No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Ha llegado el día. La vuelta al curro. Ese día tan temido. El día en el que tengo que dejar a mi 2 hijos, uno en el cole, contento y feliz, y a la otra en la guarde, triste y asustada.

Cuando sonó el despertador no podía ni abrir los ojos. Es increíble como funciona nuestra mente. Muchos días me he despertado a las 7, porque la peque se despertaba. Cuando conseguía que se volviera a dormir, yo ya no podía conciliar el sueño y me levantaba, fresca como una lechuga, a hacer cosas. En cambio, hoy, maldito despertador, he ha dejado el cuerpo fatal…. Una hora y media después hemos salido de casa, preparados para afrontar el primer día de trabajo. En el coche, la peque ya iba diciendo “cole, nene, no” y yo con la sonrisa forzada, tanto en la cara como en la voz, hablándole de lo bien que lo iba a pasar, que iba a jugar, a bailar, a pintar…. A dado lo mismo, cuando nos acercábamos, me ha abrazado fuerte y ha empezado a llorar. Y así la he tenido que dejar, llorando angustiada. Me he ido con un nudo en el estómago y con una angustia….

Luego, en el trabajo, y como adulta que soy, he manejado muy bien mis sentimientos. He visto a un montón de compañeros a los que no veía hacia tiempo, me he puesto al día, he arreglado papeles y he trabajado, evidentemente. Acordándome de mi peque cada dos por tres, pero al estar entretenida, y sobre todo, sabiendo que era poco rato,  se me ha pasado bastante rápida la mañana. Como me he pedido reducción de jornada, antes de la 1 estaba montada en el coche, deseado ir a por mis peques.

Ir a por Sara ha sido más duro que otros días. Se ha puesto a llorar en cuanto me ha visto y así ha seguido mucho rato después. La profe dice que cuando ella tiene que salir a algo, ir a por otros bebes que llegan, cambiar pañales, preparar desayunos, Sara se angustia y se pone a llorar. Solo se tranquiliza cuando esta con ella, pero no le puede prestar dedicación absoluta, claro, lo entiendo, pero me resulta tan doloroso imaginarme a mi niña pequeña en mitad del aula, sintiéndose perdida y asustada, llamado a su mamá y sin nadie que la consuele…..

El caso, la he recogido y se ha abrazado a mí, fuerte, pero sin mirarme. La he llenado de besos y dulces palabras pero no me hacía ni caso. Eso sí, no quería soltarme tampoco. Como venía en coche, la tenía que poner en su silla, pero ella no quería. 25 minutos intentando convencerla, que teníamos que ir a por el hermano, a casa a comer y dormir, pero nada, intentarlo era como si la silla diera calambre. Y yo, con mi paciencia y mi ternura infinita, sabiendo que estaba triste y solo quería estar conmigo….y pensando que el mayor salía del cole y yo no estaba. Al final, la he tenido que sentar a la fuerza y me he sentido fatal, porque ha ido con un berrinche todo el camino. Y mi pobre mayor, en el portal de casa esperándome desde hacía un rato.

En casa las cosas no han mejorado nada. Ni soltar el bolso he podido, vestida de calle, con ella en la bandolera, he calentado la comida, he puesto la mesa y he medio comido, porque no quería ni oír hablar de la trona, solo quería teta de mamá. La he soltado un segundo para levantar la mesa y se ha tirado al suelo de espaldas, con cabezazo y pataleo incluido. Cuando hemos ido a dormir la siesta, pensaba que caería rendida en el acto, pero noooo, también ha habido sesión extra de llantos, tortazos, patadas, gritos…. No quería que la cogiera ni la tocara, pero tampoco quería que la dejara sola y me fuera. ¿Qué le ha pasado? ¡Nunca la he visto así, tan exageradamente enfadada! Al final, sin camiseta, haciendo piel con piel y paseando en la mochila, he conseguido que se durmiera. Un rato. Mucho menos de lo acostumbrado.

Evidentemente se ha despertado llorando, pero no triste, parece enfadada porque me pega. Claro, cuando le digo que no se pega, se pone a llorar otra vez, ahora triste y desconsolada. Vaya tarde. Solo ha tenido un par de ratos buenos comiendo chocolate y gusanitos y luego, a la hora del baño.

¿Todo esto es por la guardería? ¿Por qué iba a ser sino? Lleva una semana bastante tristona, se enfada por nada, está más demandante, pero hoy ha sido exagerado. Hoy ha sido el primer día que se ha quedado más rato en la guarde. Y aunque ella no entienda de horas ni relojes, seguro que más o menos, ya sabía cuando iba a entrar yo por la puerta a buscarla. Y hoy no he ido cuando me esperaba.

Delante de ella intento estar alegre, contenta, relajada, pero he tenido unos ratos en los que he terminado llorando, de la impotencia, de no saber cómo calmarla, de verla tan desolada. No sé cuánto tiempo voy a poder con esto. Se acostumbrará….pero ¿¿a qué precio??
Mi príncipe querido me abrazaba y decía:” mamá, no llores, tu no la abandonas, es por nuestro bien, tienes que trabajar para poder darnos de comer” y a mí se me cae el alma a los pies… ¡Porque tiene tanta razón! Porque yo lo entiendo y él, como niño de 11 años, también. Pero ¿y la peque? La peque no entiende nada de lo que está pasando, nadie le puede explicar que esto es necesario y que, a fin de cuentas, es por su bien. Ella lo está pasando fatal y yo con ella.
Para colmo, ya están las voces sabias. Mi madre que me dice que la niña no debe portarse así, que me está tomando el pelo y que no se lo debo consentir. ¿Pero, por favor, que quiere que haga? Encima que está triste y enfadada, ¿la tengo que regañar?

Mañana le voy a llevar un juguete de casa, para que tenga algo que sea suyo en la guarde. El problema es que ella no tiene ningún juguete favorito, la verdad es que casi no hace caso a ninguno, peor aun así, lo intentaré.

Ahora que ya está dormida, espero que por lo menos tenga dulces sueños y no duerma pensando en mañana. Que será lo que yo sí voy a hacer seguro…

Uf, últimamente, parece que uso el blog solo para contar penas y desahogarme. Perdonadme todas las personas que me leéis, la mayoría entiende perfectamente lo que estoy pasando. Gracias por dejarme palabras de ánimos. Y espero poder en unos días contar más buenas noticias.

Comentarios en: "Vuelta al trabajo" (26)

  1. Hoy me has eso llorar, sobre todo con lo de Lucas pero tú sabes que tiene razón, que es porque necesitas el dinero y que en cuanto puedas volverás a tu super tienda que nos gusta tanto y estarás con ellos, a mi me encantan tus hijos a Lucas le has educado genial y Sara va por el mismo camino, tiene rabietas porque no lo entiende, no porque hayas hecho nada malo. Te quiero mucho, no sufras

  2. Perdonarte de qué? Pues claro que te entendemos, a mi también se me ha puesto un nudo en la garganta al leerte. Y es que debe ser muy duro tener que separarte de la peque, y verla a ella que lo pasa mal… pero a veces no nos queda más remedio y ojalá aprendiesemos a no sentirnos culpables…
    Ánimo Diana, ojalá os adapteis a estos cambios muy pronto.
    Te mando es supermegaachuchon!

    • Achuchón recibido, se lo paso yo a la peque también a ver que tal lo vamos llevando. Ains que días más difíciles, esta separación con todo el dolor de mi corazón.
      Besazos

  3. Ains Diana, con lo contenta y feliz que te he visto siempre, leerte y sentir lo que estás pasando…ufff, se hace duro. Al final tienes que pensar que es por su bien, los mayores tenemos que hacer cosas por su bien, aunque ellos no las entiendan. Pero es normal su actitud, piensa que siempre ha estado contigo y ella no entiendo esto. Esta semana estoy pasando algo parecido con Paula, la vuelta a la guarde no le ha sentado demasiado bien, pero poco a poco irá acostumbrándose, no queda otro, yo tengo que trabajar y no puedo hacerlo de otra forma. Sólo puedo darte un consejo y es que no te martirices, no pienses que eres mala por dejarla ni nada por el estilo, porque tú misma te hundes. Llora todo lo que necesites y no tengo ninguna duda de que todo volverá a ser como antes… sólo necesitas un poco de tiempo. Un besito con toda mi energía positiva

    • Lamentablemente, como dices, no nos queda otra que ir a trabajar, ojalá eso fuera lo peor del mundo, tener que separarnos… Se que no es culpa mía, pero esa sensación de que ella lo pasa así por mi…. Espero que se adapte pronto y así yo también lo haga.
      Besazos

  4. Poco a poco se irá acostumbrando. Yo deje a la mía con 4 meses y medio. El primer día la maestra me llamó a la media hora porque no paraba de llorar desconsolada. El segundo lloró un poco menos y a partir del tercero nada de nada. Ahora ya en su último año de guarde le encanta.

  5. Ay, Diana… esos momentos son tremendos. Una lo pasa mal, pero sobre todo pensando en la enana que sabes que no entiende nada. Claro que a pesar de que necesite estar contigo está “medio enfadada”. Poco a poco irá entendiendo que tú vuelves siempre a por ella y podréis llevarlo mejor, seguro. Lo de tirarse al suelo con cabezazo y pataleta me suena. La mía no lo hace a menudo pero las contadas veces que lo ha hecho lo he pasado fatal. No hay forma humana de calmarles… y respecto a las voces sabias, mira: yo estoy como tú. Y creo que lo estamos haciendo lo mejor que podemos, así que ¡mucho ánimo y sé fuerte! Como dice tu príncipe, es por el bien de todos. ¡¡Un abrazo enorme para los 3!!

    • Almu, muchas gracias guapa, encima tu me entiendes con mas motivo porque nuestras peques son iguales en edad. Está siendo tan duro, ver que lleva dos semanas y sigue llorando y llorando… Espero que poco a poco vaya entendiendo que no la abandono, que siempre voy a por ella. Y que nuestros momentos el resto del día no nos los quita nadie.
      Besazos

  6. Piensa que con el tiempo pasará, duele pero va mejorando.
    Un abrazo

    • Imagino que pasará, y que el tiempo todo lo cura, pero ains que lento pasa el tiempo estos días…

  7. Cristina dijo:

    Pobrecita mi niña, como la entiendo. Tendrás que tener paciencia. Seguro que poco a poco se va adaptando.

    • Lo se, muchos mimos y muuuuucha paciencia, pero lo que está costando, dejarla llorando y recogerla igual cada día. Y llevamos dos semanas

  8. Menos mal que se supone que esta mala racha irá pasando poco a poco: ella se adaptará a la guardería y al final seguro que le gusta. Por cierto ¡vaya aplomo el de tu hijo! Que con esa edad sea tan comprensivo no es fácil, así que entiendo que habiendo criado tan bien al primero no quieras separarte ni un segundo de tu pequeña. Ten paciencia, que seguro que todo mejorará.

    • Tengo un tesoro de hijo mayor, es increíble lo que me ayuda, lo que me entiende y los consejos que da a veces!!!!
      Esperemos que vayamos mejorando a partir de la semana que viene ya por fin n

  9. Cuestión de madres dijo:

    un nudo en la garganta es lo que tengo… con cada palabra me imaginaba a tu princesa en la guardería y las lágrimas asomaban. Qué injusto es tener que obligar a los peques a pasar por este trago cuando no quieren y ver que les cambia el carácter y que por más que queramos no podemos hacer otra cosa.
    Estoy contigo en no regañarla, sólo está pidiendo a su madre y si encima la regañas se preguntará más aún qué ha pasado para tantos cambios. Se que no consuela pero cuando aceptan que es lo que toca en este momento encuentran lo buena de la nueva experiencia y empiezan a disfrutarla. Unos niños necesitan más tiempo que otros. Mucho ánimo y fuerza. Un gran abrazo y besos

    • Como nos está costando a ambas….hoy en el trabajo se han atrevido a echarme la culpa a mí, por tenerla “enmadrada” y casi les salto a la yugular. Agggg que tremendo, encima, más leña al fuego.
      Espero que mi peque se adapte pronto, recuerdo que escribiste tu también al respecto cuando le toco a la tuya verdad?
      Besos

  10. Un nudo en la garganta se me ha puesto a mí al leerte!! Y al imaginarme que algún día me tocará pasar por lo mismo… Ahora ya me dicen que si les dejo a la peque y me entra un no sé qué… Pero tú puedes con todo y supongo que en unos días estaréis acostumbrados a la nueva rutina, ya verás! Mucho ánimo y el próximo post alegre como tú eres!

    • La verdad es que es mejor no pensarlo, desde luego, y alargar todo lo que se pueda la baja, las vacaciones y la excedencia si se puede…
      La próxima semana empezamos la tercera de la guarde, a ver que tal, porque estas dos han sido bastante malas 😦

  11. No tienes que sentirte mal por desahogarte y contar las penas, faltaría más!! Yo me alegro de que lo hagas porque sé que es necesario y así puedo saber pormenorizadamente cómo estáis.
    Tienes, como siempre, toda la razón. Se nos olvida que los adultos, la madurez en sí, significa RECURSOS para sobrellevar las más difíciles situaciones. Y que esos recursos no los tienen los niños, así que l único que les queda es ADAPTARSE, RESIGNARSE, a su nueva condición. Y ese proceso es duro, por lo que se expresan de la única forma que saben. Hay que comprenderlos, tolerarlos y darles todo el amor y el tiempo del que dispongamos, como estás haciendo tú… Y esperar… Como buenamente se pueda, a que las cosas se pongan en su sitio.
    Tienes mi apoyo y mi admiración. Lo sabes.
    Un abrazo inmenso, bonita mía.

    • Mira, madrugada de domingo y aquí despierta, sin pegar ojo porque empieza otra semana de guardería. La semana pasada terminó bastante mal, el viernes se lo pasó llorando en clase, así que imagina las ganas de volver a empezar….y mira que yo se lo pinto bonito, pero ella no quiere, no todavía, y eso me quita el sueño.

      Os seguiré contando. Muchos besazos

  12. Sé exactamente cómo te sientes, aún cuando tengo casi ocho meses de haber vuelto al trabajo no me acostumbro, quiero dejar el trabajo y me siento triste en ocasiones, otras un poco molesta, a veces me resigno pero sigo planeando mi proyecto y mi futuro con tal de estar en un tiempo no lejano con mi peque mayor tiempo. Ánimo!!

    • Pues espero que tu proyecto se haga pronto realidad. Yo también tengo algo en mente que espero me permita pasar todas las horas del día con la pequeña

  13. Mamá de V dijo:

    Uff, que angustia leerte y que identificada que me siento… ¡si pudieran entenderlo tan bien como tu mayor! Pero ellas no lo entiende, y nosotras nos sentimos falta 😦 V tampoco tiene juguete favorito, había pensado lo mismo, llevarle algo, intenetrn hacer cosas que allí le hagan sentir mejor. Los sollozos cuando sale me tienen destrozada, y eso que se va quedando más tranquila ¡hasta lleva una semana sin llorar a la entrada! Hoy había un mural de fotos de la adaptación de la clase a la entrada, y ella estaba allí tan feliz con sus compañeros, jugando como una más, eso me ha dejado un poco más tranquila, que de verdad se les pasa y luego allí aprenden y disfrutan… Millones de ánimos y muchos besos!!!

    • La verdad es que saber que dentro de clase están más o menos bien, te da más tranquilidad, pero yo me sigo sintiendo fatal…..Hoy, después del fin de semana, no ha sido nada fácil.
      Ánimos a vosotras también

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: