No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Sólo con leer el título, cualquiera pensaría que voy a hacer un poco de publicidad favorable sobre este tema. Pero…no va a ser todo tan bonito como lo pinta el título.

Con motivo del lanzamiento de Carrefour Kids, la nueva línea de productos que ha diseñado Carrefour para los más pequeños, asistí a un evento de presentación para darnos a conocer estos productos. Y para charlar con Rocío Ramos-Paul o más conocida por todos, Supernanny, que nos iba a hablar sobre la alimentación infantil. El evento fue en Little Kingdom que tengo que decir que me encantó. Un espacio bastante grande, adecuado para que los más pequeños jueguen sin riesgos mientras los padres pueden tomar un café y una merienda casera tranquilamente. Un lugar donde hacen talleres y actividades lúdicas y también enseñan inglés. Tienen un castillo de bolas medieval gigante, por el que Sara no paró de subir y bajar. Una percha llena de disfraces de todos los tipos, para que puedan disfrazarse un rato. Y ellos son de lo más amable, pendiente de los niños, de su comodidad y diversión. Una pena que me pille un pelín lejos de casa, sino me hacía asidua a merendar allí de vez en cuando.Carrefour kids

Tengo que decir que yo iba un poco reacia, pues las teorías de esta psicóloga no tienen mucho que ver con mi forma de educar y criar. Ella se basa más en pautas conductistas, con las que se adiestra a los niños a hacer las cosas que los adultos queremos. No he podido ver ninguno de sus programas entero, aunque lo he intentado en alguna ocasión. Siempre me ha parecido que en sus programas cogían a niños “con problemas de comportamiento” y les intentaban inculcar unas normas por medio de castigos, premios y sobornos. Siempre pensando en las necesidades de los padres. No he visto que nadie se parase a estudiar porqué el niño se comportaba de tal o cual manera, quizás había un problema de celos por un hermanito, problemas familiares o alguna otra causa que hiciese que el pequeño en cuestión no se “comportase como quieren los mayores” (nótese que lo pongo entre comillas porque muchas veces a los niños los califican de malos y de mal comportamiento cuando sólo se comportan como lo que son, niños). Bueno, no voy a seguir mucho con este tema porque no es de lo que iba a hablar hoy y además, como en todo, habrá defensores y detractores y habría que estudiar cada caso en particular.Carrefour kids (4)

A lo que iba, que Rocío nos iba a hablar de alimentación. Tengo que decir a su favor que en persona y rodeada de madres no es tan estricta como parece en televisión. Hasta se reía con algunos comentarios que hicieron las madres. Aun así, nos dio algunos consejos para que nuestros niños coman bien que a mí no me gustaron, aunque en otras cosas sí coincidimos.

Según ella, tenemos que crear hábitos y rutinas para ordenar la vida de los niños y para organizar sus cabezas. Bueno, dicho así suena como si nuestros hijos fuesen juguetes de construcción que necesitan de la mano de un adulto que monte sus piezas adecuadamente. Creo que crear rutinas y costumbres es bueno para los niños, pues les ayudamos a tener un orden, pero sin llegar a obsesionarnos y sobre todo, sin hacerles sufrir por ellos. Nunca dejaría llorar a mi hija para que aprenda a dormir, por ejemplo. Así que los términos que ella usa no me parecen adecuados. Además, los niños saben adaptarse y no pasa nada por saltarse las rutinas de vez en cuando.

En este sentido la vi bastante más relajada de como la pintan en la tele: hacer partícipes a los niños de las comidas, eligiendo menús, ayudando a poner la mesa (todo según las edades de los pequeños), y haciendo que la comida sea un momento familiar donde poder hablar y escuchar a nuestros hijos. No obsesionarnos con las cantidades que comen y que las comidas no supongan una cuestión de discusión.

Rocío habló de no obsesionarse con la comida, no estar pendientes y dejar a los niños libertad en cuanto a la cantidad. Cosa que me pareció bastante razonable, la verdad. Pero en el tema de la variedad, ahí no coincidimos. Según ella, los niños tienen que comer de todo y si algo no les gusta, pues presentarle el alimento enmascarado o de forma lúdica o ya bien, con refuerzos y premios. Y digo yo ¿es que los adultos comemos de todo? Porque yo no, hay cosas que ni las pruebo y por muchos premios que me den o mucho que me quieran engañar tapando la comida, no la voy a comer. Entonces, debemos entender que a los niños les pase igual. No hay nada de malo en que los niños rechacen algún alimento. Primero, se puede sustituir por otras cosas parecidas y que sí le gusten. Y segundo, si aun así tampoco lo quieren, pues no se come y ya está. Si no quieren leche, no considero que ponerle encima virutas de chocolate o premiarle con una chuchería si se la bebe sea lo adecuado. Pueden tomar yogures o queso. O pueden alimentarse sin lácteos, los alérgicos evitan alimentos y comen otras cosas y no por ello enferman.

En mi opinión, muchos de los problemas de alimentación que tienen los niños los hemos creado los propios padres. Niños que sólo comen triturado durante años o niños que rechazan muchos alimentos. Pero si nos paramos a pensar, estas cosas podemos evitarlas desde el principio. Nosotros somos los que trituramos las comidas en forma de purés y papillas que luego queremos que dejen; nosotros somos los que les ponemos chupetes que luego queremos que dejen; nosotros los que les enseñamos a beber en biberón que luego queremos que dejen…. Y así podría seguir. Pues con el tema alimentación, si cuando los bebés empiezan con la alimentación complementaria, en vez de triturárselos todo se lo dejamos entero y a trozos, si ya desde pequeños se acostumbran a morder, chupar, probar, tocar, luego no nos encontraremos este problema. Igual que si no nos empeñamos en que coman determinadas cosas. Muchas veces es la insistencia de los padres la que hace que los niños se agobien y no quieren determinado alimento o lleguen a la hora de la comida asustados. ¿Cuántas veces hemos oído eso de que en el comedor del colegio comen de todo y en casa comen fatal? ¿No será porque en el comedor no están pendientes de ellos y en casa les agobian con la insistencia de que coman? Bueno, esto me daría mucho para hablar, ya lo haré en otro post.

Y ahora con respecto a Carrefour Kids, que es lo que fuimos a conocer. Carrefour Kids es una marca orientada para niños entre 3 y 10 años. Presenta una línea exclusiva de alimentos y de productos de higiene, adaptados a los gustos de los más pequeños de la casa. Los productos cuentan con envases atractivos que cuentan con alguna sorpresa para los más pequeños, como juegos y pasatiempos, ideados para su entretenimiento. La presentación de envases atractivos y formatos individuales de Carrefour Kids convierte la merienda fuera de casa en algo más práctico, sencillo y divertido.Carrefour kids (5) Carrefour kids (2)

No pude ver todos los productos que están sacando a la venta. Hay productos de higiene, como las tiritas de dibujos que hacen que curar una herida sea mucho más fácil. O el champú tiene un olor que hace que Sara se quiera lavar el pelo. Además no pica en los ojos. Pero con respecto a la comida, no vi comida saludable, batidos y zumos envasados, que contienen un montón de azúcar y que yo prefiero evitar, gusanitos y snacks… También hay agua, cereales y yogures que conviven con fruta triturada y quesitos. Ellos lo venden como productos para la merienda fuera de casa, pero yo cuando salgo de casa prefiere llevar un sandwich, unas galletas o un plátano, en vez de batidos o zumos.La verdad, eché un poco de menos comida más sana, también se pueden presentar verduras y frutas con envases atractivos. Pero más o menos, esto sigue la línea general de otras marcas y sus comidas para niños. Yo prefiero que mis hijos coman comida de adultos, sin entrar en los menús y las comidas preparadas especialmente para ellos, aunque también reconozco que tomarse un zumo de paquete una vez no les va a hacer daño, igual que comer pizza o una hamburguesa de vez en cuando. Pero bajo mi punto de vista, este tipo de comida no es la mejor para desayunos y meriendas habituales.

¿Qué os parece? ¿Dais a vuestros hijos mucha comida de este tipo?

Comentarios en: "Carrefour Kids y Supernanny: Consejos para una buena alimentación" (19)

  1. Que evento tan chulo, lástima que no pude asistir!!! Gracias por compartirlo 😉

  2. Como siempre, me parece muy sensato todo lo que cuentas y no puedo sino darte la razón. Aporto poco al debate, jajaja.

    Un besazo

  3. Lástima no estar en la charla.. me hubiera gustado escucharla porque yo tengo sentimientos encontrados con ella y no está de más conocerla de primera mano. Sobre lo de la alimentación… pienso como tú… hay que darles sus tiempos. Animarles a probar y que luego decidan si les gusta o no. Y también creo que si nosotros en casa no comemos por ejemplo cebolla no puedo pretender que luego ellos la coman… lo mismo con la fruta.. mi niño no come fruta pero es que yo la odio… pues ya está… si a los adultos no nos obligan por qué obligar a los niños…
    Sobre la alimentación…. toda esa comida preparada para ocasiones puntuales… viajes, cumples, … de normal… pan tostado con aceite, vasos de leche, fruta para el cole o el parque o lo que sea… lo más natural posible y lo menos procesado.. los zumos de naranja recién exprimidos un vicio en mi casa 😉

    Gracias por toda tu información y un besazo

    • En la guarde de Sara un día hay que llevar zumo y otro lácteos. Yo exprimo unas naranjas y otro día un vaso de leche y lo lleva en una botella. No es tan difícil…
      Como dices tu, si no comes fruta no puedes obligar a tus hijos a hacerlo.

  4. A mí esta comida me parece más para darles una merienda una vez a la semana y listo, yo soy más de fruta y sandwiches hechos en casa, la verdad es que me han regalado zumos de esos triturados y la peque nunca los ha querido, de hecho lo ha probado y con un manotazo me ha dejado clara su opinión jajaja
    Me alegro de que pasárais un rato agradable y que Supernanny no sea tan fiera como la pintan, estoy de acuerdo en “como los adultos queremos que se comporten”, son niños, el otro día se lo tuve que recordar a mi madre cuando la peque disfrutaba y probaba juguetes en Imaginarium… en fin!
    Los productos de higiene sí que tienen buena pinta.
    Besotes

    • Pues eso, que son niños y por tiempo limitado. Lucas cuando era pequeño comía muchas menos cosas, no quería probar y ahora prueba casi todo, pues ya está.
      Pero bueno, la verdad es que lo pasamos genial, supernany es más cercana de lo que parece y la comida… Pues para un momento puntual y contado.
      Besotes

  5. Natalia dijo:

    Hola! La verdad es que el tema de la alimentación en los niños por un lado hace quebrarnos la cabeza y por el otro realmente parece algo muy fácil. Yo creo que hay que darle oportunidad al niño a que desarrolle sus preferencias desde pequeños, pero claro, siempre pasará el primer filtro: qué comemos los adultos, porque ellos son espejitos para todo, y si comemos fruta, cereales, bebidas de soja, avena y un largo etc. Será a priori lo que pidan, aparte que si has dado lactancia materna y lo unes a lo que comias en el embarazo, el bebé desarrollará preferencias por esos sabores. Es decir, que pautas para una alimentación sana me parece q se resume en que el niño coma lo mas variado y menos procesado posible y aderezarlo todo con una tonelada de sentido común. Un saludo a todas!

    • Pues sí Natalia, respeto por sus tiempos y preferencias. Y como tú dices, yo opto por lo más natural posible, aunque alguna vez nos lo Saltemos

      • Natalia dijo:

        Hasta en las dietas más estrictas hay un día que puedes saltarte las reglas, cómo no vamos a darle “un día libre” a nuestros peques? No podemos criarlos con reglas militares porque son niños y al fin y al cabo, si nosotras no nos resistimos un día a una chuche, no vamos a crucificarlos porque un día coman una, jejeje

  6. Me encantó el artículo, y totalmente de acuerdo contigo en todo! Yo personalmente soy veg(etari)ana hace más de 15 años por lo que la alimentación sana me importa especialmente. Ofrezco a mi hija de todo menos carne, porque creo, desde mi punto de vista, que no es necesaria. Pero si va a casa de la abuela y ve en la nevera jamón dulce y pide probarlo no se lo niego, eso si, ella misma me pregunta “que es”, yo le explico que es cerdo y algunas veces me dice que no quiere comer Peppa Pig y otras se lo come con un “mmmm, esta rico el cerdito!”. Ella va a saber de donde sale todo lo que coma pero va a decidir sobre qué quiere comer. Nunca le he metido una cuchara en la boca, jamás! Cuando empezó a ponerse derecha en mis faldas y a probar lo que yo comía, empezó a alimentarse por ella misma. Ahora con 4 años come lo que quiere, pero sin insistir en nada especialmente. Ella elige más la pasta, el arroz y menos las legumbres y verduras, pero yo me pregunto ¿Ella sabrá lo que le conviene y le sienta bien, no? Conoce su cuerpo más que yo y ya que los niños nacen tan puros y sabiendo escuchar a su cuerpo (sobretodo si lo respetamos no dejándolo llorar, sin ignorar sus rabietas o permitiendo que se expresen y exterioricen lo que sienten) pues potenciemos ese conocimiento que tienen de ellos mismos para que crezcan sabiendo lo que necesitan. En definitiva, comparto el artículo en el face de Educavida Pedagogía Terapéutica para que las familias puedan leerlo ya que me parece acertadísimo!

    • Muchas gracias por tu aportación y experiencia, claro que los niños saben lo que les conviene, si les respetamos saben alimentarse. Claro, tenemos que cuidar y fijarnos, sin excesos.

  7. Yo he recurrido a los potitos en algún viaje cuando no hemos encontrado otras opciones para la bichilla. La verdad es que los devora muy contenta, pero me los tomo como si fueran comida rápida para ella, de la que no conviene abusar. A mí me tienen loquita con lo de establecer rutinas, al estilo de Supernanny, pero es que resulta que mi bichilla es un espíritu libre, que come y duerme cuando quiere ¿qué puedo hacer yo para reconducirla? De momento no hago nada. Lo mismo me da que se duerma media hora después porque se ha cansado gateando que tenerme que pasar esa media hora paseándola a disgusto porque quiere seguir jugando. Y con la comida igual.

    • Pues eso, que aunque no sigamos reglas extrictas para adoctrinarlos en comidas y sueño, ellos se regulan solos y a su ritmo y sobre todo, con el respeto. A Sara nunca le he “enseñadp” a dormir y unas veces duerme de una forma y otras de otra, pero duerme al fin y al cabo, que es lo que importa.
      Y con la comida, pues lo mismo, saltarse de vez en cuando las comidas sanas por otras envasadas o rápidas, no pasa nada, está claro, pero yo no lo veo como algo para darles de comer de contínuo

  8. Comparto contigo tu idea de la alimentación, yo tampoco me obsesiono, Niño es malcomedor y va haciendo, intento hacerle lo que le gusta porque sé que en el comedor come de todo (y yo no le insisto pero allí sí que se lo come, todo un misterio). Y de cantidad pues días que más, días que menos, él está sano, no tiene carencias y con eso me basta. Para merendar suele comer o un plátano, o un trozo de pan tal cual y fuet. Con Niña no tengo tantos problemas, ella come de todo pero sí que le doy aspitos y sobres de fruta para beber. La bollería y las chuches sí que las evito.

    • Pues sí, cada niño es un mundo a la hora de comer, pero mientras estén sanos, yo tampoco creo que haya que obsesionarse.

  9. Norma Leone dijo:

    Gran artículo Diana, totalmente de acuerdo con todo lo que has escrito !
    Besos preciosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: