeran. Y por último, a la fase de pasar, cada vez que me hacen un comentario de estos, les ignoraba y ya está.

Pero ayer, hablando con una madre que tiene una niña un par de meses menor que la mía y que se asombraba de los rellenita que estaba la princesa, me preguntó qué le daba de comer, porque la suya comía fatal y que no quería nada en trozos. Le expliqué, mientras estaba en el fular mamando, que comía de todo, lo que le apetecía, lo mismo que los mayores. Y entonces, muy seria me dijo:

“¡Tú lo que pasa es que eres una moderna!”

Y como siempre hay una gota que colma el vaso, pues ese comentario fue la gota, la que me molestó sobremanera, la que hizo que mi etapa de pasar de todos los comentarios que recibo llegara a su fin.

Así que hoy, aquí, a tí, a esa persona que parece que no tiene otra cosa que hacer que comentar, criticar y opinar, a esa persona a la que yo no le digo NUNCA nada sobre su forma de crianza, sí, a ti, a ti y a ti, que seguro que me lees, te digo esto:

  • Moderna eres tú que das a tu bebé leche de fórmula. Somos mamíferos y como tales, estamos diseñados para dar de mamar. De siempre, desde los tiempos más antiguos, desde Adán y Eva, si es eso en lo que crees, o desde el primer homínido que hubo en la tierra, si crees en esto otro, desde entonces, las mujeres dan el pecho a sus hijos. Sin mirar horarios ni límites de tiempo, hasta que el propio niño deje de mamar, en algunas culturas, es normal que mamen hasta los 6-7 años. Si alguna, por algún problema rarísimo, no podía amamantar a su bebé, alimentaba a su hijo a través de una nodriza, de otra madre que le prestaba sus pechos. La leche de fórmula se inventó a finales del siglo XIX, para alimentar a los terneros y posteriormente, para alimentar a bebés, a niños que abandonaban en hospicios y que morían por falta de alimento o por el exceso de proteínas de la leche de vaca. Posteriormente se popularizo este tipo de lactancia, y esto es moderno.
  • Moderna eres tú, que llevas a tu hijo en un carro de paseo. Los bebés humanos  están diseñados para ser llevados. A un recién nacido que se le levanta por debajo de las axilas, levanta sus piernas y las pone en posición ranita, para acoplarse al cuerpo de su madre. En brazos tiene TODO lo que necesita: alimento, movimiento, contacto físico, calor, se cubren sus necesidades. Los carros de bebé, esos artilugios enormes, de plástico con ruedas, donde los bebés van completamente estirados, a más de medio metro de distancia de sus padres,  se inventaron hace poco más de 150 años, para la realeza inglesa. Esto es moderno
  • Moderna eres tú, que das a tu bebé papillas de cereales deshidratados y procesados. Desde siempre, cuando los bebés empezaban a tomar otros alimentos además de la leche materna, se le daban comidas naturales, cereales machacados o cocidos, que se mezclaban con agua y se hacían una especie de gachas. O comían arroz, un cereal altamente disponible en la mayoría del mundo. Las papillas de cereales hidrolizados son un invento moderno
  • Moderna eres tú, que introduces la alimentación complementaria en forma de purés, mezclando verduras y carne en una consistencia homogénea, que no deja al bebé diferenciar sabores. Antiguamente, se cree que los bebés se alimentaban de gachas de cereales, de comida pre masticado por las madres y de comida de adultos adaptada a sus necesidades. Las batidoras eléctricas  son un invento moderno.
  • Moderna eres tú, que acuestas a tu bebé en una cuna, en una habitación separada de la tuya, donde no está cerca de sus padres, donde tiene que llorar para que le oigan, donde está solo y asustado.  Antiguamente, y en numerosos culturas actuales, los bebés dormían en la misma habitación e incluso, en la misma cama de los padres. De ese modo, estaban todos protegidos, se tenía acceso libre al pecho materno, se daban calor cuando hacía frío. La manada siempre ha dormido junta. Dormir en una habitación separada de los padres es moderno.
  • Moderna eres tú, que dejas llorar al bebé para que aprenda, para que no se “acostumbre” a que se satisfagan sus necesidades, que piensa que un bebé con pocos días, semanas o meses manipula a sus padres con sus lágrimas y prefiere dejarle llorar para que deje de hacerlo. Así, el bebé dejará de pedir, pero no porque aprenda, por ejemplo, a dormir solo, sino porque aprende que aunque llore, no van a ir a atenderle y no merece la pena seguir haciéndolo. Será un bebé inseguro. Un libro que pretende decirte como enseñar a dormir a un bebé dejándole llorar, eso es moderno.

Yo, en cambio, no me considero moderna por darle a mi hija teta cuando ella quiera y hasta que ella quiera; Por tenerla en brazos cada vez que lo pide, por llevarla a todos lados “aúpa”, usando portabebés para la comodidad de las dos, donde está en contacto conmigo, confiada; Por darle de comer comida natural, sin procesar; Por dejarla comer saboreando,  probando texturas, con las manos, comiendo la misma comida que comemos los adultos; Por dormir con ella en mi cama, donde tiene la teta a mano para cuando la necesita, donde está segura y protegida, donde la tengo vigilada, donde casi no se despierta porque en cuanto se mueve estoy yo para calmarla; Por no dejarla llorar para que aprenda a hacer nada, al contrario, abrazándola y queriéndola, demostrándole cada día que es lo más importante del mundo.

A pesar de que la moderna seas tú, jamás me habrás oído a mí criticarte por tu forma de crianza. A mi modo de ver, bajo mi punto de vista, la forma en la que tú lo haces no es la correcta. Porque creo que lo natural, el amor incondicional y el consuelo, son lo mejor. Si me preguntas, te digo lo que yo hago, pero sólo si me preguntas, no te ataco directamente por lo que tú haces. Ni te critico. No pongo cara de asombro cuando te veo. Simplemente, tú haces las cosas de la manera que tú crees correcta y eso mismo hago yo, hacerlo del modo que yo creo que es el correcto.

Por eso te pido, por favor, que dejes de hacerme comentarios sobre como estoy criando a mi hija. Porque lo estoy haciendo con sentido común, como se ha hecho toda la vida.

Yo no soy moderna, soy natural.

Portabebés ergonómicos en la prevención de la plagiocefalia

La plagiocefalia es una deformidad de los huesos del cráneo. Se caracteriza por un aplastamiento de los huesos, normalmente, en la parte trasera de la cabeza. Además, en casos más graves, puede estar acompañada de desplazamiento de otros huesos, siendo la deformidad más evidente, llegando incluso a afectar al ojo y a la oreja.

plagiocefalia

La plagiocefalia es postural, es decir, se debe a factores externos. Durante la gestación, puede producirse una presión en los huesos del cráneo por parte de las paredes del útero. Pero es, sobre todo en los primeros meses de vida, cuando el cráneo se ve sometido a más presión. En la mayoría de los casos, los bebés sufren una tortícolis, lo que les hace estar siempre con la cabeza girada hacia al mismo lado.

En nuestra sociedad, donde se aconseja que los bebés no duerman boca abajo, por el riesgo añadido de Síndrome de muerte súbita del lactante, cada vez hay más casos de plagiocefalia. Se estima en torno al 10-12 % de los lactantes.

Los primeros meses de vida, cuando el bebé no tiene control cefálico, es cuando más hay que vigilar las posturas.

Parece que lo normal es tener en casa todo tipo de mobiliario para “dejar” al bebé. Así, nos encontramos moisés, mini cuna, capazo, hamaca y nosequé inventos más, para dejar al niño allí tumbado, todas las horas posibles. Si además, el invento tiene música y vibración o movimiento, parece que no nos vamos a enterar de que tenemos niño. Pobre criatura.

Al dejar al niño tantas horas tumbado, aparte de perdernos muchos momentos increíbles con nuestros hijos, estamos fomentando esa presión sobre los tiernos huesos de su cabeza. Hace no mucho escuché a una madre decir que su hijo se pasaba 20 horas tumbado en el capazo, que era muy bueno…….Que lástima, sólo disfrutaba del niño 4 horas, y sería para cambiarle el pañal y darle de comer, y encima, decía que ¡¡era bueno por eso!! La bondad de un niño no se mide por la cantidad de horas que puede estar sin llorar. Y, con lo bonito que es disfrutar al máximo de cada momento con nuestros hijos… Vale, ya me he despistado, pero es que esas cosas me encienden. Sigo.

Tantas horas tumbado, es como un círculo vicioso. El bebé no sabe moverse, con lo que siempre tiene la cabeza girada hacia el mismo sitio. El colchón empieza a hacer presión. Y los músculos de sus cuello se van agarrotando, lo que, más adelante, le impedirá mover la cabeza y la deformidad irá en aumento.

Y aquí, viene la solución. Es fácil y sencilla. El uso de portabebés. La prevención es el mejor tratamiento, evitar presiones sobre la cabeza de los bebés.

Un bebé colocado correctamente en un portabebé ergonómico, no ve su cabeza sometida a esa presión. Los portabebés, ofrecen una correcta postura a la columna y a las piernas del bebé, a la vez que dan soporte a su cabeza, sujetándola con la tela, sin hacer presión en ningún punto. Cuando el bebé comienza a tener control cefálico, puede girar la cabeza sin problemas. Y además, el bebé puede dormir a gusto y relajado, mejor que en una hamaca, porque cerca del cuerpo de su madre tiene música (el sonido del corazón), movimiento, calor, amor, besos… Vamos, mucho mejor que una mini cuna ¿no?

Hay más consejos para evitar la plagiocefalia, como poner al bebé en decúbito prono (boca abajo), en cortos periodos de tiempo, mientras esté despierto. Y vigilar cuando esté tumbado que no tenga la cabeza girada siempre hacia el mismo lado.

Ya sabes, si quieres evitar deformidades en la cabeza de tu hijo, pon un portabebé en tu vida.

portabebé ergonómico

 

Porteo en el mundo: Asia

Siguiendo con el tema del uso de portabebés, para facilitarnos la vida, a nosotros, pero sobre todo, a nuestros hijos, vamos a ver el uso de estos en diferentes culturas. Y hoy, nos vamos a Asia.

Como vemos, allí también es normal el uso de portabebés, los bebés van con sus madres y estas continúan con sus tareas, además, los niños están tranquilos, seguros y confiados, ¿Dónde van a estar mejor que pegaditos a mamá? Y no lloran, ¿Por qué será?

Si queréis conocer todos los beneficios de llevar a los bebés en brazos, podéis hacerlo aquí. Y ver las preciosas fotos de la otra semana en África, están todas aquí

Y como siempre, observamos como porteo y lactancia van unidos de la mano.

Disfrutad de las imágenes.

tailandia

singapur

young asian woman

mochililla

malasian woman with BW

india

china mei tai butan babywearing

baby wearing Akha mothers

asia

asia baby

830286_490367344334480_830925436_o

254963_419619988075883_1630438834_n

205232_412790852092130_1310008114_n

portabebés Asia

Feliz lunes: bailando un flashmob

Ayer, en Fuenlabrada, hubo una carrera para recoger dinero a favor de la esclerosis tuberosa. Y después de la carrera, hicieron un flashmob. Ya habíamos ensayado los pasos de baile, y, aunque duró muy poquito, pasé una mañana estupenda bailando con mis dos tesoros.

Y para empezar el lunes con buen pie, no tengo más que ver el vídeo de ese momento, bailando con mi pequeña en el fular a la espalda y mi mayor delante, todo un bailarín.

¡Feliz lunes!

Un folleto para los nuevos padres, sin información sobre lactancia

1

Hace unos días, llegó a mi conocimiento un folleto en pdf, que el departamento de Bienestar Social y Familia de la Generalitat de Catalunya, está repartiendo entre los padres recientes. Y decidí echarle un ojo, nunca mejor dicho, porque intenté leerlo y confieso que no entendía casi nada, aunque hubo alguien muy especial que se ofreció a hacerme de traductora; gracias M. Pero decidí quedarme sólo con las imágenes, y con una carta que el pediatra, Carlos González, ha escrito al respecto.

Consta de 72 páginas en las que aparecen bebés recién nacidos solos, en muchos casos, o apegados a objetos inanimados, como chupetes, mantitas, muñecos y biberones, en vez de estar en contacto con sus padres. En las 72 páginas, sólo aparece una imagen de un bebé mamando, en contraste con las más de 10 tomando biberones. Y en la página 28, aparece un dibujo de un bebé en una mochila colgona y de cara al mundo. Y aquí es donde entra mi vena defensora de la leche materna. Y del porteo ergonómico….

Recién nacidos, todos sólos, sin sus padres

Recién nacidos, todos sólos, sin sus padres

El folleto en cuestión está patrocinado por marcas de leche de fórmula, así como otras marcas de alimentos infantiles. Evidentemente, no se posicionan a favor de la lactancia materna en ningún momento, lo dejan un poco sujeto con pinzas “es lo mejor para el bebé, pero si no se puede….” Claro, si no se puede, ya sabes que marcas de leche debes comprar. Supuestamente, no sé si en todas las Comunidades Autónomas es igual, pero no estaba permitida la publicidad de marcas de leche de fórmula en los centros sanitarios, y ¿en un folleto si?

marcas que patrocinan, sospechoso...

marcas que patrocinan, sospechoso…

Es vergonzoso como, siguiendo la corriente de las marcas y la publicidad, un organismo oficial puede llegar hasta este punto, a hacer tanta publicidad (¿gratuita?) de la lactancia artificial. Sí parece que dicen que la OMS recomienda alimentar al bebé en exclusiva con lactancia materna durante los 6 primeros meses, pero ya no hablan de continuar con alimentación complementaria al menos hasta los 2 años y lo comentan muy por encima. La lactancia materna es lo mejor para el bebé, para su salud, para sus defensas, para el apego, y también, por qué no decirlo, para la economía familiar, ¡es gratis!

En este caso, no se tiene en cuenta las necesidades de los bebés, sino que priman, por encima de todo, los intereses de marcas conocidas de alimentación y cuidado infantil.

El problema está en que muchos padres, inseguros, desconocedores de otras opciones, reciben esta información y la asimilan como válida, porque viene de donde viene. La mayoría de los padres se dejan “aconsejar” por muchos pediatras, que dan consejos erróneos, porque, la verdad, un pediatra está para cuidar y curar a nuestros hijos, pero a veces, muchas veces, se meten en el ámbito de la crianza, dando opiniones personales como si fueran verdades científicas.

Si una madre opta por la lactancia materna, pero se encuentra este folleto, donde pone que a veces la lactancia materna no es posible, y está teniendo algún tipo de dificultad en el correcto establecimiento de la misma, al leer cosas como estas, puede dejar la lactancia sin buscar asesoramiento, sólo por dejarse guiar por este folleto, supuestamente, con información correcta. No hay ningún capítulo dedicado a la lactancia, a posturas para dar de mamar, a posibles dificultades ni cómo solucionarlas, a grupos de apoyo a la lactancia. Pero sí hay un capítulo dedicado al “biberón”. Vamos, que parece que dar el biberón es lo normal y dar la teta, es lo raro.

Y de la teta, ¿dónde hablan?

Y de la teta, ¿dónde hablan?

Si queréis ver el pdf entero, os dejo aquí el enlace: http://www20.gencat.cat/docs/bsf/01Departament/08Publicacions/Ambits%20tematics/Families/24infantilusio/infant_ilusio_vincles.pdf. Los dibujitos son muy monos, eso sí, aunque no se ajusten a la realidad.

El Dr. y pediatra, Carlos González, firme defensor de la lactancia materna, así como de la crianza natural, se hace eco de este folleto, lleno de “consejos” para los nuevos padres, que nada tienen que ver con lo que en realidad es mejor para el bebé.

Carlos González (13/04/2013)
El departamento de Bienestar Social y Familia de la Generalitat ha publicado un librito titulado “¡Un niño, qué ilusión!” con el aparente propósito de ofrecer consejos a los nuevos padres.
Si busca el título en internet encontrará fácilmente el documento en PDF. Se han publicado 80.000 ejemplares, que se enviarán por correo a las familias, acompañados de una carta del presidente Mas. El librito es una serie de despropósitos. Da órdenes taxativas en aspectos sin importancia (“Haga cada noche el mismo ritual”), pero en lo que es realmente importante no se compromete mucho (“Se recomienda dar el pecho al bebé siempre que sea posible”). ¿Os lo imagináis a la inversa? “Dad el pecho” y “Se recomienda hacer el mismo ritual, siempre que sea posible”.
En las ilustraciones he contado un solo bebé que toma el pecho y nueve con el biberón, incluyendo prácticas tan peligrosas como dejar que un bebé se tome solo el biberón (sujetándolo con manos y pies), o tan frías como dar el biberón alargando el brazo, sin ni siquiera sacar al niño de la cuna (y eso que dice que pecho y biberón “son igualmente útiles para proporcionar la estimulación que debe recibir el niño durante la alimentación”).
De los autores no dice nada, y no parece que ningún grupo de madres o ninguna asociación de educadores, enfermeras o pediatras haya colaborado.
Pero la parte más oscura es la publicidad. No es que haya anuncios entre el texto, como puede haber en una revista (que ya sería sorprendente en una publicación oficial), sino que la mitad del texto está compuesto por anuncios patrocinados. Los consejos sobre el pañal son de Dodot (“Use una toallita diseñada especialmente”, y aquí tampoco lo matiza con un “siempre que sea posible”), los consejos sobre el biberón son de Blemil (“A veces la lactancia materna no es posible “), los consejos sobre las papillas son de Blevit (cinco líneas para describir las excelencias de los “cereales” para bebés, sin mencionar que contienen azúcar o que puede comer pan, macarrones o arroz hervido).
Seguimos. Los consejos sobre la introducción de nuevos alimentos son de Mi Primer Danone: “Hay productos lácteos con leche de continuación específicamente elaborados para bebés…” Los consejos sobre la hidratación son de Fontvella (“Recuerde que todavía no tiene desarrollado el sentido de la sed [!]“).
Y así hasta catorce empresas a las que la Generalitat ha vendido el derecho a acceder a los nuevos padres y decirles cómo (¡y con qué productos!) deben tener cuidado de sus hijos.
Nos han vendido y han vendido. Si recibe el librito con la carta del Tendero en Jefe, no olvide tirarlo al contenedor azul. Al menos, salvamos algo del desastre.

Enfermedad y portabebés

La princesa está mala desde hace 1 semana, empezó con una reacción urticarial, no sabemos a qué, que nos llevó la noche del viernes (pasado) a urgencias. Antihistamínicos y para casa. Al día siguiente, empezó con tos tipo laringitis, mocos y fiebre. Y desde entonces, ha estado con altibajos, un día bien y al día siguiente, vuelta a empezar. Estos bichos primaverales, no nos abandonan.

El caso, es que, debido a esto, la peque está más ñoña de lo habitual, cosa normal, por otro lado, cuando uno tiene fiebre, se le queda un cuerpo….. Y aunque desde que empezó a andar, su afán en casa era corretear, estos días, pide muchos más brazos, brazos a todas horas, necesita dosis extras de mimitos. Y por las noches, la cosa no cambia mucho. Soy incapaz de soltarla en la cama cuando se ha dormido, es como si tuviera un sensor, que le hace abrir los ojos cual resortes, y ala, otra vez en brazos al salón con mamá.

Esto mismo que me pasa a mí, me consta que les pasa a todas las madres, con mayor o menor frecuencia. Pero yo tengo, en los portabebés, mis grandes aliados.

Si tengo que cocinar, barrer o cualquier otro menester doméstico, me la pongo a la espalda con el fular, ella está pegadita a mí, recibiendo sus correspondientes mimos, y yo puedo seguir con la tarea.

Si tengo que escribir en el blog, en la página de facebook o actualizar cosas de la tienda, o cuando por las noches no se duerme, la pongo en la bandolera, en posición tumbada, con libre acceso a la teta, mientras yo me siento y trabajo al ordenador y ella, si quiere, se queda dormida.

Incluso estos días me ha tocado ducharme con ella, aprovechando para darle un bañito y ayudar a bajarle la fiebre, ya me he duchado yo también, usando nuestro maravilloso tonga para tal menester.

Y si tengo que salir a la calle, pues siempre en algún portabebé, con el mei tai o la mochila, faltaría más.

Pues eso, que en momentos de abrazos extras, cuando nuestros peques están más vulnerables y necesitan más contacto si cabe, el uso de portabebés ergonómicos nos ayudan en la tarea de abrazarles mucho y no parar demasiado nuestros ritmo de vida.

Os dejo, que la princesa está pachucha y necesita muchos besos y abrazos. Y ahora, me voy a sentar para achucharla.

Fiestas de Móstoles

Estos días hemos estado de fiestas en Móstoles. El 2 de Mayo de 1808, el alcalde, Andrés Torrejón, se levantó contra los franceses y poco después daría comienzo la Guerra de la Independencia. Y aquí, se festeja con un mercadillo goyesco, feria, conciertos, juegos, representaciones, hasta han puesto una estatua nueva….( crisis, quien dijo crisis).

Hace algún tiempo, hablé con el área de festejos del ayuntamiento, para ver si podía poner un puesto en el mercadillo goyesco. Un puesto de portabebés artesanales. Y en principio, todo pintaba bien. Y yo estaba más contenta que unas castañuelas. Pero, unos días después me llaman para decirme que no puedo poner el puesto, porque lo que quiero vender ¡¡¡no es de la época!!!! ¡¡Manda narices!! He visto puestos de pizzas (muy de moda en 1808), otros de lámparas artesanales (aunque la bombilla no se inventó hasta varios años después) y varias cosas más, muy bonitas, pero que dudo un poco que se llevasen en esa época, como colgadores para las llaves y estanterías con el nombre de los niños. Y entonces, me pregunto, ¿por qué ellos sí y yo no? ¿No podía haberme vestido de época, haber vestido a la princesa y llevarla a la espalda, mientras les enseñaba a las madres de Móstoles los beneficios de llevar a sus bebés en brazos? Porque, lo que seguro que no había en esa época, eran carros ni sillas de paseo, todos los niños iban en brazos, sí o sí. En esa época, en la que la crianza era bastante más natural que ahora, seguro que la mayoría de los niños iban bien pegaditos a sus madres (o a sus amas de cría, pero para el caso, debían ir en brazos igual). Vamos, que mi puesto de portabebés artesanales, habría estado más que acorde a las circunstancias. Pero ale, a aguantarse toca.

Fofuchas típicas de 1808

Fofuchas típicas de 1808


Ah, encontré otra ventaja al uso de los portabebés ergonómicos: pasear por entre los puestos llenos de gente con tu bebé en brazos, seguro y bien sujeto, mucho más rápido y cómodo que intentar pasar con un carro entre tanta gente, cuando se cruzaban dos carros, ya ni te cuento.

Trabajo y premios

Hoy es el día del trabajo. Un día festivo en toda España, pero aquí estamos, tempranito, con las tareas hechas, las legañas quitadas y actualizando el blog……Ains que ganas de levantarme un día después de las 9, habrá que esperar un poco, es que a la princesa le gusta madrugar, así tenemos más rato para estar juntas, jajaja.

Pues hoy no traía nada preparado para contar, así que os voy a dejar dos cosas que me han encantado.

Y las dos fueron de ayer.

1– Ayer fui a mi Centro de Salud, donde la pediatra de mis dos príncipes, viéndome como me veía siempre ir con todo tipo de portabebés, me preguntó un día y yo, como hablo poco, le expliqué todo, todito, todo. Pues como la idea le gustó mucho, me preguntó si podría  organizar un curso para el personal sanitario del centro. Y la cita fue ayer martes, que es el día que ellos tienen de docencia.

Me curré un power point bastante chulo (a mi entender), con un montón de datos y de información, estudios, fotografías… El caso es que estaba un poco nerviosa, como ya os comenté el lunes.

Preparé todo, el portátil, el proyector, mi foto con la princesa porteada y la teta fuera en mitad de la pantalla y empezó a llegar la gente. Y los nervios desaparecieron nada más empezar. La verdad es que esto de hablar en público, he descubierto que me gusta y que se me da bien, porque empiezo a hablar y no paro, además, cuando me preguntan algo, creo que me desenvuelvo bastante bien.

Al terminar el curso, me hicieron bastantes preguntas sobre el porteo, la postura de la espalda, los portabebés, el peso de los niños, etc. les enseñé vídeos que llevaba del uso de fulares, porque me comentaron que querían verlos en directo. Y me felicitaron, porque les gustó mucho. Antes de irme, mi pediatra, que es la encargada de docencia del Centro de Salud, me dijo que llevase el curso a la Dirección Asistencial de Área, porque el curso le parecía de interés sanitario en pediatría, y de ese modo, si me lo reconocen desde la Dirección, me contaría como docencia en mi carrera de enfermera, que todo engorde de currículum viene bien.

¡Así que salí de allí con muy buen sabor de boca! Con felicitaciones, ideas y un nuevo proyecto, porque vamos a organizar talleres para las madres, también en el Centro de Salud.

2– La otra cosa que me encantó de ayer, fue una mención muy especial. Como algunos ya habréis visto en mi post de ayer, ha empezado a circular un nuevo premio, el mejor blogger del mes, y todo el que quiera apuntarse, pues escribe un post, diciendo cual es el blog que le ha resultado más influyente durante ese mes. Pues, sorprendentemente para mí, Anya ha pensado que mi blog es el mejor de este mes para ella.

blogger del mes

Pues eso, que hoy, día del trabajo, estoy que no quepo en mí de gozo, porque ¡se ha reconocido mi trabajo!

Y a todas esas personas que me habéis criticado desde el principio, desde que decidí aparcar la enfermería para dedicarme a cuidar a mi hija y al porteo, a emprender y montar una tienda, a esas personas que sólo saben decir que me paso el día sentada con el culo en el sofá, sin hacer nada, a todos, deciros, que trabajo, trabajo mucho, trabajo de manera diferente, no tengo un horario fijo, pero invierto un montón de horas cada día, hago cursos, talleres, artículos, actualizo el blog, el Facebook, la tienda, y gracias al días como ayer, y gracias a muchas de las personas anónimas que todos los días me dan ánimos, sé que estoy haciendo un buen trabajo y que, poquito a poco, cada vez habrá más bebés feliz en brazos.

¡Y ahora, a descansar, que es festivo!

Beneficios de llevar a los bebés en brazos

Voy a dar una charla en un centro de salud, para pediatras y enfermeras. Para que ellos conozcan también las ventajas que tiene el contacto continuado con los bebés. Todos los padres deberían tener estos conocimientos.

Los beneficios de la crianza en brazos son múltiples y variados, llevar a tu bebé pegadito a ti tiene beneficios no sólo para el bebé, también para los papás:

Ayuda a regular la temperatura, las respiraciones y los latidos cardíacos de los bebés recién nacidos.
• Proporciona al bebé estabilidad y seguridad. Los bebés llevados largos periodos lloran considerablemente menos.
• El movimiento del porteo y el masaje del contacto, favorecen la expulsión de gases, lo que disminuye la incidencia de cólicos.
• La posición ergonómica adecuada favorece el desarrollo correcto de caderas y de la columna vertebral y previene la displasia de cadera.
Ayuda al establecimiento de lactancia materna, el bebé tiene acceso inmediato al pecho materno y se puede amamantar con discreción al usar un portabebé.
• Ayuda a establecer un vínculo afectivo de una forma más temprana.
• Gracias a la proximidad, se establece un estrecho contacto entre bebé y mamá, lo que hace que se pueda anticipar a las necesidades del bebé. Esto hace bebés más confiados.
• La cercanía con los padres y la visión que tiene el bebé desde su posición elevada, suponen un flujo continuo de estímulos, lo que hace que los bebés estén más atentos, sean más sociables e interactúen antes con su entorno.
• Puede llevar al bebé tanto la mamá como el papá. Esto ayuda a que el padre se integre plenamente en la crianza de los hijos y acelera el vínculo.
Previene la plagiocefalia, o deformidad postural de la cabeza del bebé. Numerosos estudios demuestran que los bebés que se pasan muchas horas tumbadas en la cuna, hamaquitas, silla de paseo, sufren mayores deformidades de sus débiles huesos del cráneo, debido a la presión que ejerce su propia cabeza contra el cochón. Llevar al bebé en brazos evita esa presión.
Los portabebés permiten moverse libremente, tener las manos libres para realizar otras tareas, ir a sitios donde el carro no llega, interactuar con otra gente mientras se sostiene al bebé.
• Ideal si tienes otro hijo. Usar un portabebé con el pequeño, te permite tener las manos libres para jugar, saltar, correr, ayudar con los deberes y lo que quieras, con el hermano mayor. De este modo, disminuyen los celos.

  • Cuida la espalda del adulto. Al usar un portabebé ergonómico, el peso del bebé se reparte correctamente entre la espalda, las caderas y los hombros del adulto. De ese modo, el bebé “pesa menos” y el adulto mantiene una posición correcta de su espalda, previniendo dolores.

En definitiva, el bebé es feliz en brazos.

Bandolera y móvil

Esta semana he estado muy liada y claro, llega el sábado y no tengo nada escrito para publicar.

Menos mal que tengo dos cosas sin las que ya no sabría apañarme: un móvil con conexión a internet y una bandolera.

Mientras duermo a la princesa, que hoy no parece tener muchas ganas de siesta, voy escribiendo algo en el móvil.

Hoy no se queda relajada con la teta, como otros días, así que estoy paseo arriba y abajo por la habitación. Y aquí agradezco muchísimo a la bandolera. Porque la peque pesa cerca de 11 kilos, que para pasearlos en brazos, ¡tela marinera! Y con la bandolera la tengo tumbada, enganchada a la teta, con el peso bien repartido por mi hombro, mi espalda y mi cintura, mientras tengo las manos libres para escribir un poco.

Si es que, cuanto más lo pienso, más ventajas le veo a los portabebés.

Y ahora que parece que ya ha cerrado los ojos, el movimiento relaja que no veas, voy a intentar siestear yo también, que me lo he ganado….

A %d blogueros les gusta esto: