No hay mejor lugar que los brazos de mamá

De nuevo me siento delante del ordenador a plasmar una nueva palabra de mi particular diccionario de la maternidad. Y aunque esta es mi palabra, se suma a las palabras de otras madres que comparten este espacio, para hacer entre todas, la Gran Obra Maternal, gracias a Trimadre a los treintaembarazada-silla2

Venía yo de un evento que ya os contaré, dándole vueltas al coco, cuando se me ha ocurrido la palabra Zurullo. La cosa es, ¿cómo se te ocurre algo así conduciendo? Pues la respuesta es muy fácil.  En mitad de la autovía, sin sitio para parar, tu princesa decide que es el mejor momento para hacer caca y claro, el ratito que te queda para llegar a casa lo haces entre los vapores de la plasta que acaba de soltar y las risillas de la peque cada vez que dice “caca peste”, que es lo último que ha aprendido.

Cuando nos dan el carnet de madres, también nos dan un master en zurullos y cacas varias. Nuestro primer contacto con el mundo de las cacas llega en el hospital, de la mano del meconio. Esa primera plasta que suelta nuestro retoño, de ese color negro y esa consistencia pastosa y como de chicle, porque madre para limpiar eso del culete, es para nosotros como un regalo. Sí, sí, podéis reír, pero confieso que con mi mayor, hasta hicimos una foto del momento plasta pegada en el culo, que él cuando la ve, 11 años después, me pide por favor que quite del álbum….

Luego, llegamos a casa con nuestro bebé de teta y resulta que decide hacer una media de 8 a 10 cacas cada día. ¡Toma ya economía familiar en pañales! Pues sí, esas cacas líquidas, que apenas huelen pero que salen a todas horas del día y de la noche, son especiales, porque las noches no tienen descanso para los zurullos, no señor, el organismo de los bebés se está regulando y después de mamar, sueltan la caca, da lo mismo el lugar o la hora.

Yo me saqué un título especial. El de limpiar cacas en cualquier parte. Porque, como ya he comentado, ellos no buscan el lugar perfecto para hacerse caca. Y claro, uno no siempre está en una casa o en un centro comercial con cambiadores. Yo he quitado cacas sentada en una taza de wáter, en un cuarto de baño en el que casi no me podía mover de lo enano que era, sujetando la puerta con las rodillas, con la peque tumbada sobre mis muslos, con las toallitas entre los dientes, con su culo apuntando peligrosamente en mi dirección, y haciendo el cambio de pañal más rápido de la historia, no fuera a haber algún escape. También soy experta en cambios en el asiento del coche, comodidad donde las haya, y peor en pleno invierno, embutida entre asientos de retención infantil, quitando abrigos, leotardos y pantalones largos, sin poderte ni mover ni poder abrir la puerta del coche para tener más espacio por miedo a que entrase el frío y nos quedásemos congelados.

Seguimos con el manual del buen zurullo. En la fase de las cacas líquidas, cuando nuestros bebés comienzan a moverse un poquillo más, allá por los dos meses, nos encontramos que esas cacas tienen vida propia y deciden desafiar los límites del pañal. Es divertidísimo cuando tu peque se hace caca en la silla del coche y tú rezas porque la caca no haya decidido trepar por su espalda y pensarte si meter a la lavadora la funda de la silla, la ropa de la niña y hasta a la niña misma. Aquí, tengo que contar una anécdota con una de esas cacas y un portabebé…. Pues sí, justo lo que estáis pensando, íbamos paseando en nuestro fular elástico, y una de esas cacas decidió que era el momento justo para desbordarse del pañal y ponernos un poco perdidas a las dos y al portabebé. Menos mal que llevábamos 3 capas de fular y solo nos enteramos del estropicio nosotras, no llegó a salir al exterior.

Ains, iba a hablar de mi master en zurullos, pero es que no dejan de venirme a la mente anécdotas más o menos graciosas de momentos escatológicos, que no puedo dejar de contar…. Era el mes de mayo, la peque tenía 2 meses y la caca escapista hizo su aparición. Le quité toda la ropa y la limpié como pude, para ir al baño a bañarla. Cuando estaba llenando la bañera, decidió hacerse pis encima de mí. Y no contenta con eso, me echó una bocanada de vómito en el hombro. Vamos, un cuadro que inmortalicé con la cámara del móvil, aunque creo que mejor no subo la foto, que dentro de unos años la peque me lo puede echar en cara.

Cuando empezamos con la alimentación complementaria, el intestino de la princesa cambió. Pasó de esas cacas líquidas y escapadizas a un estreñimiento preocupante. Hacía cada dos o tres días. Pero ella estaba contenta. Nada raro, algo completamente normal hasta que su intestino aprendiera a regularse. Y así fue, en poco tiempo, empezó a hacer caca a diario otra vez. Y a veces, ya es su forma de adulto, un zurullo en toda regla, jejeje.

Este nuevo tipo de caca, también nos ha dejado anécdotas, a ver que vais a pensar. La más divertida, viéndolo desde fuera, claro, es el momento zurullo y bañera. Estábamos las dos bañándonos juntas cuando decidió que era el mejor momento para hacer caca. Y allí apareció de pronto, flotando entre las dos, una caca de tamaño descomunal. A la peque no le hizo ni pizca de gracia, porque empezó a llorar y a señalarla con el dedo, apartándose de su camino. Claro, acostumbrada a hacerlo en el pañal, creo que era la primera vez que veía una caca en directo. A mí me dio un ataque de risa…y el mayor llegó con la cámara de fotos para inmortalizar el momento. Madre mía, ¡vaya álbum tengo ya! Ese no se puede enseñar a las visitas…

Ahora, nos encontramos en un nuevo momento. La princesa habla, dice algunas cosillas y dos de las palabras que mejor le salen son “caca” y “peste”, así que por lo menos, ella ya me avisa cuando me ha dejado el regalito.

¿Cuál será la siguiente etapa?

Comentarios en: "La maternidad de la A a la Z: Z de Zurullo" (26)

  1. Jajajajajajajajaja. Niña… lo tuyo sin duda alguna es hacernos un recorrido por los sentidos… Te leía y como es habitual en mí, visualizaba y casi olía todos y cada uno de esos zurullos, jajajajaja. Y me he reído con ganas imaginando esa plasta flotando en tu bañera y resonando en mis oídos la música de Tiburón…
    Un besazo.

    • Jajajaja, vaya cambio de registros en mi habitual forma de escribir, pero es que me he dejado llevar….
      Besazos

  2. jajajaja. Yo soy lo más escatológico que te puedas echar a la cara. De hecho, el momento “zurullo” o “mondongo” tiene un papel importantísimo en mi casa. en unos momentos por enormidad, en otros porque mi mediano es tan estreñido que cada vez que va al baño le hacemos fiestas. Así que cuando la enana dejó el pañal y empezó a ir al wc, se animaba ella sola “vebnga campeona, que tú puedes”

    besos!!!

  3. ¡jajaja! Muy apropiado tu post para desayunarme con él. Impactada he quedado con la cantidad de veces que hacen caca durante los primeros días. Y yo que creía que con lo pañales que nos han ido regalando iba a estar surtida durante meses ¡ahora veo que no tendré ni para empezar!

    • Ains, tendría que haber avisado, leer después de comer…
      Pues sí, los primeros meses son un gasto importante en pañales, yo antes de nacer la peque iba haciendo acopio de ofertas.

  4. Jajajajajaja!!!! Te digo una cosa, Diana. Os nombro a Arusca de Contras y Pros, que hizo la P de Pañales y a ti… con tu inmensa de Z de Zurullo (ajajajaja, me parto) las mAZters chefs de la escatología azeteraaaa.. Jajajaja, todavía me estoy riendo… de verdad… ERes una genia!!!!!!
    Me encanta cómo escribes. Siempre eres pura expresión… Y todo lo que cuentas es como si lo estuviésemos viendo (u oliendo) ;))
    Un abrazooooo guapísimaaaa!!!

    • Jajaja, esta vez me he salido de mis registros más tiernos, ya sabes, cuando llega la inspiración, no podemos dejar pasarla, aunque sea de este estilo cagaleril!!!!
      Besitoa guapa!!

  5. Lo de los zurullos flotando en la bañera es un clásico! El Pequeño soltó sus naves marrones en una ocasión en la que estaba yo bañándome con los tres (para más información: http://ninosfelicesninosbuenos.blogspot.com.es/2012/11/tengo-un-almirante-en-casa.html
    Un beso! 😉

    • Hajaja Isabel, ya he leído tu experiencia, el momento sacar las cacas de la bañera es indescriptible

  6. jajajaja, Menos mal que eso, en mi caso quedó atrás!! Al menos eso espero…porque nunca se sabe jajaja

  7. jajajajajajajajajajaja Didi!!! Me parto con la peque!!! Al leerte me vinieron varias anécdotas con Muriel y no pude evitar tentarme de risa!!! Las cacas rebeldes con vida propia!!! :O Sos una genia. Muri también dice caca pero en vez de peste dice “caca futi” (fuchi por el olor) jajajajaja
    #sontanlindos

    Un abrazote enorme, amiga!!!

    • Ains como me encantaría poder achuchar a Muri y que ella y Sara jugasen juntas, aunque esperemos que no con las cacas….
      La de anécdotas que nos salen con este tema eh,,,,

      Besazos relinda

  8. Aida de Simplemente Yo dijo:

    Jajajaja que bueno los zurullos madre mia la cantidad de anécdotas que tenemos con las cacas, sin duda nos hacemos expertas en cambios de pañales exprés jajaja eso viene con la maternidad incluido en las cosas que se aprende cuando somos madres! Besos

    • Uf, ya te digo que si aprendemos, en un plis plas somos expertas en pañales y en cacas, ale, y sin título

  9. jajaja ¡qué bueno!
    Es imaginar ése album de fotos… jajaja ¡qué momentos!
    Desde luego, lo que me queda por vivir… uuuuffff

    • Pues nada, ya sabes, experta enseguida, ya verás. De momento, cada vez que veas ofertas de pañales, ve haciendo acopio.

  10. Jajaja, genial! Cuántas anécdotas que tenemos con los cacas de los bebés!
    De momento, no he vivido el momento bañera, y cruzo los dedos.
    Cuando tenga cualquier duda ya sé a quien preguntar 😉

    • jajajajja, pues momento bañera ya he tenido dos, el segundo fue casi peor que el primero, ese he preferido ahorrarmelo en detalles, así que, desde luego, toda una experta, si te toca, ya sabes….

  11. jajajajaja menos mal que internet no viene con sistema de olor jejeje
    pero bueno esto de las cacas es el pan de cada día… (jejeje de varias veces al día mejor dicho) mira que los mios jamás han sufrido de estreñimiento, sino más bien son del estilo propulsión contínua jejeje
    besitos
    http://www.mamiandbaby.net

    • jajajaja, pues sí, mucha descripción pero el olor no llega, jajaja. la mía, menos aquella época a los 6 meses, también es de caca diaria, jeje

  12. Jajajaja, qué bueno por favor! Y es que es tal y como lo has contado. Quien más o quien menos tenemos nuestras anecdotas a cuál más escatológicas, jajajaja. Es que me lo iba imaginando y no podía parar de reír y casi taparme la nariz…jejejeje. Un besazo preciosa!

    • Jajaja, yo y mi profundidad habitual esta semana han dado paso a lo más escatológico!!!
      Besazos guapa!!!

  13. jajajjaja cuánta realidad!!!!!! Somos unas expertas en el tema zurullo!!!! Qué de anecdotas!! para escribirlas todas en el manual del buen zurullo!! (me encanta!!!! )

    BEsotes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: