No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Esta semana, Una mamá muy feliz, nos va a contar un poco más acerca de la maternidad.

Esta semana me había abandonado un poco la musa y la santa siesta de mi tesoro, no sabía que escribir ni tenía tiempo de pensarlo siquiera, pero leyendo una revista, vi esta frase (no me hagáis mucho caso, porque la verdad es que la revista en cuestión pasaba por allí y la cogí sin más, pero creo que es el título de un capitulo de una serie) y no me digáis que desde que sois madres, esas tres palabras no forman una parte muy importante de vuestras vidas.

En el caso de los bolsos, ¡me tienen agobiadísima! (tono susurro: si mi madre o mi cari leyeran esto pensarían que se me está yendo la cabeza, shhhh). Siempre me han encantado los bolsos, no puedo remediarlo. De pequeña, mi madre muy feliz, estaba muy preocupada porque pensaba que mi brazo izquierdo se me quedaría pegado al tronco de llevar siempre debajo su monedero… ¿me vendrá de ahí la tendinitis de codo?

Conforme fui creciendo y llegando a la “edad del pavo”, me gustaba presumir de un bolso con cada modelito, eran de los que no cabían nada, tipo bandolera, ¡qué recuerdos! Aún tengo la marca del quemado en el cuello del roce del cordón. En mi época universitaria, siempre llevaba una mochila con prácticamente mi vida dentro, lo que hizo que al acabar la carrera y al desprenderme de ese lastre, aborreciera por completo llevar bolso… ja, pero no comprarlos. ¡Si es que me encantan los bolsos! Por cada uno que me compro ya tengo preparada antes la excusa perfecta del porque no lo llevo. ¡Cómo disfruté colocando la bolsa del hospital antes de que naciera mi tesoro!, lo sacaba y metía todo una y otra vez y allí estaba preparada más de un mes antes… y allí se quedó mientras yo iba para el hospital, pero esta vez ni excusa me dio tiempo a preparar. Ahora con mi bebé muy feliz no puedo salir sin bolso, que más bien es el baúl de la Piquer, bueno que os voy a contar; que si pañales, una mudita extra o dos, otro par de zapatos por si pierde alguno, dos botellitas de agua por si se vacía encima una, de ahí la segunda muda extra, pañuelos…Y si ya vamos a comer fuera ¡parecemos vendedores de enciclopedias con tanto bolso!

A pesar de ser muy calculadora y metódica, siempre he pensado que no hay mejor forma de fastidiar algo que planearlo. Pero con la maternidad, ¡no puedes dejar nada a la improvisación! Mis amigos por fin han entendido que ya no nos pueden llamar diciendo –os esperamos en tal sitio, y en un plis allí nos plantábamos, ahora necesitamos mínimo 24 horas de antelación…para preparar entre otras cosas tanto bolso. Y ya no solo salir, hasta para las necesidades más básicas, como es ir a hacer pipí, tengo que buscar un hueco…a ver, a ver justo después de la fruta, cuando mi tesoro aun permanece en la trona me puedo escapar un segundo. Y para otros menesteres a los que hay que dedicarle más tiempo pues ya tendría que esperar el fin de semana que papi se puede hacer cargo un mo-men-ti-to, ¡vamos, digo yo!

Y por último las manchas…ay las manchas… ¡amargan la existencia! Empezamos con los escapes caquiles, que para hacerlo tan tímidamente, disimulando, por el filillo del body… ¡échale nudillos para sacarla! Y luego con ese miedo que te meten en el cuerpo…

-nooooo, la ropa de bebé solo se lava a mano, con jaboncito neutro

-¿y suaviz…?????

-¡¡¡¡¡¡¡¡¡nooooooooojamás!!!!!!!!!!!

Como para preguntarle por la lejía… ¡directamente me exorcizan!

Progresivamente los escapes van siendo directamente proporcionales a la materia en cuestión, y si seguimos con el “jaboncito neutro”…mal asunto, ni te molestes, directamente tira la prenda.

Cuando llegaron las manchas de la alimentación complementaria, le planté cara a esas descaradas que me desafiaban continuamente, ¡no hay producto en el mercado que no haya probado! cualquier día se me desintegra la ropa o directamente explota la lavadora…ahora que me queda todo como un jaspe.

pintuuuuuuuura

 Uy que tarde, os dejo voy a ponerme mi vestido impoluto de manchas, colgarme mi bolso y me voy que he hecho planes con mi tesoro… ¡ayyy! ¡Soy Una mamá muy feliz! Hasta la semana que viene.

Comentarios en: "“ La maternidad te llena… de bolsos, planes y manchas”." (18)

  1. Cuánta razón hay en este post. Yo en especiaL me identifico con los bolsos. Cada vez que salgo parece que voy de viaje, jajaja

  2. Los bolsos son una perdición. Yo he perdido la cuenta de los que tengo y creo que nunca podré tirar uno de estar muy usado o muy viejo porque no me da tiempo ni de desgastarlos cuando ya me he comprado algunos más.

    • Una mamá muy feliz dijo:

      Otra como yo!!!! pues ve haciendo hueco para lo que se te avecina…jejejej

  3. Miner dijo:

    Tremenda, como siempre. Pues chica yo soy de piñón fijo, me empeño en un bolso y no hay manera de cambiarlo, yo creo que más que nada por no hacer la mudanza de tooodo lo que llevo dentro, Mary Poppins a mi lado era una aprendiz. Que alguien necesita una barra de pegamento, la llevo, y si Nerea se pone a hacer manualidades? Que se necesita el tomo V de “ole yo y la madre que me parió” pues…. no lo tengo, pero justo porque el otro día cambié de bolso…jejeje. De las manchas ya ni hablo y mi puntualidad quedó como alguien a quien recuerdan con cariño: te acuerdas cuando Miner era puntual? ayss que jóvenes éramos..jajajaja.

    • Una mamá muy feliz dijo:

      Gracias Miner, tremenda tu subiéndome a mi el ánimo!!!
      Pues a mi me dicen “la ferretería” porque llevo hasta destornilladores…oye que de más de un apurillo me han sacado!!!!Y no me importa cambiar de bolso porque tengo de todo en todos, jejejej, en cuanto al baby se refiere…
      Gracias por leerme apañá

    • jajajajajajja, como me encantas!!

      • Una mamá muy feliz dijo:

        si Diana, y tb llevo una radiografía en el coche…que tb me ha sacado de más de un apuro, jajajajaj, es que soy Una máma muy feliz y muy precavida…yo y mis manías…si, un día escribiré sobre mis manías, jajajaj

      • Necesito saber lo de la radiografía también!!! Jajajajaj

      • Una mamá muy feliz dijo:

        jajajaj, ya te contaré ya lo de la radiografía, lo incluiré en algún post.

  4. susana dijo:

    Muy bueno Mama muy feliz, totalmemte identificada, lo q pasa q ya ,poco a poco, yo al memos voy reduciendo el equipaje,

    • Una mamá muy feliz dijo:

      Susana pues ya me dirás como lo haces porque yo cada vez llevo más equipaje, que pereza salir de casa!!!!Solo vamos a casa de mi madre porque allí tenemos de todo, jajajaj.
      Parezco un burro de carga!!!!
      Besos guapa.

  5. Nataly dijo:

    Es verdad… cuando somos mamás nos queda poco tiempo para hacer las cosas pero es bueno compartir nuestras vivencias con otras mamás. Me encantaría que hicieran parte de esta comunidad: https://www.facebook.com/Babysec.Col para que aprendamos juntas 😉

  6. jajaja… Me ha encantado leer este post a mi también me encanta los bolsos, pero no siempre fue así he de reconocerlo! jajaja.

    Respecto a la improvisación, Uf!! yo creo que hay mucho cuando eres madre, ya que los planes en cualquier momento cambian jajajaja…

    Y Para las manchas te recomiendo: Quitamanchas “Beltran”, yo lo compro en el mercadona y es mágico, menos con la pintura jajajaja en mi blog le dedico una de las primeras entradas y tengo un enlace a su página, no gano nada con ello, pero me gusta compartir con otras mamás mis buenas experiencias.

    Un abrazo

    • Cuando somos madres, improvisamos cual Mc Giver, jejeje. Y gracias por el consejo del quitamanchas, no lo sabía!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: