No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Entradas etiquetadas como ‘bandolera’

Miércoles mudo: Así duerme la peque 6

dormida en bandolera

Enfermedad y portabebés

La princesa está mala desde hace 1 semana, empezó con una reacción urticarial, no sabemos a qué, que nos llevó la noche del viernes (pasado) a urgencias. Antihistamínicos y para casa. Al día siguiente, empezó con tos tipo laringitis, mocos y fiebre. Y desde entonces, ha estado con altibajos, un día bien y al día siguiente, vuelta a empezar. Estos bichos primaverales, no nos abandonan.

El caso, es que, debido a esto, la peque está más ñoña de lo habitual, cosa normal, por otro lado, cuando uno tiene fiebre, se le queda un cuerpo….. Y aunque desde que empezó a andar, su afán en casa era corretear, estos días, pide muchos más brazos, brazos a todas horas, necesita dosis extras de mimitos. Y por las noches, la cosa no cambia mucho. Soy incapaz de soltarla en la cama cuando se ha dormido, es como si tuviera un sensor, que le hace abrir los ojos cual resortes, y ala, otra vez en brazos al salón con mamá.

Esto mismo que me pasa a mí, me consta que les pasa a todas las madres, con mayor o menor frecuencia. Pero yo tengo, en los portabebés, mis grandes aliados.

Si tengo que cocinar, barrer o cualquier otro menester doméstico, me la pongo a la espalda con el fular, ella está pegadita a mí, recibiendo sus correspondientes mimos, y yo puedo seguir con la tarea.

Si tengo que escribir en el blog, en la página de facebook o actualizar cosas de la tienda, o cuando por las noches no se duerme, la pongo en la bandolera, en posición tumbada, con libre acceso a la teta, mientras yo me siento y trabajo al ordenador y ella, si quiere, se queda dormida.

Incluso estos días me ha tocado ducharme con ella, aprovechando para darle un bañito y ayudar a bajarle la fiebre, ya me he duchado yo también, usando nuestro maravilloso tonga para tal menester.

Y si tengo que salir a la calle, pues siempre en algún portabebé, con el mei tai o la mochila, faltaría más.

Pues eso, que en momentos de abrazos extras, cuando nuestros peques están más vulnerables y necesitan más contacto si cabe, el uso de portabebés ergonómicos nos ayudan en la tarea de abrazarles mucho y no parar demasiado nuestros ritmo de vida.

Os dejo, que la princesa está pachucha y necesita muchos besos y abrazos. Y ahora, me voy a sentar para achucharla.

Bandolera y móvil

Esta semana he estado muy liada y claro, llega el sábado y no tengo nada escrito para publicar.

Menos mal que tengo dos cosas sin las que ya no sabría apañarme: un móvil con conexión a internet y una bandolera.

Mientras duermo a la princesa, que hoy no parece tener muchas ganas de siesta, voy escribiendo algo en el móvil.

Hoy no se queda relajada con la teta, como otros días, así que estoy paseo arriba y abajo por la habitación. Y aquí agradezco muchísimo a la bandolera. Porque la peque pesa cerca de 11 kilos, que para pasearlos en brazos, ¡tela marinera! Y con la bandolera la tengo tumbada, enganchada a la teta, con el peso bien repartido por mi hombro, mi espalda y mi cintura, mientras tengo las manos libres para escribir un poco.

Si es que, cuanto más lo pienso, más ventajas le veo a los portabebés.

Y ahora que parece que ya ha cerrado los ojos, el movimiento relaja que no veas, voy a intentar siestear yo también, que me lo he ganado….

La importancia de los talleres de porteo

Cada vez hay más familias que quieren portear a sus hijos, un gran paso adelante en nuestra cultura de “abandono” de los hijos durante horas en la cuna. El problema radica en la falta de información veraz y contrastada. Muchas de estas familias van a tiendas de puericultura, donde el dependiente, bien por desconocimiento, bien por su afán de ventas, les ofrece unas mochilas “colgonas”, vendiéndoselas como maravillosas y comodísimas. O incluso, alguna bandolera, también de marca de cochecito, que no se puede regular, ni para el tamaño del portador, ni para el tamaños del bebé. Y es aquí cuando nos encontramos que el porteo fracasa.

Hasta mi han llegado bastantes mamás que han tenido malas experiencias con este tipo de productos, como que les duele la espalda, el bebé cuelga mucho, necesitan sostenerle con los brazos o se pierde dentro de tanta tela. Estas mamás, por suerte, me han encontrado o han encontrado alguna otra página de porteo ergonómico, y quieren darle una segunda oportunidad a los portabebés, ergonómicos, por supuesto. Otras, en cambio, reniegan del porteo para siempre, aduciendo que es muy incómodo. La otra tarde, sin ir más lejos, en el supermercado, una señora estaba empeñada en que yo cogiera el carro de la compra que llevaba asiento de bebé para poner a mi princesa, porque “llevarla ahí colgada te hace daño en la espalda”. Por más que traté de explicarle que las dos íbamos muy cómodas, ella seguía diciendo que me tenía que doler la espalda, mientras empujaba el carro de su bebé y tiraba de una cesta de la compra con la otra mano.

Es bien sabido por todos (o no tanto) que los portabebés ergonómicos no están tan extendidos como deberían. También he conocido a gente, que queriendo usar un fular, han pasado por tiendas de puericultura, donde no solo no tenían, sino que han tratado de quitarles la idea de la cabeza.

Y aquí es donde llegamos a la importancia de los talleres. Actualmente, realizo talleres en varios Centros de Salud, bien en clases de preparación al parto, bien en talleres de lactancia. Son talleres básicos, donde hablo de los beneficios del porteo, de llevar a los bebés en brazos y donde les enseño todos los tipos de portabebés ergonómicos que existen y la diferencia con las mochilas colgonas. Además, les enseño como se usan cada uno de ellos y como, con un portabebé, se puede dar de mamar perfectamente, facilitando así la lactancia y el poder seguir realizando otras actividades al mismo tiempo. En estos talleres, las madres comprueban por sí mismas, lo cómodos que resultan de usar y ven claramente las diferencias entre un portabebé ergonómico y uno que no lo es. Las embarazadas practican con muñecos. Y en las clases de lactancia, las mamás prueban los portabebés con sus hijos, comprobando las virtudes de estos mismos.

Estos talleres, sirven para difundir el porteo y para que las mamás se vayan concienciando de que llevar a sus bebés en brazos no es nada malo, muy al contrario, tiene un montón de beneficios para los bebés y para los padres también.

Desde los Centros de Salud, se debería promover más este tipo de talleres, totalmente gratuítos. Pero muchas veces me encuentro con puertas cerradas, bien por razones administrativas, bien porque el propio personal sanitario del centro no está muy por la labor….

Yo estoy contenta, porque, actualmente, en 4 Centros de Salud de la zona sur de Madrid, apuestan por este tipo de talleres. Pero creo que se debería hacer más.

¿Que opinas tu? ¿Te gustaría asistir o haber asistido a uno de estos talleres?

¿Dónde se va el tiempo cuando tienes un bebé?

Esto es lo que se pregunta mi amiga Una Mamá muy feliz

Chicas ¿qué tal andáis de tiempo? Y no me refiero a que no tengo tiempo de ir a la peluquería porque voy al gimnasio, o a que no puedo ir de compras porque he quedado para tomar café, noooo, ¡ese tiempo pasó a la historia!

El tiempo al que me refiero es el básico, el vital…el tiempo para ir a hacer pis antes de tener que cruzar el pasillo que te separa del baño con las piernas cruzadas, rezando para que no se te escape el chorrillo.

Tiempo para completar el programa de mi cepillo de dientes eléctrico que dura 2minutos… ¡una eternidad! Bueeeeeno, lo compensamos con el enjuague bucal que me deja las manos libres…ja, ja, pues tampoco, porque no puedo enjuagarme y cantar para entretener al pequeño; he optado por comprar el enjuague del color de las toallas, que al menos adorna.

Tiempo para poder ducharme sin que luego me arranque trozos de la cabeza, rascándome por no aclararme bien, porque no se si os pasa, pero da igual a quién deje al cuidado del bebé que siempre acaba llamando a la puerta del baño cuando estoy enjabonada diciendo:

-mamáaaaaaaa, que se quiere ir contigo- cachis en los mengues, si te estoy oyendo venir por el pasillo diciendo, “vamos a ver lo q hace mamá”.

Tiempo para que tras ducharme, pueda arreglarme el pelo y echarme crema sin tener que elegir entre una cosa u otra, y al final ninguna; y ya podemos hincharnos de comer fibra, porque se acabaron las visitas al baño para leer… se acabaron para leer, pero no para cantar, porque lo harás a grito “pelao”, para que tu bebé en el salón no llore porque lo has abandonado un minuto… un minuto si tomas fibra, porque si no la tomas, lo llevas claro, tendrás que esperar a dejarlo al cuidado de alguien, que llamará a la puerta del baño y te dirá ….¡¡¡come fibra!!! Voy a empezar a llevarme al niño colgado en la bandolera para estos menesteres….

Hablando de duchas, con los adelantos que hay hoy en día, ¡no sé cómo no han inventado un gel que limpie en seco! qué placer poder ducharnos mientras… jajaja, iba a decir mientras vemos una peli, jajaja.

Y lo de poner la lavadora parece un “deja vu”, me levanto, la pongo y al día siguiente la pongo, y al otro día y al otro…y lo peor es que es la misma lavadora, que no me da tiempo a tenderla y claro ya las arrugas en la ropa… ¡¡vamos ni con un lifting!!

¿Y que me decís de la hora de salir a dar un paseo? El bebé ya está listo, lo dejo en un lugar seguro… y ahora comienza la maratón antes de que se emberrinche… En el tiempo que antes me pintaba la raya del ojo, ahora me visto, me peino, me calzo, preparo la silleta, el bolso, pañales, muda extra, biberón con agua, cojo los abrigos, cierro las ventanas, me aseguro que no dejo nada encendido, todo esto cantando a grito “pelao” para que no se sienta abandonado, y por fin… a la calle… arggg ¿¿y la raya del ojo?? ¡¡No me ha dado tiempo!! Ahhh y sin quejarme, voy un pelín despeinada, sofocada y taquicárdica, pero ¡hoy tampoco me ha dado el infarto!

Aishhhh, claro que me falta tiempo, ¿cómo no me va a faltar? Si el que tengo es poco para dedicárselo a mi tesoro y aun teniendo todo el tiempo del mundo no sería suficiente para disfrutar de él. Es mi bebé quién me hace ser Una mamá muy feliz.

Y ahora me pregunto, ¿tendréis tiempo de leer esto? A mí me ha costado lo mío escribirlo….

Tipos de portabebés

Hay varios tipos de portabebés, que voy a describir a continuación:

FULAR
Es una tela larga, que se coloca alrededor del cuerpo del portador y del bebé, ajustándolo a este. Permite multitud de anudados y diferentes posiciones, lo que le convierte en el portabebé más versátil de todos. Recomendado desde el nacimiento y sin límite de edad, se adapta a la perfección a cualquier bebé, respetando al máximo su fisionomía. Requiere un poco de práctica para anudar y ajustar el fular correctamente. No es el portabebé más recomendado para momentos en los que el bebé sube y baja continuamente.
Podemos encontrar dos tipos de fulares:
Elásticos– Tienen una longitud estándar. Están realizados en un tejido que cede con facilidad (algodón, cáñamo, elastano), lo que los convierte en ideales para padres principiantes que quieren realizar preanudados, esto es, anudar al fular antes de poner al bebé. Como inconveniente, este tipo de fular no es apto para niños a partir de un determinado peso, ya que la elasticidad de la tela haría que fueran “botando” y no se conseguiría un buen ajuste.fular elástico Boba Wrap

Tejidos– Son aquellos que no ceden ni en horizontal ni en vertical, pero ceden ligeramente en sentido diagonal. Tienen diferentes medidas. Con un fular largo, podremos realizar todo tipo de nudos y se puede optar por un fular corto, en caso de querer hacer solo nudos tipo canguro, que necesitan menos tela.Fular

BANDOLERAS DE ANILLAS
Es un trozo de tela largo (unos 2.5 metros), con los extremos unidos por dos anillas. Se ajustan a todas las tallas de portador y a todos los bebés. Suelen estar realizados en tela de fular, aunque también pueden ser de diferentes tejidos. El peso se reparte sobre un solo hombro y la espalda del portador, por lo que si se va a utilizar durante largos periodos de tiempo, es recomendable cambiar el hombro de carga de vez en cuando.
Permite diferentes posiciones. Muy cómodo para los momentos en los que hay que subir y bajar al bebé con frecuencia. También es ideal para la lactancia.
De muy fácil uso, sólo hay que aprender a ajustar correctamente la tela mediante las anillas.bandolera

MOCHILAS ERGONÓMICAS
Son las que consiguen que el bebé vaya en la posición “ranita”, con las piernas separadas y las rodillas flexionadas, el bebé va sentado. Muy fáciles de colocar, mediante cierres o velcros, reparten el peso del bebé entre los hombros, que van acolchados y las caderas del portador. Se pueden utilizar desde el nacimiento hasta los 15 o 20 kilos. Para llevar al bebé al frente, a la espalda y algunas, también a la cadera. Es un portabebé rápido de poner y quitar, por lo que es ideal para periodos de sube-baja.
Aunque casi todas las marcas de mochilas ergonómicas las aconsejan desde el nacimiento, usando reductores, no es lo más conveniente para los recién nacidos, porque no ajustan a la espalda del bebé punto por punto, pudiendo ir el bebé un poco “retorcido”.mochila espalda

MEI TAI
Es un portabebé de origen asiático. Las mochilas ergonómicas tienen su origen en los mei tais. Consta de un rectángulo de tela, con unas tiras para anudar a la cintura y dos tirantes que se pasan por los hombros. Hay diferentes estilos y acabados. La cintura puede estar acolchada, los tirantes pueden ser acolchados o anchos sin acolchar. Pueden llevar capucha y sujeción para la cabeza del bebé.
Permiten la posición al frente, a la espalda y a la cadera. Las tiras se pueden anudar de diferentes maneras. Reparten el peso entre los hombros, la espalda y las caderas del portador.
Ideales a partir de los 5-6 meses, o desde el nacimiento si se utiliza un reductor de la zona del puente, para que las piernas del bebé no vayan abiertas en exceso.mei tai calle

TONGA
Es el portabebé más pequeño, cabe en un bolsillo. Es redecilla de algodón, de fácil manejo y regulable para cualquier talla de portador. Se apoya en un solo hombro, es ideal para los bebés que suben y bajan con regularidad. Para usar con bebés que ya se mantienen sentados. Se puede usar al frente, a la cadera y a la espalda, con niños que se sostienen solos. Al estar hecho de red, es ideal para el agua, ducharnos, entrar a la playa o piscina, porque seca enseguida.tonga

POUCH
O bolsillo, es una tela cosida, que carga en un hombro, como la bandolera, pero sin posibilidad de ajustar en tamaño, por lo que hay que elegir la talla correcta para el portador. Ocupa muy poco espacio y es rápido de poner y quitar. Tampoco se puede ajustar la tela sobre el cuerpo del bebé, por lo que este puede ir demasiado suelto, cuando es pequeño, o muy apretado cuando sea más grande. Se puede utilizar en posición fetal, pero hay que seguir unas recomendaciones y cuidados en el uso de este portabebé, para evitar asfixias en esa posición.pouch

OTROS PORTABEBÉS DEL MUNDO

En el resto del mundo, el porteo está extendido como algo normal. Hay multitud de portabebés, que se utilizan en diferentes culturas: Podaegui, Onbuhimo, Kanga, Rebozo.

En otro post hablaré más ampliamente del porteo a nivel mundial.

Vídeos sobre el uso de la bandolera

Aquí os dejo unos vídeos del uso de la bandolera, para distintas necesidades.

Bandolera con bebé pequeño:

Bandolera con bebé de 11 meses:

Bandolera con bebé en posición tumbado:

¿Hasta que edad podemos utilizar nuestro portabebé?

Cada portabebé tiene especificados unos pesos mínimos y máximos hasta los que se puede utilizar. Pero hay portabebés que no tienen límite de peso, porque los materiales con los que están fabricados soportan pesos muy altos y la forma de colocación hace que se pueda utilizar con niños más grandes. Es el caso de fulares y bandoleras de sarga cruzada.
Siempre nos queda la duda de hasta qué momento usarlos. Pues bien, como ya se ha dicho en múltiples ocasiones y en múltiples blogs y páginas de portabebés, pues hasta que padres e hijos quieran, desde luego.
¿Y qué pasa cuando nuestro hijo es ya “mayor” y no quiere que le llevemos en brazos? ¿Guardamos el portabebé? Pues mi consejo, no lo guardéis muy escondido. Pues si bien es cierto que nuestro hijo puede no querer ir por la calle en brazos, también es cierto que habrá momentos en los que nos gustaría no haberlo guardado.
Un par de ejemplos: Llegamos a casa tarde y nuestro hijo se ha quedado dormido en el coche. Como no queremos despertarlo, le llevamos en brazos hasta casa.¡¡¡¡¡¡ Seguro que ese día, hemos aparcado lejos y el retoño ya pesa!!! Solución- llevar la bandolera esa que no usamos en el maletero, para estos casos.
Y para el otro ejemplo, os ilustraré con una imagen, además de la explicación. Mi sobrina, de 5 años, estaba malita. Como todos los niños pachuchos, no tenía muchas ganas de nada y sólo le apetecía estar en brazos de mami o papi. Pero, no veas lo que pesa y lo que cuesta llevarla. Solución- llegó la tita Diana con la bandolera de turno, y el momento se nos hizo mucho más cómodo a todos.
bandolera grande
Así que ya sabéis, siempre se puede dar un uso a esa bandolera olvidada.
Feliz porteo.

A %d blogueros les gusta esto: