No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Entradas etiquetadas como ‘mamás’

Primer encuentro madres/padres bloggers en Madrid

encuentro madres bloggers

Se acabó el evento madresférico del año, el súper encuentro blogeril (para mí terminó antes, que muchas se fueron de cachondeo, aprovechando que dejaron a la prole al cuidado de maridos, abuelos, tíos…..) Y estos días, no se hablará de otra cosa por estos lares, claro, va a ser la noticia de la semana.

Pues yo voy a dejaros mi impresión, mi crónica, y lo que he sacado en claro….

Muchas bloggeras (y algún blogger) quedaron a desayunar antes del evento. A mí me habría encantado ir, pero estar a las 9 de la mañana allí, llevando a los dos churumbeles y teniendo que pintarme el ojo en condiciones, habría supuesto un pedazo de madrugón, así que, con todo el dolor de mi corazón, me  incorporé más tarde. Cuando llegué, me puse súper nerviosa, entrar a un bar donde todos ya habían roto el hielo…. Me entró el tembleque. Menos mal que enseguida vi a Anya, que no se había perdido en Sebastopol, a la que ya conocía, y segundos después, se acercó veloz un poncho de verano, ¡Nieves, que no se había puesto morada! Que ilusión más grande, ¡¡ponerle cara a mi blogger del mes de Abril!!

Ahí han empezado las presentaciones, y era un poco raro:

-Hola, soy Diana- y la gente ponía cara de ¿quién?- De Felizenbrazos – ¡ahhhhh!

Todas presentándonos por el nombre del blog, para saber quiénes éramos, era raro. Muuuchos blogs, ni los conocía y mucha gente, al presentarme, ponía cara de, ¿y esta quién es? Raro, raro. Perooooo, también ha tenido sus momentos buenos, ponerle cara al ojo de Diario de algo especial, a la mamá de una manada nada menuda, al papá de los dos monstruitos (que en persona son angelitos),  a los biberones de colores de Diario de una madre, a la magdalena de bebé de El horno de mami. Ha sido genial.

Ya en el evento, con nuestras identificaciones colgadas al cuello, hemos seguido viendo gente. Evidentemente, a muchas personas, no las he visto y otras muchas no sé quiénes eran. Al ratillo llegó mi gemela 2.0, de la Alcoba de Blanca y me encantó darle un abrazo apretado. Twitteando con la súper niñera de la jungla, sin vernos las caras y luego, en mitad del desayuno, nos hemos encontrado, ¡¡qué ilu!! He visto a más gente, claro está, perdonad que no os nombre a todos…

Las charlas y ponencias, pues decir, que en general, han estado interesantes, algunas más que otras, no nos vamos a engañar. Y el interés se notaba en las cabezas de los asistentes. Cuando todas las cabezas estaban agachadas “jugando” con el móvil….me temo que estaba resultando un poco aburrido. No voy a entrar en detalles de todo lo que nos han contado, porque seguro que ya lo cuentan más personas por ahí, ya he dicho que me voy a centrar en la parte personal. Las charlas, también me han servido para poner cara a algunas mamás bloggeras, y más o menos, confirmar lo que ya pensaba conociendo sus blogs: la que me gusta, me gusta en persona y la que no……..es que hay algunas que son “tan buenas…”

El tema de la organización, ha tenido algún punto flaco:

  • Falta increíble de enchufes – estaba claro que todos íbamos a ir cargados de tablets y móviles, que íbamos a estar conectados todo el día y que las baterías se gastan rápidamente. Pero en la sala en la que estábamos no había ni un enchufe. La sala era del matadero, vale, pero podían haber puesto regletas con varios enchufes en alguna parte. Para cargar el móvil, tenías que ir al baño y hacer un pis muuuy largo… o salir a la casa del lector, a una sala habilitada para tal fin, pero claro, ya te perdías la ponencia.
  • La comida, bueno, creo que la mayoría nos hemos quedado con hambre. Unos cuantos camareros pasando con bandejas de canapés, entre 300 personas… pues hemos comido más bien poco. Lo bueno, que al no estar sentados comiendo, no nos hemos limitado a hablar con el de al lado, hemos podido seguir conociendo a gente.
  • Baños escasos, uno masculino, uno femenino y uno para minusválidos con cambiador de bebés. Ya. No hace falta decir que los tres estaban siempre llenos…….de mamás.
  • Conexión a internet, a través de ONO, pero cada pocos minutos, se desconectaba y tenías que andar poniendo el nombre y la contraseña de nuevo. Teniendo en cuenta que era para lo que era, podían haber dejado la conexión abierta el rato que ha durado el encuentro.
  • La seguridad del recinto. Esto merece un comentario amplio aparte. Por lo que me ha tocado. En un cambio de ponentes, salgo al servicio. Junto con unas cuantas personas más. Cuando voy a entrar a la sala, me encuentro a un energúmeno que no me deja entrar. ¿Cómo? Dice que el aforo está completo. Lo mismo que les está diciendo a varias personas más. Vamos a ver, que hemos salido al servicio, que tenemos nuestra entrada, nuestra identificación, pues que no, que no nos deja entrar. Y de muy malas maneras. Nosotros, cada vez más cabreados, intentando explicarle al individuo que nuestras sillas, con su aforo, están vacías, esperando a que lleguen nuestros culos para ocuparlas. Pues no, tirando de la puerta para cerrarla. Hablamos con alguien de la organización del evento, que va a hablar con el individuo, pero al tipo ese le da lo mismo, él ha dicho que no y es que no. Y de pronto, se pone a dar voces, de muy malas maneras. Que como a alguien más se le ocurra intentar entrar, va a parar el evento. A voces, vamos, que se han enterado hasta las ponentes. La que se ha liado en un momento. Al final, han salido dos personas y decía que dejaba entrar a dos, pero ya nos hemos terminado de meter todos, o eso creo, no sé si alguien se habrá quedado fuera. Vamos a ver, entiendo que desde la tragedia del Madrid Arena, se controle mucho el tema del aforo, que es por nuestra seguridad y tal, pero lo que no entiendo han sido las formas, las malas maneras y las explicaciones estúpidas, de aforo completo, cuando un momento antes estábamos dentro. Esto, no ha tenido nada que ver con la organización del evento, el tipejo este pertenecía al matadero.

También ha habido bastantes cosas buenas:

  • Contenidos de calidad
  • Talleres infantiles: mi princesa, ha estado en un cuentacuentos. Ha estado casi una hora allí, tirándose por el suelo, correteando, y hasta ha pintado con los dedos. Se lo ha pasado pipa.
  • Taller para el príncipe: ha aprendido a hacer un libro pop-up, que ha hecho él solito y nos hemos traído a casa su obra maestra.
  • Tenían una sala con videojuegos, uno de esos que le encanta a mi príncipe. Vamos, casi le he tenido que sacar de allí a rastras, el tío estaba entusiasmado con el jueguecito. Y encima, le han dado una camiseta y hemos rellenado un papel para un concurso del videojuego; príncipe feliz.
  • Nos han dado unas bolsas con muestras de cositas. Y, por desgracia, una le hemos tenido que probar (que majos han sido). Esto ya no he tenido que ver con el evento. Al salir, he quedado con una mami que no era bloggera, jejeje, para enseñarle unos portabebés. Estábamos en un parque, probando mochilas y bandoleras, cuando, no sé de qué manera, el príncipe ha trastabillado y se ha caído al suelo de boca, cuan largo era. Ha sonado un golpazo increíble. Con la mala suerte que llevaba un inhalador para el asma en el bolsillo y se lo ha clavado en el muslo. El hematoma que le ha salido ha sido monumental, pobre, que daño se ha hecho. Y entre las muestras, había una barra calmante para golpes y contusiones, que hemos estrenado de camino a casa, el don de la oportunidad.

Más o menos, este es el resumen del día de hoy. Para mí, lo mejor, haber conocido a muchas de mis bloggeras favoritas (perdón Moi, siempre sale el femenino), compartir risas, cotilleos, momentos que me han llenado de satisfacción. Sé que a partir de ahora, no las voy a leer igual. Porque ahora tienen nombre y cara. Porque ahora las conozco un poco más. Espero que esta amistad que ha surgido en el mundo 2.0 y a la que hoy hemos desvirtualizado, continúe por mucho más tiempo. Y haya muchas más reuniones de estas. Gracias a madresfera por haberlo hecho posible. Y gracias a todos por este día tan estupendo.

1º encuentro blogger

Gracias mamás de Marzo

Hace mucho tiempo que quería hacer esto en público. Tengo muchas cosas que agradecer, a mucha gente. La lista sería muy larga.
Pero ahora, me gustaría agradecer a unas personas muy especiales, a unas mujeres que me han brindado mucho. A unas mujeres, con las que he compartido y sigo compartiendo, muchas cosas en común. Unas mujeres que empezaron este camino como yo, con el embarazo y ahora, somos madres, unas son madres primerizas, otras, como yo, ya repiten experiencia. Unas madres que ante todo, son madres, quieren lo mejor para sus hijos y para ello, no dudan en preguntar, en buscar, en investigar y tampoco dudan en aconsejar. A ellas, va dedicado mi agradecimiento. Sólo una cosa antes de empezar, quiero que me perdonéis si no os nombro a todas, una por una, porque somos muchas y entonces esto no terminaría nunca. Aunque no escriba vuestro nombre, todas sabéis que sois importantes para mí. Y así es la historia:
Hace unos años, nos embarcamos en la idea de tener un bebé. La cosa no resultó tan fácil como parecía, y después de bastante tiempo y unas cuantas peripecias, al fin, conseguí quedarme embarazada. Como todas, recibí la noticia con inmensa alegría. Y también con miedos, dudas, incertidumbres…. Aunque ya tenía un hijo, hacía 10 años de mi anterior embarazo, y para algunas cosas, me encontraba un poco “oxidada”. Estaba de baja médica por embarazo de riesgo, y las mañanas se me hacían largas, sola en casa. Así que, internet era mi salvación. Buscando, buscando, encontré un grupo que se llamaba “las mamás de marzo 2012”, y entré a ver de qué iba. Allí, algunas chicas se habían apuntado y contaban cosas del embarazo. Era Julio, estaba embarazada de pocas semanas, 5 o 6, y me pareció un modo de hablar con otras chicas en mi misma situación. Allí hablábamos de las náuseas, los mareos, los análisis de sangre, la primera ecografía. Chicas con nicks a las que no ponía cara, pero con las que compartía algunas sensaciones. Por desgracia, alguna se quedó por el camino. Y lo que empezó como un modo de pasar un ratillo cada mañana, se fue haciendo cada día más importante. Todos los días entraba al foro, a ver que contaban esas embarazadas a las que poco a poco iba conociendo. Mireia y yo buscábamos formas de conocer el sexo de nuestros bebés, a cual más rebuscada, y nos divertíamos comentando lo que nos salían las predicciones. Los embarazos seguían su curso y algunas veces, comentábamos alguna intimidad. Como el foro estaba abierto al público, nos podía leer cualquiera. Y se me ocurrió la idea de hacer un grupo en Facebook, donde estuviéramos sólo nosotras y pudiéramos hablar de cualquier cosa.
Y así llegó diciembre. Creé el grupo, sin saber si esas embarazadas querrían seguir la charla por allí. Pero sí, empezaron a venir. Y fue una grata sorpresa. Porque de pronto, todos esos nicks del foro, empezaron a tener nombre y apellidos y empezaron a tener cara. ¡¡¡Y a tener barriga!!! Todo se hizo mucho más real. Subíamos fotos de la evolución de nuestras barriguillas, las ecografías de nuestros bebés, nos ayudábamos hasta a elegir nombres. Nunca pensé que conocer a gente por internet fuera “real”. Siempre había pensado que las amistades virtuales eran “de mentira”. Pero no, aquí había mamis reales, mamis con los mismos problemas, las mismas alegrías, los mismos miedos. Mamis increíbles. Mamis que compartían todo. Gracias a ellas, me hice un plan de parto. Gracias a ellas, metí en la bolsa del hospital alguna cosa que había olvidado. Gracias a ellas, compré o dejé de comprar cosas para mi princesa. Gracias a ellas, me sentía tan guapa con mi enorme barrigota.
Y un día, empezamos a conocernos en persona. No todas, claro, ojalá pudiéramos hacerlo algún día. Porque aquí hay mamis de todas partes de España. Pero también de fuera. Hay mamis de Chile, Puerto Rico, México, Andorra y Dinamarca. Quedamos unas cuantas en un centro comercial, con nuestras enormes barrigas, y la gente nos miraba (¿os acordáis, Elvira, Paulette, Marina, Stephy?), como si el embarazo fuera contagioso, jajaja.
Y empezaron los nacimientos. Jolín, se me ponen los pelos de punta al recordarlo. Esos bebés, con los que llevaba compartiendo casi todo el embarazo, empezaban a nacer y todas lo vivíamos como si fuera algo nuestro, porque sí, para mí, todos los bebés son algo mío. Son mis sobrinos. Antes eran mis ciber-sobrinos, pero ya no, ya nada de ciber, ya son sobrinos en toda regla.
Todas nos emocionamos cuando nació Jimena, la primera, antes de tiempo. Cuando Paula se fue al hospital porque tenía unas molestias ¡y estaba de 8 cm!. Cuando el marido de Paulette se olvidaba de relatarnos como iba la cesárea. Cuando Almu nos contó su parto de los mellizos. Cuando nació mi princesa y en cuanto le hice una foto enganchada a la teta, la subí al grupo. Cuando Silvia nos presentó a su pequeño Buda. Todas sufrimos 6 días con la estancia en el hospital de Vanessa. Rocío y Susana coincidieron en el hospital. Y Mayra y Roció se pusieron de parto a la vez, y se hicieron compañía mutuamente, a través del móvil y a kilómetros de distancia…. Los bebés de Vanessa, Cintia y Blanca, decidieron hacernos sufrir, y quisieron ser bebés de Abril.
Y ya hace 11 meses que nació la princesa. Y he tenido la inmensa suerte de conocer a muchas de estas mamis y a muchos de estos bebés preciosos. Susana, que de cafelitos con magdalenas compartimos. Esther, esa merienda con la playa al fondo, que sirvió para embarcarnos en nuestro proyecto. Paula, que me has dado ánimos para hacer mi sueño realidad. Carolina, que haces que la vuelta a casa sea menos pesada, con una paradita por el camino. Y que cada día, me haces saltar las lágrimas de la risa. Esas reuniones que nos montamos, que hablamos de cualquier cosa, como si todas fuéramos amigas de siempre, y nuestros bebés empiezan a interactuar entre ellos, que ilusión me hacen… Iris, Rocío, Marina, Elvira, Susana, Mireia, Ángeles, Nure, Mayra…. Shay, que viniste de Puerto Rico y pudimos conocernos, a pesar del susto del camarero al ver tantos carros de bebés juntos. Y muchas otras grandes mujeres, a las que aún no he visto en persona, pero que me enseñan algo nuevo cada día; Jennifer, la madre más valiente de todas, Paloma, que nos enseñas que sola también se puede, Dani, que a pesar de las adversidades, siempre tienes una sonrisa en la cara y en tus palabras.
A todas, chicas, absolutamente a todas, os quiero dar las gracias. Soy consciente de que a muchas no os he nombrado, pero estáis ahí. Gracias por compartir tanto y tantos ratos, gracias por apoyarme tanto, gracias por tener siempre palabras amables, gracias por estar, a cualquier hora del día o de la noche, cualquier día del año, siempre hay alguna de vosotras dispuesta a escuchar.
Simplemente, GRACIAS. Os quiero. Y quiero a todos los bebés. Estoy orgullosa de ser mamá de Marzo.

A %d blogueros les gusta esto: