No hay mejor lugar que los brazos de mamá

A diario ocurren pequeños accidentes domésticos, pero ¿alguna vez os habíais planteado que una pinza para recoger el pelo podía provocar uno? Pues resulta que yo lo he sufrido en mis propias carnes, más bien en mi propio dedo.

Este es el muelle a presión de las pinzas

Este es el muelle a presión de las pinzas

Ayer jueves por la mañana libraba y estaba con Sara y mi sobrina. Las estaba peinando para salir a hacer cosas cuando ocurrió el percance. Después de ponerle una pinza muy mona en el pelo a Sara, no me gustaba dónde se la había colocado, así que decidí quitársela para cambiarla de sitio. Al apretar la parte superior para abrirla, ese trozo se rompió y el muelle que lleva la pinza dentro se me clavó en el dedo.

De pronto sentí un dolor muy agudo y mi dedo estaba sujeto a la pinza del pelo y esta, al pelo de Sara. Cuando Sara se movía la pinza se me clavaba más y veía las estrellas. Pero como se había roto la parte de arriba, no podía apretar para abrirla y quitársela del pelo. Sara se estaba poniendo nerviosa porque le daba tirones y yo más porque no sabía cómo quitarme eso. Al final hice palanca metiendo unas tijeras por la parte debajo de la pinza y la quité del pelo de Sara. Pero seguía enganchada a mi dedo…

La pinza clavada en mi dedo

La pinza clavada en mi dedo

Os tengo que confesar que como enfermera soy muy buena, pero como paciente, a veces tengo poca tolerancia al dolor propio. El caso es que empecé a marearme con la pinza clavada y me tuve que tumbar en la cama, con los pies en alto y el ventilador a tope, porque sudaba como un pollito. Y mientras las dos niñas muy nerviosas, Sara llorando porque no sabía bien que pasaba.

Cuando me encontré mejor me puse manos a la obra para quitarme la pinza. Pero por más que lo intentaba, aquello no salía. Jolines, si era un trozo de muelle, pensaba yo, debería salir por el mismo sitio por el que había entrado. Pero no había manera y cada vez que la movía me dolía mogollón. Intenté tirar directamente hacia afuera y arrancarme la piel, pensando que sería algo superficial, pero me volví a marear del dolor. Si vale, seguro que no era para tanto comparado con otros dolores, pero yo lo estaba tolerando fatal.

Como veía que aquello no podía solucionarlo sola, llamé a mi madre, sanitaria también de profesión, para que viniese y me echase una mano, no podía conducir con la pinza en el dedo. Un rato después se presentaron en casa mis padres, y menos mal que vinieron los dos, porque aquello no era trabajo para una enfermera, era trabajo para un manitas.

Resulta que el muelle está colocado a tensión, para mantener la pinza cerrada. Al romperse el apoyo de una de las partes del muelle, este había perdido su tensión y se había cerrado sobre sí mismo, no sé si me explico. Lo que pasaba era que un extremo del muelle lo tenía clavado profundamente en el dedo y el extremo contrario había girado sobre el muelle y me estaba presionando el dedo, intentando unirse con el otro trozo. Por eso no era capaz de quitarme la pinza. Menos mal que mi padre vio el problema, se puso las gafas de cerca, cogió unos alicates y mientras mi madre me sujetaba el dedo para que no lo moviese, él quitó el pasador al muelle, la pinza entera se desmontó y el muelle se liberó. Luego, ya sólo tuvieron que tirar para sacármelo del dedo. ¡Qué dolor madre! ¡Cómo una cosa tan pequeña puede hacer tanto daño!

Y esa línea es por donde la pinza ha estado clavada en mi dedo

Y esa línea es por donde la pinza ha estado clavada en mi dedo

Así que desde hoy, he desterrado las pinzas de mi casa. Si, lo sé, puedo ser una exagerada, después de años de usarlas, esta ha sido la primera vez que me ha pasado, pero con una he tenido bastante y más de 15 minutos con un muelle metálico clavado en el dedo han sido suficientes. Recuerdo una vez hace años, una conocida me contó que había comprado una malla de naranjas. Intentando abrir la malla con un cuchillo, el cuchillo se le escapó y le hizo un tajo que necesitó puntos. Desde ese momento, sólo compra naranjas sueltas al peso, nada de mallas. Pues yo ya tengo mi trauma creado, adiós pinzas del pelo, hola coletas y horquillas.

Contadme, ¿habéis tenido algún accidente doméstico así de tonto?

Comentarios en: "Las pinzas del pelo pueden resultar perjudiciales para tu salud" (19)

  1. Por suerte no, pero sólo verlo duele!!!!

  2. Te estaba leyendo esta mañana, y me estaba doliendo el dedo, no llego a entender como ha podido pasar, yo soy super aficionada a las pinzas, de todos los tamaños!!! Ay, menos mal que estaban tus padres casi al lado.😉

    • Pues eso, que yo llevo años usando pinzas grandes y pequeñas y aunque mi padre me lo explicó, tampoco te creas que lo acabo de entender bien… Pero vamos, que menos mal que era una pinza pequeña porque me ha dejado el dedo…

  3. auch, qué dolorcito!

  4. ouch… me dolió… pero imagino el dolor como cuando me corchetie el dedo (engrapé)

  5. Esperó estés mejor

  6. Hasta yo voy a desterrar las pocas que tengo.. si ya las tenía poca confianza ahora menos… el percance que peor llevo es con el cajón de la fruta del frigorífico. Estando en el instituto fui a coger una pieza de fruta antes de irme de fiesta y… me quedé sin salir porque me corté en el dedo pulgar… ¡¡¡qué manera de sangrar!!! no pensaba yo que eso cortaba tanto y de recuerdo me quedó una buena marca. Desde entonces abro los cajones con sumo cuidado.

    • Fíjate, con un cajón!!! Si pasan las cosas más tontas que menos imaginamos…
      A mi las pinzas se me han roto muchas veces, pero hasta ahora nunca de me había clavado una.
      Besitos

  7. Esta visto que te puedes lesionar con el objeto más inofensivo (en apariencia) vaya tela, nunca había oído nada así como lo del cajón del frigorífico tampoco, vaya tela. Yo no suelo usarlas, pero visto lo visto mejor horquillas…
    Un besito!

    • jaja, a mí se me han roto pinzas del pelo un montón de veces y ha sido la primera vez que me ha pasado esto, y como dices, la primera vez que lo he oído. Es cuestión de mala suerte, pero madre mías las cosas que pueden pasar

  8. me duele solo de leerte!!!! pedazo herida te dejó en el dedo!

    • bueno, una vez que conseguimos quitar el muelle del dedo, el dolor pasó rápido. Pero los 20 minutos que estuve con eso clavado…. uffff. Ya es mala suerte, jeje

  9. Siii yo tengo un trauma con cortar un limón! Se me resbaló el cuchillo y me corté taaanto que me pusieron puntos y me dolia mucho porque me entró limón dentro del corte! Aaag aun recuerdo la sensación!

  10. ¡Pero qué pedazo de herida! Mi bichilla se pilló un pellizco el otro día con un de la ropa (no fue nada) y a su padre ya le entraron ganas de tirar todas las de la casa. Mira, pinzas del pelo no tenemos, porque como siempre lo he tenido tan lacio que no me sujeta nada, y después de leerte, menos papeletas para comprarla.

    • Ay pobre, qué dolor con la pinza de la ropa…. La verdad es que las del pelo las usaba más de adorno porque no sujetan pero ya, con la de gomas monas que tenemos, quien quiere pinzas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: