No hay mejor lugar que los brazos de mamá

La alergia es una reacción exagerada del organismo a una sustancia. En una alergia alimentaria, el organismo reacciona ante las proteínas de un alimento, por contacto, ingestión e incluso inhalación. Tener una alergia alimentaria no es ninguna tontería. Una alergia de este tipo, si está mediada por Inmunoglobulinas, pone en riesgo la vida del que la padece.

A los 9 meses descubrí que Lucas era alérgico al pescado. Estábamos los dos solos en casa, cenando. Se comió un trozo de gallo a la plancha y enseguida lo escupió llorando (no era la primera vez que lo comía). Pensé que se había quemado así que el siguiente trozo lo soplé bien, pero de nuevo la misma reacción. No insistí más, de lo que me alegro infinito. Me giré un momento para prepararle otra cosa de comer y al momento allí estaba mi pequeño, con los ojos medio cerrados, los labios hinchados, el cuello lleno de habones. El susto fue mayúsculo y el camino hasta el hospital terrible, conducir mientras sabes que tu hijo está fatal y no puedes verle. Desde entonces, hemos tenido muchos sustos.

Muchas alergias diagnosticadas en la infancia suelen resolverse a los largo de los años, por suerte para el paciente. La alergia al pescado, por el contrario, es de difícil curación y muchos niños alérgicos seguirán siéndolo en la edad adulta.

Con Lucas el peregrinaje por la alergia ha sido duro y complicado. Con 14 años sigue siendo un niño muy alérgico.

En el colegio tuvimos bastantes problemas. Es cierto que cada vez hay más niños alérgicos y que los colegios están cada vez más preparados para este tipo de situaciones. Pero la realidad es bien distinta. Si eres madre/padre de un niño alérgico sabrás de lo que hablo. Evitar un alimento parece sencillo, pero no siempre lo es. Es fácil que el niño no coma merluza. Pero ¿qué ocurre cuando la comida lleva el alérgeno oculto? La familia de un niño alérgico se vuelve experta en leer etiquetas, cosa que no siempre ocurre en los comedores escolares. Fríen empanadillas de atún y ahí van, en el plato de tu hijo y al rato te están llamando para que vayas corriendo. O una rica paella….a la que han puesto como ingrediente estrella, caldo de pescado. Cada mes, la circular del comedor era estudiada exhaustivamente, para ver todo lo que podía causar alergia al niño. Aun así, a pesar de que en el comedor aprendieron a evitar esos alimentos, seguimos teniendo sustos: comidas cocinadas con aceite de haber frito pescado; niños de poca edad comiendo unos al lado de otros y salpicando accidentalmente comida al plato de mi hijo… Después de unos años y varios sustos que nos hicieron acudir a urgencias, terminé quitándole del comedor.

No solo en los comedores escolares hay problemas. Comer fuera de casa a veces es una misión de riesgo. Un verano antes de nacer Sara, nos fuimos de un restaurante. El niño quería croquetas que evidentemente, freían en la misma freidora que todos los fritos y no querían hacérselas en una sartén. También se negaron a hacerle patatas fritas en aceite limpio exclusivo para él. Así que muy ofendida, me levanté y nos largamos. Por suerte, en la mayoría de los sitios, en seguida se ofrecen a hacer comida especial para Lucas y no hay problema. Otra vez en otro bar, Lucas pidió un sándwich mixto, ¡un sándwich mixto! Pan de molde, jamón y queso, ¿qué problema podría haber? A los pocos bocados empezaron a picarle los labios, a hincharse, a tener urticaria…Interrogamos al cocinero y resultó que había tostado el pan en la misma plancha en la que hacía el pescado. ¡Alucinante! Podría contarte cientos de anécdotas y de sustos.

Y de pronto tu pequeño alérgico se hace mayor y quiere irse de campamento de verano con sus amigos. Y tú vives una semana con el corazón en un puño, deseando que no te llame nadie a la hora de la comida. Por supuesto, él va cargado con la adrenalina autoinyectable y los monitores te han asegurado que controlan de alergias, pero hasta que vuelve sano y salvo, el susto no te lo quita nadie. Este verano…va a irse 11 días de campamento en Julio, a ver cómo lo llevo.

A pesar de todos los controles, de estar pendiente de todo, hay veces que algo se tuerce. Y así nos pasó el viernes, que pasamos la tarde en urgencias. Y lo peor de todo es que fue culpa mía. Un despiste y mi hijo tuvo una reacción alérgica moderada. Al recoger a Sara del colegio fuimos a los precocinados a por un pollo asado. Allí Sara decidió que quería un San Jacobo y se lo compré. Sólo para ella, pues tengo claro que Lucas no puede comer ningún frito fuera de casa. Ya en casa, Sara sólo se comió la mitad y dejó el resto en el plato. Yo esa noche trabajaba y estaba deseando irme a dormir un rato para aguantar toda la noche despierta, así que dejé el plato en la mesa. Cuando Lucas llegó del instituto, además del pollo, vio el San Jacobo en el plato…y se lo comió. Media hora después me despertó con un fuerte dolor abdominal, diarrea y varios vómitos, además de tener la tensión baja, estar pálido y mareado. Pensé que sería una gastroenteritis. El pobre, hecho polvo como estaba se tumbó en el sofá y se quedó dormido. Un rato después, estaba lleno de habones. Las orejas y los labios se le habían hinchado, tenía sibilancias al respirar, los ojos rojos, el cuello, las axilas y todos los pliegues estaban llenos de urticaria. Cuando caí en los restos de San Jacobo que habrían frito en el mismo aceite que el pescado de los precocinados, se me cayó el alma a los pies. Tanto control, tanta educación sanitaria y se había puesto así por mi culpa. Le di medicación, tomó broncodilatadores y nos fuimos a urgencias donde acabaron de curarle. Por suerte la cosa quedó en un susto, una reacción alérgica moderada con afectación respiratoria, gastrointestinal, urticaria y angioedema y a las 9 de la noche toda la alergia había revertido y Lucas se encontraba bien. Y eso sólo por comer algo que se había cocinado en aceito contaminado con proteínas de pescado. No quiero pensar qué habría pasado si hubiese comido pescado.urticaria

La alergia alimentaria en una cosa muy seria. No podemos bajar la guardia ni un momento. Los accidentes existen y hay que estar preparados para ello. Ojalá sea el último accidente en mucho tiempo.

Comentarios en: "La vida de un niño alérgico a alimentos" (15)

  1. Sé de lo que hablas. Uno de mis hijos es alérgico a un millón de cosas. Para mí lo más duro fue dar con TODAS aquellas alergias y que dejaran de decirme que el niño tenía reflujos. Después concienciar a todo el mundo de lo que es una alergia cruzada, de lo que es una traza. Una vez superado esto comenzamos a rodar. En el cole tengo mucha, mucha suerte. He hablado personalmente con la cocinera que me ha enseñado cómo trabajan con alérgicos (su espacio especial y cómo hacen su comida primero y la tapan y apartan para que no se contamine con el resto. Cuando le ha surgido una duda me ha llamado o me ha mandado un whatsapp. Estoy muy contenta, la verdad.
    Ánimo. Es complicado y lo más difícil es hacer entender a la gente que es cuestión de vida o muerte. Es duro, pero es así.

    • ¡Me alegro de que en el cole sea “tan fácil”! Porque eso te deja mucho más tranquila. Ya podrían aprender muchos sitios…

    • Pues la verdad es que me alegro mucho que en tu cole tengan tanto control, con la de sustos que nos llevamos nosotros…. Suerte que ya come en casa y aun así mira qué cosas pasan.
      Es difícil esto de las alergias. Lo que más me sorprende es el control que tienen los niños desde bien pequeños verdad?
      Suerte con tu hijo

  2. En casa hemos tenido alergia a la leche. Lo bueno es que ha sido no mediada y por el momento, si no se transforma en mediada, no tendremos sustos de estos, lo que es un paso muy grande. Pero es cierto que falta mucho por hacer. Lo peor de todo es que, aunque hay una ley para intentar evitar que te metan oculto algún alérgeno, muchos sitios no lo cumplen, y lo que es todavía más terrible, que en algunos sitios lo dices y parece que no les importa y que eres una exagerada. ¡Mano dura con esto es lo que hace falta! Un besazo, reina.

    • Muchos de los sustos que hemos tenido han sido por manipular incorrectamente los alimentos, pero claro, siempre exagerando…. Te miran así cuando no conocen de verdad lo que es una alergia y las consecuencias que puede tener una reacción.
      Espero que de soluciones vuestra APLV.
      Un beso

  3. Parece que mi comentario se ha ido al infinito, jajaja, porque no lo veo. Intento reproducirlo. Decía que en casa hemos pasado por la alergia a la leche de vaca, ¡que todo lleva leche, la madre del cordero! Por suerte es no mediada, de modo que no nos llevamos estos sustos que tú cuentas, lo que ya es un paso muy importante. Pero es cierto que falta muchísimo por hacer. A pesar de la ley que hay para que no haya alérgenos no declarados, en muchos sitios no lo cumplen, y lo que es peor, cuando lo dices les da igual y te tachan de exagerada… No se dan cuenta de que están jugando con la vida de las personas. En fin… Yo creo que hace falta más mano dura, es la única manera de que se pongan las pilas. Que es algo muy serio: con la salud de la gente no se juega.

    Un besazo, reina.

    • Y encima eso, que todo lleva leche!!!!
      Tu comentario salía pendiente de aprobar jajaja, no sé por qué unos se publican inmediatamente y otros de quedan pendientes…. Besos

  4. Te entiendo perfectamente porque con la pequeña hemos vivido todo eso. Un sinvivir y una continua inseguridad ante todo lo nuevo y más si era fuera de casa. Y también tuvimos “accidentes” en los que la culpable había sido yo por… relajarme un poquito. Pero somos humanas y es normal que algún día nos pase. Lo bueno es que aprendemos (y ellos también) y luego es difícil que se repitan. Muchos besos y ánimo

    • Gracias por los ánimos, la verdad es que me sentí fatal por el error. Mira que en mi casa casi no entra el pescado…. Un abrazo

  5. Patricia dijo:

    Soy madre de una niña alérgica a la proteína de leche de vaca y al huevo, lo ha sido al guisante y a la lenteja. No puedo expresar lo que he sentido al leerte. Gracias.pap

  6. sinunpar2016 dijo:

    Soy madre de dos niños alérgicos de 6 y 7 años ( ambos al huevo, y el pequeño incluso por inhalación – como muy bien comentas tu -además a frutos secos y legumbres, eso solo las alimentarias, 18 en total si sumamos las ambientales, pelo de perros y gatos y hasta el hongo de la humedad!!! )
    Quiero darte las GRACIAS por explicar tan bien lo que supone una alergia severa.
    Hace falta muchísima información para que ALGUNAS personas que no tienen esta enfermedad sean capaces de comprender lo importantisimo que es tomar todas las precauciones posibles. EVITAR EL ALÉRGENO es lo único que funciona, y por eso pedimos que (sobre todo en edades más tempranas) no se tome el alimento en presencia del niño ( tocar por error la cuchara de un compañero, que lo besen sin haberse lavado antes, etc… Son RIESGOS EVITABLES)
    Me encantaría que escribieras sobre las implicaciones que a nivel SOCIAL tienen las alergias severas a alimentos comunes: salidas con amigos, cumpleaños, fiestas, visitas a casas de no alérgicos, etc)
    Mucho ánimo con el tema y de nuevo MUCHÍSIMAS GRACIAS POR TU TESTIMONIO!!!!
    Nos sentimos absolutamente reflejados.
    Un abrazo, ZJL.

    • UF los besos después de haber comido el alérgeno….anda que no nos ha pasado veces.
      La verdad es que la vida de un alérgico está bastante condicionada, como enfermera y como madre de alérgico, seguiré abordando el tema.
      Muchas gracias

  7. No sabes cómo te entiendo. Mi hijo pequeño es alérgico s toda la fruta menos la naranja el limón y la sandia, a los frutos secos, al marisco, a la lechuga, las berenjenas, a las almejas y demás bivalbos, … ¡Y eso sólo son las alergias alimenticias!
    Y claro al final no me fío de nada, de comer fuera, de hacer entender en los restaurantes que no me pueden trasvasar la comida de plato si no que me tienen que hacer una nueva, que al nene se le cierra la glotis y se ahoga, que no le salen manchitas ni un eccema en la piel.

    Despites nosotros hemos tenido a veces, sobre todo cuando descubríamos a las malas que era alérgico a algo más y to me he hartado de llorar solo de pensar que lo he puesto en peligro sin querer.

    La cocina y todos los cacharros se friegan con precisión milimetrixa y a los desconocidos/familiares y amigos oro cuidadosos les tengo dicho que ni besis ni dar la mano ni nada hasta que me asegure de que son no peligrosos. Si ya me tachaban de despegada por no obligar a la nena a dar dos besos a todo adulto que se cruzase s la redonda ahora sencillamente me han plantado el san Benito de Arisca y a mi plin pero me sorprende lo poco en serio que se toma las cosas la gente.
    Como son niños,…

    ¡Claro, como son niños no necesitan oxígeno! Me dan ganas de responder.
    Gracias a dios no come en el comedor si no que vienen a casa, aunque en el colé me ofrecieron que si me quedaba más tranquila siempre les podía llevar al niño con su fiambrera, pero para hacer eso, que coma en casa que está más a gusto y a mí hacer más paseos ya al cabo del día, con sus cosas y la de la hermana,…

    Lo cuisoos es que en mi familia no hay nadie alérgico y me ha pillado de nuevas. Sí que es cierto que mi marido, el padre vamos, se pone fatal con lo típico, la primavera, el polvo t el polen.

    De momento no nos atrevemos s hacerle más pruebas porque lo pasó fatal en su momento y seguimos el método de no salirnos de lo que le va bien pero el pobre ve las cosas que comen sus primos y llora como un desesperado, lampando pr comer chocolate (que solo encuentro uno que no tenga ni pueda contener trazas de frutos secos a precio de oro y en tiendas Gourmet). Pero por lo menos ya lo sabemos, podemos reaccionar bien y llevamos siempre en el bolso la adrenalina y él urbason.

    Lo peor de todo es aguantar a mi suegra, que porfia que esto viene todo de que le di el pecho, que la hermana que la criamos con biberón esta como una rosa y yo la mataría !!

    Un besito a todas madres sufridoras con niños alérgicos!

    • Es muy duro ver que tu hijo tiene tantas alergias y tantos problemas para relacionarse. Como dices, la gente que no lo vive de cerca no lo entiende y no le dan la importancia que merece.
      Mucho ánimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: