No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Hoy llego un poco tarde al Diccionario de la maternidad de Vero, es lo que tiene haber estado unos días de vacaciones. Peroooo, como Vero es así de maja, y como sabe que no nos iba a dar tiempo a muchas algunas a terminar todas las consonantes del diccionario….pues lo ha dejado abierto un ratito más, motivo por el cual, ya he deshecho las maletas y voy a escribir un poquillo.

Quería y quiero, terminar con los sentidos que empecé hace algunas semanas. Pero, la persona que le puso nombre a los 5 sentidos, no pensó que quizás, algún día, en un futuro muy lejano (y en nuestro presente), alguien querría hacer un diccionario con esos sentidos y, ale, ya la hemos liado, Oído y Olfato, las dos con O, oh, oh, oh.

Así que, me quedo con la N de nariz, que no es un sentido en sí, pero es el órgano del olfato, jejeje. Y así, dos palabras en una.

nariz

¿Cómo ha cambiado la maternidad mi nariz? Pues afortunadamente, no la ha cambiado en nada. Porque la maternidad, ha ensanchado mis caderas, engordado mi culo, amichelinado mi barriga y rellenado mis tetas, pero menos mal, que no ha agrandado más mi nariz, porque entonces yo, sería digna de un poema: “érase una Diana a una nariz pegada…”

Mi nariz es prominente, vaya si lo es, tanto, que en el instituto, un chico de un grupito con los que salíamos me llamaba “picota” (claro, que él, feo en todo su esplendor no se miraba al espejo), pero a mí, por aquella época, me acomplejaba bastante. Aunque con el paso de los años y la madurez que se adquiere, el tamaño de mi nariz, pasó a darme lo mismo.

Y ahora, es cuando vamos a hablar del olfato. Porque mi olfato, va íntimamente ligado al tamaño de mi nariz. Lo huelo todo, lo bueno y lo malo. Y creo, que como el resto de los sentidos, se me ha desarrollado con la maternidad.

Durante el embarazo, es conocido que a muchas mujeres se nos desarrolla el sentido del olfato. Pues el mío lo hizo hasta límites insospechados, sobre todo en el primero. Cuando estaba embarazada del príncipe, tuve que tirar todas las especias de la cocina, porque no era capaz de entrar de cómo olía. Y ese hiperolfato, hacía que la mitad de la comida me diera asco, y la otra mitad me daba asco por la hiperémesis que sufrí, así que los primeros meses, adelgacé y todo. Menos mal que el segundo embarazo fue un pelín mejor en ese aspecto (solo un pelín).

Y luego, nacen tus hijos, y tu olfato se especializa. Primero, en cacas. Sí, porque tienes un olfato tan agudo, que hueles una caca de tu bebé aún antes de que la haya hecho. Y con el tiempo, aprendes a distinguir entre el olor a caca y el de un simple pedo, sin tener que mirar dentro del pañal.

Otro olor que no puedes olvidar, es el olor a bebé.  Y a productos de bebé. Con el príncipe, hace 11 años, usaba una marca de productos de higiene, que me encantaba como olían. Pues cuando nació la princesa, me fui directa a esa misma marca y al oler su perfume, inmediatamente, vinieron a mi mente escenas de cuando el peque era muy peque, ratos en el baño, masajes… Dicen que el sentido del olfato es el que mejor nos puede evocar recuerdos del pasado. Y qué razón tienen…

Hay más olores que no pasan desapercibidos al olfato de una madre. Como el de algunas comidas preparadas para bebés. Agggg. No me digáis, que no habéis abierto un potito, de esos de carne o puré o pescado y os ha asaltado un tufazo increíble. Y encima, el bebé en cuestión, se ha zampado el tarrito entero la mar de contento. Por suerte para mí, con el mayor, que era un poco delicado para comer, probé esos tarritos en alguna ocasión, pero creo que le pasó como a mí, y le perdió el olor, porque nunca conseguí que se comiera ninguno, y eso que pensaba que me servirían para un apaño de esos de salir de casa. Y con la pequeña, pues tampoco, pero es que con ella, directamente, nunca, jamás, he intentado darle un puré de esos (de carne o pescado, que de fruta, aunque me pese, si le he dado de vez en cuando, alguna vez que nos ha pillado la merienda fuera de casa). Con la peque lo he tenido mucho más fácil, porque desde que empezó la alimentación complementaria, a los 6 meses, empezó a comer sólidos y comida de mayores, así que salir a comer fuera de casa con ella, da gusto, porque se apaña con cualquier cosa que haya, cosas con olor a rico de verdad.

Últimamente, hay otro olor que se está apoderando de mi nariz. Y es el olor a niño grande. Y un poco descuidado. Empieza la revolución hormonal, y con ello, el olor a sobaquillo, que ya no huele a niño, no señor, ya huele a persona mayor. Y también, empieza la edad del querer escaparse de la higiene personal y tener que perseguirle… menos mal, que cuando los argumentos sobre la necesidad de ducharse a diario no le convencen, el olor de su camiseta sudada justo debajo de sus fosas nasales hace el resto. ¡Bendita nariz!

Comentarios en: "La maternidad de la A a la Z: N de Nariz" (27)

  1. Jo, yo tuve la suerte de no ser supersensible a los olores en el embarazo porque he visto a algunas pasarlo fatal, las pobres… Pero sí que es verdad que ahora, como tú dices, especializas la nariz, jajaja. Me ha encantado cómo los has dicho.

    Ese momento hormonal… qué malo. ¡Me agobia cuando voy en metro, como para tenerlo en casa metido!, jajaja. ¡Ánimo, Diana!

    ¡¡Un beso gordoooo!!

    • uf, yo lo pasé realmente fatal en los embarazos, con las nauseas, los olores y los vómitos. Y ains, adolescencia querida, que altera las hormonas y la percepción que los adolescentes tienen de ellas, jajaja.

      Besitos

  2. UUUUUis…pensé que me estabas describiendo a mi con los michelines y el culo gordo, pero cuando has contado tu anecdota del instituto y al tio feo….he flipado!! a mi me llamó fea un virojoooooooooooooo!!!!! seguro que en su casa no había espejos…manda guevos!
    Bendito olor a bebé…..ojalá no se terminara nunca!!

  3. jajajaja Didi me siento totalmente identificada! Yo tengo un Nazo (nariz) para alquilar balcones y menos mal que no me creció con el embarazo, si no habría sido una nariz con panza!!!
    Ahora a lo nuestro! Es tal cual lo del olfato, durante el primer trimestre creo que en vez de subir bajé de peso, no soportaba ningún olor… era terrible… por suerte fue cediendo con el correr de las semanas pero hubo olores que aún hoy no puedo sentir.
    Después se nos agudiza con el nacimiento, olor a caca, olor a pis, olor a leche cortada o vómito, olor a baba… si hay varios bebés podemos reconocer el olor a caca del nuestro!!! Increíblle!!!
    Después el olorcito a bebé es inolvidable, trato de grabarlo en mi memoria porque fue tan corto el lapso de tiempo y ahora la enana tiene 16 meses, toda una pre niña jajaja
    Siempre fui de un olfato insoportable, siento cualquier olor a lo lejos y eso es un bajón porque me volví muy hincha pelotas de los olores, aunque mi hermanita es peor, no se banca ninguno!!!
    En fin, me encantó tu A-Z de los sentidos porque es cierto que la maternidad nos agudiza cada uno de los sentidos!!! Y además me hiciste reír con cada uno! Sos una genia!!!

    Besotes hermosa! Vivan las narices prominentes!!!

    • Jijiji, así que tu, como yo, nariz importante y olfato exquisito…. A mi me molestan mogollón los olores, sobre todo los corporales, por eso estoy siempre encima de Lucas, porque la adolescencia parece que los vuelve cochinetes….
      En cambio, el olor a bebé, ese lo atesoro por siempre.
      Besazos narizotas!!! Jajaja

  4. Yo no entiendo como los potitos huelen tan apestosamente mal. ¿Es que a los niños no les incomoda el olor?

  5. Hola guapa!

    La verdad es que a mí también se me desarrollo mucho el olfato. Además curiosamente yo que he sido fumadora desde hace mil años, el olfato era un sentido que lo tenía atrofiado totalmente. Y al quedarme embarazada, por arte de birli birloque empecé a oler lo que no está en los escritos…

    Luego cuando terminé con la lactancia y me di al tabaco otra vez (durante el embarazo y lactancia no fumé) igual que vino se me fue…

    Me identifico mucho con el cambio corporal, nuestras caderas no vuelven a ser las mismas, las cutumelias ya ni te digo… No me atrevo a hacer la prueba del boli, porque no me quiero deprimir… jajajajaja

    Un abrazo guapa y bienvenida!!!

    • Jajaja. La prueba del boli!!!!! A mi seguro que se me sostiene, jajaja.
      Yo fumaba pero lo dejé hace bastantes años y ahora no soporto el olor a tabaco, fina que es una.
      Besotes guapa

      • Schhhhh no desveles nuestro secreto…

        Yo me he vuelto un poco intolerante… Cosa que agradezco. Creo que en el fondo es lo que me ayuda a no recaer. 😉

  6. Ajajajajajaaaa Eres mi Cyrana!!! Pero por tu talento!!! Qué lote de reír… Vas a desarrollar sexto sentido!?? No me lo pierdoo
    Un besazo!

    • Jajaja, en ello estoy, dándole vueltas a la cabeza, a ver que sale.
      Besazos y disfruta de la playa!

  7. Jajajaja!!! Qué bien te ha quedado!!!
    Los olores en el embarazo son un horror, aunque yo no llegué a tener que tirar nada…

    Me encanta que aunque haya sido en el último momento hayas llegado!!!

    Un besazo!!!!!!

    • Jajaja. Gracias!!! Ahora tengo que llegar a leeros a todas, pero como hay tiempo……
      Besitos y cuida ese piececito.

  8. Ais Diana……. Estos embarazos que dejan esas huellas inborrables……en mi caso lorzas, barriga a lo blandiblu, tetas impresionantes, caderas a lo cómoda isabelina…….

    Olores….. Yomfue el pollo…..no pude en ninguno de los dos embarazos ni olerlo, ni comerlomni cocinarlo ni comprarlo…….

    Ni pechugas, ni alitas, ni na de na…. Todo lo relacionado con aves fuera de mi vista y de mimolfato…..

    Besillos

  9. Mi pareja son 3 hermanas, y una de ellas tiene un boniato por nariz. Heredado ese boniato de su madre. Una de las cosas que más preocupaba a todas las hermanas y a su madre era la nariz de los bebés. Ni nuestros dos, ni las dos de su hermana mayor la tienen. En cambio, el hijo de la pequeña… no llega a boniato, pero se le acerca…
    Mi pareja parecía un perro de presa, era capaz de saber donde estaba yo solo levantando la nariz. No veas que mosqueos… cada día tocaba ducha y a veces hasta dos diarias.

    • Jajajaja, pobres bebés con boniatos, ains madre.
      Si es que desarrollamos unos olfatos, que cualquiera se escapa de la ducha!!

  10. Jajaja, chica, lo de los olores en las madres tiene que ser un super poder, porque sino, no me explico como podemos oler cosas antes de que pasen. Mi marinovio tiene una nariz, narizota, pero mis hijas tienen una nariz normalita, o al menos eso creo, pero claro, las veo con ojos de madre, y ellas son bellas, le pese a quien le pese.
    Lo del olor de niño mayor, 11 años son ya muchos!! Jijiji

    • Jajaja, a mi también me encantan las naricillas de mis pequeños (o mayor) y me encantaría que siempre fueran naricitas, jejeje
      Besitos

  11. El olor a bebé es lo más maravilloso del mundo, a qué sí? Con mi P todavía me gusta abrazarla y olerla, es increíble, pero poco a poco ese olor especial va desapareciendo, jejeje. con los embarazos, no tuve muchos problemas con los olores salvo un par de perfumes y poco más, menos mal, pq ya lo que me faltaba, jajaja. Y lo del olor adolescente, jejeje, qué bueno, antes de lo que me imagine ya lo tendré yo en casa. Un besazo!

  12. jajaja!! Me he reído mucho tu post y por supuesto me ha traído recuerdos, a mi por ejemplo me encantaba los olores de las comidas, me gustaba pasar en medio de edificios o casas y oler lo que cocinaban otros, no soportaba entrar a un bar y oler a fritangas, pero eso tampoco lo soporto ahora, sin embargo me encantaba entrar a restaurantes con los olores típicos de asados. Sentía la necesidad de pasar por delante de las pastelerías tan sólo para oler, no soy amante de dulces, pero ese olor…me relajaba mucho. Jajajaja, pensarás que estoy fatal
    En cambio no podía oler el olor a café, ni tan siquiera verlo y eso que soy de las que se toma al menos 2 cafés al día y sólo, pero en los embarazos…tan sólo el olor me producía ganas de vomitar.

    • Que gracia, como somos cada una de diferentes con nuestros embaraazos. Yo reconozco que he sido demasiado delicada, aggggg.

      Por cierto, ¿has estado de vacas? Muchos días sin saber de ti.

      Besitos

  13. Guapas, saludos desde México. Las damas con o sin embarazo tienen un super olfato. Mi esposa desde 15 metros me decía: “Ya te echaste unas birrias (cervezas) verdad cab….”. Aaah que tiempos aquellos. Hermosos los bebés, hermosas las mujeres. Saludos desde mi trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: