No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Hablar me relaja. Estos días estoy hablando a todas horas, necesito desahogarme. Llamo a todo el mundo y dejo que fluya. Pero, ¿qué pasa si la necesidad de hablar me pilla de madrugada? Pues aunque no es lo mismo, me he levantado y he encendido el ordenador. A fin de cuentas, escribir es también otro modo de liberarme, de expresarme. Quizás, por eso abrí el blog. Y quizás, por eso también, hoy estoy aquí sentada contando esto. Porque necesito desahogarme. Mis amigos me escuchan cada día, están ahí en todo momento de bajón. Pero a veces tengo que parar, tener cuidado por los niños, no dejar que se note lo que estoy pasando. Y ahora, tranquilamente, en la soledad de la noche, puedo escribir y relajarme sin miedo a que mis hijos se enteren.

Estoy fatal, estoy pasando la peor situación que he vivido nunca. Y creo que no lo llevo bien, me consideraba muy fuerte, pero ahora no me veo así.

Hace casi dos semanas, mi marido sufrió una parada cardiorrespiratoria. De golpe. Sin previo aviso. Estaba entrenando con un amigo, estaba bien, de pronto se paró, se agarró a un árbol y allí empezó esta pesadilla. Cayó al suelo fulminado, muerte súbita lo han llamado. Le hicieron maniobras de reanimación cardiopulmonar, la ambulancia llegó rápidamente y le recuperaron. Está en la Unidad de Cuidados Intensivos, en coma desde entonces. Sin ningún cambio. Al contrario, las cosas van a peor, no responde a ningún estímulo, ni siquiera al dolor. Las imágenes muestran varias zonas del cerebro dañadas por falta de riego sanguíneo. Y el pronóstico es muy malo. Hace unos días nos dijeron que no se va a recuperar, parece que se va a quedar en estado vegetativo persistente. Es una noticia devastadora, para mí, peor incluso que la muerte.

Así nos enfrentamos a esto:

Yo – Tengo todo tipo de sentimientos, muchos de culpabilidad. Todo el mundo me dice que no tengo que sentirme culpable, pero no puedo evitarlo. Para el que no lo sepa, os pongo en antecedentes. Mi marido y yo habíamos tenido unas pequeñas diferencias y se había marchado de casa temporalmente. Las cosas no funcionaban muy bien desde hacía algún tiempo, habíamos descuidado nuestra relación.Pero no era nada definitivo ni nada rígido. Éramos unos padres “separados” modélicos. Cada día, todos los días de la semana, venía a casa. Los días de diario venía al salir del trabajo y estaba con la peque en la cena, se encargaba de bañarla y jugaba con ella un  rato antes de dormir. La única diferencia que había era que no dormía aquí. Los fines de semana estaba aquí casi todo el rato. Él se encargaba de llevar a Sara a natación los sábados por la mañana, y por las tardes llevaba a los niños a casa de los abuelos. El resto del fin de semana, lo pasábamos en el salón jugando, o bajaba al parque…. Hablábamos cada día por la mañana, le llamaba para cualquier duda que tenía, nos hacíamos favores, celebrábamos juntos las fiestas… parecía que nada había cambiado, excepto por el hecho de que dormía en casa de sus padres.

Y entonces, ¿por qué me siento culpable? El domingo pasado no vino a casa por la mañana, quedó con un amigo para correr. Llamó a las 11.20 para hablar con Sara y decir que se pasaba por la tarde, como siempre. El SAMUR le atendió a las 11.46, Sólo un momento después. Si no nos hubiéramos enfadado, si no se hubiera ido de casa, si siguiera viviendo aquí, si nos hubiesemos dado más tiempo seguramente no habría ido esa mañana a correr con su amigo y esto no habría pasado. O sí, la verdad es que no lo sé. Pero no dejo de darle vueltas a esto.

Estos días están siendo los más difíciles de mi vida. Los primeros días no sabía reaccionar, estaba en estado de shock, pensaba cosas como que habíamos hablado por teléfono sólo unos minutos antes y no podía ser cierto. Poco a poco, he ido viendo la realidad del asunto. Y tengo tanto tiempo de pensar en tantas cosas. Unas veces no quiero ver la magnitud del asunto, pienso que los milagros existen…pero esos pensamientos me duran poco, rápidamente me doy de bruces con la realidad. Y me he hundido. Aunque intento no hacerlo. Por ellos, por los niños.

No puedo dormir, cierro los ojos y le veo allí tumbado en la cama, intubado y dormido, sin hacer nada. Le hablo, le acaricio, le doy besos, le cuento las cosas que ha hecho la niña, pero nada. Hace un par de días que ha empezado a abrir los ojos. Pero es casi peor verle así. Con la mirada fija hacia el techo o los ojos en blanco, ni parpadea. Bosteza, con la boca muy abierta, muchas veces, parece que mastica algo, todo sin mover los ojos, y de pronto, los vuelve a cerrar y se acabó. No tiene conexión con el medio, no nos oye, no responde, no se mueve… Como enfermera que se ha enfrentado a cosas parecidas muchas veces, entiendo estas situaciones. Recuerdo un caso particular de un chico muy joven que intentó suicidarse. No se murió pero quedó en estado vegetativo. Yo veía a esos padres, pasarse los días en el hospital destrozados, hablando con él, imaginando cosas. Y pensaba, pobres, no quieren ver la realidad. Ahora, yo soy como esos padres. Veo cosas dónde no las hay. Otras veces, me doy cuenta que no tiene sentido.

Creo que no puedo con esto. Me derrumbo a cada rato, me paso el día llorando. El sábado me encargué de llevar a la pequeña a natación, en un intento de que su vida siga siendo lo más parecida posible a la que era antes. Pero de pronto, no sabía dónde estaban las cosas de la piscina, no sabía si necesitaba algo para entrar, no sabía quién era su profesor…Cogí el teléfono para llamarle y preguntárselo y caí en la cuenta que ya no puedo hacerlo. Me agobié tanto que me senté en el suelo a llorar y no podía parar. Esto se me hace cuesta arriba. Ayer, al volver del hospital en el autobús (he dejado de ir en coche porque siempre vuelvo muy afectada y me da miedo), empecé a encontrarme mal, no podía respirar, sudaba, me estaba mareando, lloraba y nadie, ni siquiera la chica que estaba sentada a mi lado, me preguntó si necesitaba algo. Me bajé y respiré hondo en la calle, entré en la guardería a recoger a Sara pero antes de que la sacaran, me metí al despacho de la directora a llorar desconsoladamente y desahogarme, para poder salir calmada a recoger a mi hija.

A cada momento, me doy cuenta de su falta. Veo fotos en casa. Oigo una canción y pienso que a él le gustaba. Veo algo en la tele y me acuerdo de él. Recojo a la peque de la guarde y me quedo esperando a que llame, como cada mañana, para el parte diario. Pero no llama. No mete la llave en la cerradura como cada noche. Este fin de semana no ha estado con los niños. Todo el mundo me dice que soy muy fuerte y yo intento serlo, pero ahora no lo consigo. Estoy tan cansada, las noches son eternas.

Por suerte, hay mucha gente que me apoya, personas que me llaman, se preocupan, me ofrecen todo tipo de ayuda. Y yo hablo y me desahogo cuando puedo, cuando no están los niños, lo que también resulta un poco difícil. Echo de menos un vecino amigo en la puerta de al lado. Alguien a quien poder llamar en los momentos en los que no puedo más, para que se quede unos minutos con los niños y poder calmarme. También echo de menos a mi familia. Es cierto que están ahí apoyándome, pero no como yo querría. Mi madre trabaja casi todas las tardes, por lo que no puedo dejarle a los niños y acercarme al hospital. Y a la peque no puedo dejarla con cualquiera, tampoco quiero marcharme y dejarla llorando. Mi padre no sabe manejar los sentimientos, en casa nunca hemos podido expresarlos. Ahora, en vez de apoyarme y abrazarme, me regaña por llorar, por no tener hambre, ¡hasta ha llegado a decirme que tengo la casa hecha un desastre! Así no quiero su ayuda.

Lucas – Me tiene un poco preocupada. El día de la noticia, fue muy duro. Si hubiese sido de otra forma, podría haber intentado maquillar la noticia un poco, pero él estaba delante cuando me llamaron por teléfono y se enteró de todo. Es duro para él. Tiene 12 años, sigue siendo un niño aunque ya entiende lo que está pasando. Bueno, mentira, no lo entiendo. No lo entiendo ni yo. A veces se pone a llorar, otras veces se enfada y dice que no es justo que una persona tan buena tenga que pasar por esto y que haya verdaderos monstruos en la calle a los que no les pasa nada. Hay veces que mira a Sara y se pone triste, pensando en su futuro. Algunos momentos, es mi único apoyo. No quiero abusar de él, pero con su sensibilidad especial, ve lo mal que lo estoy pasando y me abraza, o me ayuda con alguna cosa. Es difícil, estoy intentando que en casa las cosas no cambien mucho, tener mucha paciencia con él. Y sobre todo, hablar. Que hable, que se desahogue, que exprese lo que siente y no se lo trague.

Sara – Ella también nota que pasa algo, aunque evidentemente, no sabe qué es lo que pasa. Por las noches llama a su papá, a la hora del baño principalmente. Y el día de natación, iba extrañada conmigo. Lo que más nota es el ambiente que hay en casa y se despierta muchas veces por la noche llorando, aunque se vuelve a dormir enseguida, me preocupa que algo le esté afectando. A mí me duele muchísimo pensar en su futuro, aunque como ahora es todo tan incierto, tampoco quiero darle muchas vueltas.

El resto de la gente – Bueno, todas las personas que me rodean se enfrentan a esta situación de distinta manera. Principalmente, las personas que más me preocupan son mis suegros. No son conscientes de lo que ha pasado, un mecanismo de defensa les impide ver la realidad del asunto. Los médicos dicen que es normal y que poco a poco irán dándose cuenta, aunque de momento, a pesar de que les han hablado varias veces de la gravedad del asunto, siguen esperando un milagro. Y yo no me veo con fuerzas de explicarles nada, aún estoy yo que no me lo creo. Todo el mundo está muy afectado, esto no tiene lógica, una persona sana y joven…

En todos estos días, lógicamente, no he escrito nada en el blog, no tengo ganas de nada. Lo único que hago es pensar, darle vueltas a miles de asuntos. Y hay algo que me ha sorprendido. Por un lado, la cantidad de gente preocupada. Personas con las que no hablo hace meses, e incluso años, y que ahora se vuelcan en ayudarme. Amigos que están ahí a cada momento, que me llaman cada día, vienen a verme, me acompañan al hospital, se ofrecen a quedarse con los niños. Si no fuera por todas esas personas, por ese cariño incondicional, por esas personas que me escuchan en mis peores momentos, cuando me ahogo y no puedo respirar y sólo puedo llorar….Pero también me ha sorprendido la otra gente. La que no me ha dicho nada, gente a la que veo cada día en el trabajo, personas a las que conozco hace años, miembros de la familia, gente, que a pesar de saber lo que estoy pasando, no se han molestado ni una sola vez en preguntarme como estoy yo, como está él, si necesito algo…Es una lástima que tenga que pasar algo así para darte cuenta de la gente que de verdad importa.

Y ya me he desahogado. En un rato me vestiré para ir de nuevo al hospital, a ver que nos dicen hoy, aunque no espero ninguna noticia. La doctora dijo que iba a esperar unos días más y si no había cambios, hablaban con nosotros largo y tendido. Este es el resumen de lo que están siendo mis días últimamente. Imagino que seguiré desconectada de este mundo durante una temporada. Gracias por escucharme en mitad de la noche.

Comentarios en: "Sobreviviendo a una noticia devastadora" (45)

  1. Marta dijo:

    Aquí estamos y estaremos.
    Besos

  2. anyalors dijo:

    Diana, sabes que te quiero, que Enos y yo estamos para lo que necesites que Luna encantada de estar con Lucas y Sara, para llamarme de madrugada, y sobre todo No es culpa tuya podia haber pasado de todas maneras.un beso muy grande

  3. Te mando un beso muy fuerte de ánimos. Y desde aquí, todo lo que necesites. Lo siento muchísimo.

  4. Ya lo sabes, digo lo mismo que Lorena. Y te mando un abrazo fuerte lleno de energía para que te ponga las pilas y te dé fuerzas para salir adelante. Sé que es fácil decirlo y difícil hacerlo, pero no te pongas a pensar en el futuro porque sólo te va a agobiar y encima no va a servir para nada, porque la vida da muchas vueltas.

    Y nada de sentirte culpable. Ya lo sabes. Y también entiendo que es difícil deshacerse de ese sentimiento, pero tienes que hacer un esfuerzo.

    ¡Ánimo, campeona! Mil besos

  5. Haces muy bien en desahogarte y que el peque lo haga también.
    No me gusta escucharte decir que no eres fuerte, dentro de un tiempo leerás esto y te darás cuenta que estás hecha de hormigón! Eres muy fuerte, mucho.
    Claro que estamos y estaremos, lo sabes y esto no es un decir, que queda muy bien y parecemos todos muy buenos.
    A mí me llamas para quedarme con tu peque y para allá que voy o me la traes y santas pascuas.
    Todo pasa y esto pasará y será la putada más grande que te haya pasado pero no te sientas culpable porque que estuvieseis “separados” no significa que ya no fuese tu marido, ni el padre de los peques, y sobretodo no significa que no le quisieses profundamente.

  6. A pesar de que por muchísimas cosas, apenas hablamos, tienes que saber que estoy aquí. Si en algo, por pequeño que sea, puedo ayudar, cuenta conmigo. Y por supuesto, destierra la culpa de tu cabeza porque no la tienes, se mire por donde se mire.
    Eres una persona maravillosa y ojalá que la vida te devuelva todo lo que te está quitando con intereses.
    Un abrazo enorme.

  7. Diana, sabes dónde puedes encontrarme y hablar…puedes contar conmigo para lo que quieras y esté en mi mano.

    Muchos besossssssss

  8. Muchisimo ánimo Diana se que estas pasando unos momentos durisimos y los peques tambien claro que eres una persona fuerte pero estas cosas creo que nos superan a todos y por desgracia aún te hara mas fuerte no te sientas culpable de nada
    Un beso muy fuerte y seguiremos en conctacto cuando nos vayas contando

    Mucha fuerza amiga

  9. elpapadejoanpetit dijo:

    Te envío mucho ánimo y si desde la distancia o el 2.0 podemos hacer algo por ti, ya sabes.

  10. Diana, todo lo que sientes es normal, o por lo menos yo sentí lo mismo con mi madre, culpabilidad por no estar con ellos, negación y luego el impacto al ver la realidad, lo del teléfono a mi también me paso, de hecho todavía me pasa, a veces hasta oigo su voz. Lo de esperar un milagro, también lo pase y eso que no soy creyente. Es un situación tan extrema que nos sorprendemos con lo que pasa por nuestra cabeza. Un beso enorme y ya sabes que aun en la distancia aquí estoy para lo que necesites.

  11. Nohemi Da Costa Valverde dijo:

    Te escucharé siempre q quieras y lo necesites. Por el blog, por whatsapp, una llamada… Y si quieres en una mesa con un café, también. Estas haciendolo lo mejor q sabes y puedes. No te digo nada más, pq las palabras al final, no pueden demostrarte lo q quiero. Un abrazo sí, sin palabras. Un beso y un abrazo muy grande para ti y lospeques. Cuando quieras, aquí estaré.

  12. Un abrazo muy fuerte

  13. Mucho ánimo Diana! Estás situaciones que a veces desgraciadamente nos pone la vida nos hacen más fuertes. Deja de pensar que es culpa tuya porque NO es así, las cosas pasan porque tienen que pasar y no debes culparte de nada. Es muy duro pero tienes que mantenerte fuerte por los nenes, desahógate escribiendo ( que lo haces maravillosamente bien), llora todo lo que necesites y no te guardes nada. Aquí en el 2.0 estamos para apoyarte 24 horas si lo necesitas. Muchos besos preciosa y cuídate mucho ❤

  14. Virginia Merenciano dijo:

    Ay Diana! Cuánto me he acordado de ti! Estaba preocupada, sabes cuentas con nuestro apoyo. La moraleja es q hay q aprender a dar las cosas la importancia real q tienen, tendemos a magnificar todo.
    Mi marido perdió muy pronto a su padre y yo creo q, por eso, disfruta de nuestros niños a tope. Tú marido está, mal pero está, no quedará bien, pero esta y tus niños aprenderán antes que los adultos a vivir ante esta difícil situación
    Te mando el más fuerte de los abrazos virtuales.

  15. Hola Diana, te conozco por aquí, y me atrevo a decirte que lo que sientes es una etapa del Duelo. Con mayúsculas porque es “tan” importante vivirlo y darle lugar a cada emoción que surja de este proceso. Desconecta todo lo que necesites, porque cuando decidas volver, aquí estaremos para apoyar tus posts y seguir creciendo juntas.

    Ta abrazo y los incluiré en mis oraciones.

    Luz y amor para toda tu familia

  16. Diana mucho ánimo.
    Piensa en tus niños y trata de sacar fuerzas de flaqueza.
    Lo que tenga que ser será y no vamos a ver color de rosa donde no lo hay. Tú no tuviste la culpa de nada y son cosas q ocurren.
    Trata de recordarle en sus mejores momentos, sobre todo por la noche, para evitar q esas imágenes hagan q sufras y no descanses.
    Déjate ayudar porque ahora lo necesitas.
    Mi marido tuvo un accidente de trafico 3 meses después de casarnos y estando yo embarazada de la peque. Sufrí mucho pero afortunadamente todo salió bien.
    Muchos besos

  17. Diana, acá estoy del otro lado del charco pensando en vos. Me gustaría estar más cerca para cuidar a Lucas y a Sara y que puedas estar con él. Te quiero mucho, amiga! Te abrazo muy fuerte…

  18. Un abrazo.

  19. Que situación tan dura!!!! Te mando mucha fuerza y un abrazo fuerte

  20. Te mando un fuerte abrazo lleno de animos y fuerza para que te energia y que puedas seguir adelante! Aqui estamos para lo que necesites, aunqe no fisicamente (almenos en mi caso). Y sobretodo, no te culpes!!! Aunque huberais estado viviendo juntos, esa mañana podria haber salido a comprar el pan y le podria haber pasado lo mismo! Eres una gran mujer, madre y persona, no te ofusques pensando lo contrario! Besos

  21. En estos momentos odio esta distancia fisica que nos separa. No hace falta te diga donde estoy…..te quiero cielo

  22. susana molina dijo:

    Soy susana de loranca. He eatado contigo en varios talleres de.porteo co isabel la matrona.
    Que se puede decir en estos momentos. No mucho la verdad. Solo que siento lo que estas pasando. Que no se lo desearia ni a.mi.peor enemigo. Que te mando toda mi fuerza para que puedas salir adelante. Poco a pcoo paso a paso. Y como no aqui queda mi correo por lo que puedas necesitar.
    Un beso muy fuerte para todos vosotroa

  23. Sonia dijo:

    Diana te he leído con el corazón en el puño, ni yo misma quería aceptar lo que te está pasando mientras iba leyendo, desgraciadamente sólo una persona que ha vivido las mismas circunstancias sabe por todo el dolor que estas pasando, ahora no te lo parece, pero eres fuerte, eres muy fuerte y vas a poder con todo esto. Un abrazo muy grande!

  24. Lo que te diga tal vez sea poco, pero para escucharte aquí estoy. Eso, sí: tu culpa no es. Como enfermera sé que también sabes que le hubiera podido pasar en cualquier otro momento, aunque hubiera seguido viviendo con ustedes. No te culpes, acepta tu dolor, pero no te castigues, no lo mereces y los niños tampoco.

    Un abrazo enooorrrrmeee

  25. Didi… No puedo añadir más de lo que ya hemos hablado. Ni sé ayudarte mejor de lo que hago, porque además estoy en un proceso complicado ahora mismo que no me permite reaccionar con la lucidez y la efectividad que suelo tener en estos casos. Solo quiero decir hasta la saciedad que ME TIENES para lo que necesites, que estoy a tu disposición para lo que quieras, que me puedes llamar a cualquier hora. Y que pienso en ti a cada rato.
    Mi abrazo eterno.

  26. Conchi Martin dijo:

    Diana reina mucho ánimo. Aqui me tienes para lo q necesites…..y esté en mi mano. Mucha fuerza….y un abrazo muy fuerte.

  27. Lo siento muchisimo Diana, te mando muchos ánimos y toda la fuerza del mundo.

  28. Francisca o. dijo:

    Hola Diana, no me conoces, soy enfermera como tú, y soy seguidora por facebook de tu página, Féliz en brazos.. Cuando la ví por primera vez me encantó, porque tengo una peque de 5 años que me ha hecho vivir los mejores momentos de mi vida mientras la tenía en brazos, dándole el pecho, mirándola sonreir…
    Sé exactamente como te sientes, cuando estaba embarazada de 6 meses la vida me dió un giro de 180º, como a tí. Cuando he leido tu blog, has hecho revivir todos lo que sentí aquel fatídico día, mi marido sufrió un accidente de moto, y permaneció en coma varios meses. También sufrió anoxia cerebral, también me dijeron que no se recuperaría. Comprendo como te sientes, ya hace casi 6 años de aquello. Fue terrible, la persona que tenía a mi lado, que esperaba con ansia el nacimiento de nuestro bebé ya no estaba. Tuve que enfrentarme al final del embarazo, al parto, y a la crianza, pensando que tenía a mi marido en el hospital, y que nunca volvería a ser quien fue. Mi familia fue mi gran apoyo, aunque nadie puede ocupar el hueco tan grande que tu pareja deja.
    Estuvimos en varios hospitales, en clinicas de rehabilitación, fisioterapeutas. logopedas… Se ha ido recuperando, muy poco a poco, y yo he aprendido a quererle como es, porque después de dedicarle horas para que se encuentre bien, una simple sonrisa suya me da energias para seguir. Mi niña sabe lo que le pasó a su papa y le adora como es, y le cuida tanto como yo.
    Sé como te sientes, tómalo con tranquilidad, necesitas tiempo para digerir todo lo que te está pasando, hablále, dile lo que le quieres, enseñale fotos de sus niños,… Por supuesto, piensa con racionalidad, quitate el sentimiento de culpabilidad, sabes que eso lo hubiera ocurrido en cualquier momento y tú no hubieras podido hacer nada por evitarlo.
    Ya he conseguido volver al trabajo, que junto con mi niña, es lo que llena mi vida. tengo una reducción de jornada y con la ayuda de mi familia lo cuidamos en casa y sé que él, en su estado, es feliz.
    Mi correo es francisorpe@hotmail.com, por si quieres ponerte en contacto conmigo, me encantaría ayudarte en todo lo que necesites. Ahora, o cuando quieras.
    Un beso, un abrazo, y apoyate en tus niños, que es lo mejor que tenemos

  29. En situaciones así me veo de muy poca ayuda y sólo puedo desearte suerte en este duro momento y que todo avance de la mejor forma posible. ¡Sé fuerte!

  30. Diana, lo siento muchísimo. Te mando un fuerte abrazo y todo el ánimo del mundo. Un beso!

  31. letiglez dijo:

    Muchisimo animo guapa…. Lucha por tus hijos que ellos necesitan mucho de su mamii y tranquila ten fé la esperanza es lo ultimo que debemos perder… No imagino lo duro que debe ser y lo mal que lo estaras pasando… Mucho animo guapa…besotes para ti y tus peques

  32. Talves no nos conocemos, pero puede decirte que Dios es especialista en imposibles, recuerda siempre que el Poder de Dios comienza donde las fuerzas del hombre se terminan. No dejes que tu FE mengüe. Estando a miles de kilómetros de distancia lo único que luego hacer es orar por tu esposo y tu familia. Ánimo!!! El sigue siendo el hacedor de milagros! Un abrazo!!

  33. Izabela dijo:

    Mucho ánimo.

  34. Te mando un gran abrazo Diana. Hay cosas en la vida que jamás entenderemos. Que ni te preocupen aquellas personas que conocías y no te han preguntado por la situación. No vale la pena.
    Desde aquí, recibe mucha fuerza, mucho amor y mucha luz para ti y tus hermosos hijos.

  35. prisci dijo:

    Siento mucho por lo que estás pasando. Es terrible… Muchísimo ánimo. Un abrazo para tí y tus niños.

  36. Diana muchísimo ánimo, nunca se sabe cómo van a evolucionar las cosas. Si necesitas ayuda de cualquier tipo cuenta conmigo, siento no ser la vecina de la puerta de al lado que necesitarías, pero aquí estoy, te envío toda mi energía.

    Un abrazo fuertísimo a todos y mucha luz.

    Miriam

  37. Diana, no sé qué decir… lo siento muchísimo y espero que todo termine pronto y de la mejor manera posible para que tú y tus niños podáis descansar. Un fuerte abrazo y mucho ánimo.

  38. regina dijo:

    Hola Diana. No tenemos mucha relación, lo se. Pero quiero abrirte un poco de esperanza en ese corazón roto y desolado ahora mismo. A finales de 2011 mi padre sufrió un infarto que lo dejó postrado en una cama de la uvi durante casi un mes y medio. Los médicos no daban un duro por el y constantemente nos decían q de salir de esta estaría en estado vegetal, ya que no podían determinar el grado de daño que había tenido en el cerebro. No solo salió, sólo con la mitad del corazón funcionando, pero salió. También recuperó el habla, volvió a caminar y ahora incluso conduce y todo. Los primeros días pensabamos q no se había quedado bien. Pero era una cuestión de la cantidad de días que había estado su cerebro desconectado del mundo real.
    Si me permites, te voy a dar un consejo, bueno dos. Uno que los médicos siempre se van a poner en lo peor, pues no se pueden pillar los dedos. Dos: háblale mucho, tócale, lleva fotos y ponlas donde puedas (a nosotras nos dejaron poner fotos en la uci de sus nietos) pero sobre todo dile lo muchísimo que le quieres y q le quieren los niños. El te escucha y en la medida que el pueda luchar, luchará por seguir adelante.
    Te deseo lo mejor de corazón, y te acompañó en esta terrible experiencia de la q espero salgais airosos.
    Desde luego q no conozco nada más a parte de lo q hablas tu aquí, pero espero q esto t insufle esperanza. Por favor, no la pierdas, por él por ti y por los niños.
    Un abrazo fuerte.
    Regina.
    Si necesitas cualquier cosa. Mandame MD y nos ponemos en contacto.

  39. No puedo añadir mas de lo que ya te han dicho solo mandarte desde aqui mucha fuerza y esperanza, espero que pronto salgas de esta pesadilla y salga lo mejor posible. Fuerza y Animo! Besos

  40. gema mendez dijo:

    Buenas tardes Diana, personalmente no nos conocemos solo decirte que soy Gema te compré un tonga hace aproximadamente 2 años, nos pusimos en contacto por washapp , hablando tu y yo pudimos quedar en San Blas exactamente en las Rosas allí quedé con tu marido en la misma puerta de Tartalia recuerdas, yo a él le recuerdo perfectamente llevaba en ese momento un portabe colgadito y justo en el parquecito que esta cerca fuimos mi marido mis hijos y yo para que jugaran nuestros hijos un ratito y alli estaba el con tu preciosa nena y dos personas que me imagino que serian sus padres , es decir, tus suegros; te cuento todo esto para que se sepas quien soy, leo tu bloc desde entonces tengo muy poquito tiempo en el trabajo para mi comida pero ese ratito mientras me como mi comida lo leo y veo tu pagina web a menudo las novedades y demás, esto ultimo que has escrito sinceramente que a llegado al alma dejé de comer y llevo 2 dias acordandome de tí sin apenas conocermos, tengo 2 hijos igual que tu, mi hijo mayor tiene 8 años y la pequeñina hace 3 años en julio, me pongo en tu lugar y no quiero ni pensarlo porque me pongo enferma, solamente te escribo para decirte que tienes que ser muy fuerte mucho ánimo, ahora tienes que ser madre y padre de tus 2 hijos tiene que ser muy duro no puedo ni imaginarmelo es imposible hay cosas en esta vida que hasta que no te pasan y no las vives como ser madre por ejemplo no puedes saber lo que se siente, hecho de menos todas tus historias, tus comentarios, historias de mamas con sus portabebes, todo lo que escribes entiendo que no te queden fuerzas para escribir ni para nada con hacerte fuerte delante de tus hijos tienes bastante,bueno simplemente me apetecia escribirte porque igual que tu me has acompañado todos los dias como te decia antes en el ratito de mi comida y tengo que confesarte que el dia que no me encontraba tu mensaje lo hechaba de menos, espero que por lo menos unos minutos lo  que tardes en leer mi mensaje te sirva para  “distraerte”en la medida de lo posible un ratito,por cierto como te he dicho anteriormente mi hija va a hacer 3 años y sigue feliz con su tetita, Sé muy fuerte un abrazo

  41. Cristina dijo:

    Mucho ánimo Diana. Siento muchísimo lo q ha pasado. Un abrazo muy fuerte.

  42. Madre mía Diana, no puedo ni imaginar por lo que estás pasando pero te diré dos cosas: primero, aquí me tienes PARA LO QUE NECESITES, de verdad, yo me quedo con los niños cuando quieras, hablamos y nos organizamos y en segundo lugar, para nada te sientas culpable de nada, tú no tienes la culpa de nada. Las relaciones de pareja no siempre son lo fáciles que uno quiere y si ha pasado esto es por que tenía que pasar, haya o no haya pasado algo previo. Por favor, destierra esa idea de tu cabeza.
    También te diré que somos mucho más fuertes de lo que pensamos, pero todo es muy reciente y de golpe y porrazo, sin apenas tiempo de digerir las cosas, así que te mando muchísimo animo y todo mi apoyo para lo que necesites.
    Un abrazo enorme Diana, eres una tía estupenda y muy muy fuerte, así que no dudes ni un momento que vas a seguir para adelante, por tus hijos y por tí. Intenta tomarte tu tiempo, llorar y desahogarte cuando lo necesites.
    Un besazo preciosa!

  43. No hay palabras… imagino lo terrible que tiene que ser y, a la vez pienso que es imposible hacerse a la idea de lo que estás pasando. No creo en los milagros pero voy a rezar todo lo que pueda por vosotros, por él, por ti, por los niños. En cuanto al sentimiento de culpabilidad, es lógico que lo tengas pero desde fuera te digo que tú no tienes la culpa de nada, independientemente de la situación por la que estabais pasando, seguramente le hubiera pasado de todas formas antes o después.
    Un abrazo enorme y todo el ánimo del mundo.

  44. No te conozco, no se quien eres, pero solo te deseo micha fuerza y animo, las cosas no cambiaran pero tj eres fuerte y conseguiras salir adelante.
    Ten la conciencia tranquila porque si algo puedes hacer lo estas hacie do con mas que un sobresaliente.

    Un abrazo y un beso muuuuy fuerte

    Borja

  45. Amaya dijo:

    No te conozco, pero he leído esto llorando poniéndome en tu piel. Lo siento muchísimo. Qué triste historia. Espero que te vayas recomponiendo y saques fuerza de donde parece que no queda. Volverás a ser feliz, seguro.
    Te mando un abrazo fuerte, de esos en los que sientes que de lo que te aprietan no dejan que te caigas y que te dan ánimo. Mucha suerte a partir de ahora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: