No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Una semana más, estoy aquí, dispuesta a contaros algo que cambió en mi vida con la maternidad, una nueva palabra para el diccionario que inició Vero, de Trimadre a los 30 (felicidades por el cumple de ayer) y al que todas estamos aportando algo.

Y, siguiendo con el fregado de los sentidos, esta semana, mi palabra es VISTA.

Como siempre, la RAE tiene un montón de definiciones, si a alguien le interesan todas, están aquí. Yo voy directamente a las mías.

La vista es otro de los órganos de los sentidos, con el que percibimos las cosas, a través de las imágenes que entran por nuestros ojos.

Nunca he tenido una vista muy buena, de hecho, con 6 años me pusieron gafas y en el cole, se metían conmigo, ya sabéis, las típicas frases “gafitas, 4 ojos.”

Cuando empecé a salir con mis amigas, nunca lo hacía con gafas. Conclusión, pasé a ser una antipática. Y os preguntaréis, ¿que tiene que ver el hecho de no ponerme las gafas para salir con ser una antipática?; pues muy sencillo. Como no veía tres en un burro, me cruzaba con gente a la que conocía y no saludaba, ¡¡porque no los veía!! Ahí empecé a forjarme una reputación…. y decidí que había llegado el momento de empezar a ver por donde pisaba, con lo que me pasé a las lentillas. Pero mis ojos, tan finos y delicados como la dueña, nunca acabaron de adaptarse bien, así que se me ponían rojos….

Y llegó mi primera maternidad, que sí, que ya me he enrollado mucho. Y con ella, el no tener tiempo de nada, de arreglarme, de peinarme…. ¡como para ponerme las lentillas! Pasé a ir desarreglada y con las gafas todo el día. Y no es que usar gafas sea algo malo en absoluto, para nada. Pero a mí nunca me han convencido, siempre las llevaba sucias, llenas de huellas de deditos del príncipe. Nueva solución: la cirugía.

Uf, eso sí que me daría para escribir un post entero, la operación y todo lo que le rodeaba. Pero aquí, resumiendo, que me quedaron dos ojos muy chulos y que veían casi al 100%.

Y como sabemos que la maternidad te da súper poderes, te agudiza los sentidos al máximo, el sentido de la vista no iba a ser menos.

Ahora, veo en la oscuridad.  Me manejo de maravilla. Soy capaz de ir al baño por la noche sin encender una sola luz, para no despertar a la pequeña. Soy capaz de estar sentada escribiendo al portátil con la luz apagada, y dejándome los ojos en el teclado, porque no veo un pijo, jejeje, todo, por no despertar a la pequeña. La veo en la oscuridad de la noche, de un vistazo, se donde anda.

En cambio, en otros aspectos, he perdido un poco de vista. Porque ahora, no veo las manchitas del suelo o de la encimera de la cocina. Prefiero no verlas, hago la vista gorda, para aprovechar esos ratos en los que debería estar limpiando para estar con los niños.

También, cuando eres madre, la gente, de pronto, de un solo vistazo, parece darse cuenta de que necesitas consejos y se ponen a hablar y a decir tonterías, de esas que no dejan indiferentes a nadie. Pero vamos a ver, ¿tú me has visto bien? ¿Tengo yo pinta de querer tus consejos, esos que lo único que hacen es intentar tirar mis ideas, mi forma de criar, por los suelos? En este tema no vamos a entrar porque ya está suficientemente bien descrito en otras entradas de la maternidad y porque me encienden… Lo dejaré para otro post, que de esto también tengo mucho que decir.

Otras veces, se me empaña la vista, se me llenan los ojos de lágrimas. Esto pasa, casi siempre, con alguna nueva proeza de mis dos tesoros, con algo que dicen o que hacen, el orgullo de madre que no me cabe dentro. Y, con muchas de las entradas de este pedazo de diccionario, que hacen que se me ponga la piel de gallina, y no pueda apartar la vista de la pantalla del ordenador.

Desde que soy madre, ha cambiado también mi punto de vista. Antes, no entendía algunas cosas que hacía mi madre, como dejar de comerse algo rico para dárnoslo a nosotras. Y ahora, veo porqué lo hacía.  Ahora miro por mis hijos, todo por y para ellos, son lo más importante en este mundo. Y si algo no me cuadra, si alguien se interpone en su camino, ya estoy yo presente para quitar ese estorbo de su camino.

la foto

 

Comentarios en: "La maternidad de la A a la Z: V de Vista" (33)

  1. Didi!!! Que buea idea esta de los sentidos en el #azdelamaternidad… me encantó tu entrada… yo también veo en la oscuridad y hago la vista gorda a muchas otras cosas… se me empaña la vista continuamente (con mi gorda y con sus posts y comentarios), y a eso sumale que soy llorona, de lágrima fácil, maridramas como dice Vero o DramaQueen como dice Nieves jajajaja

    Espero ansiosa el próximo sentido… Besotes gigantes hermosísima y un abrazote de oso en la oscuridad ;-D

  2. mamiandbaby dijo:

    Pues en verdad que eso de la vista no me había fijado, yo siempre tuve buena vista y ya más bien creo que el PC me está pasando factura… pero sigo viendo lo que se trata de ellos como un halcón. y en la oscuridad jejeje me has inspirado!
    excelente!
    besos
    @mamiandbaby

  3. Yo también soy operada de la vista y más o menos me pasaba igual que a ti… Pero tienes razón en todo lo que dices, a pesar de todo el sentido de la visión, así como los otros, se agudiza un montón, así puedes ver a tus peques más allá de lo que hacen, calculas un poco sus movimientos y sus caídas, puedes verlos sin “verlos” literalmente… En fin, has escogido una buena palabra. Saludos!!

  4. muy bonito el post, yo soy 4ojosreydelospiojos, y aunque uso lentillas, las gafas parecen de visión infrarroja en casa, para descubrir aquello que quieren esconderme…..De hecho, a pesar de que sólo las uso unas horas en casa, siempre me dibujan con gafas.

    Besos

  5. A mi lo de la suciedad me pasa mucho. Y más teniendo en cuenta que yo soy el encargado de la limpieza en casa…
    Una entrada genial!! Nos vemos 🙂

  6. GENIAL!! Y yo me quedo con tu VISIÓN de la maternidad, tu sensibilidad, tu entrega, tu capacidad de superación… Con lo que he VISTO y leído de ti 😉

    Un besazo.

  7. Veo que tuviste una infancia/adolescencia de cegata muy similar a la mía. Espero que tras el parto yo también desarrolle poderes para ver en la oscuridad.

  8. Bravo! yo soy cegata de nacimiento y es verdad que la maternidad agudiza entre otros sentidos, la vista.
    Lindo post, me has hecho reír a principio y emocionar al final, genial!

  9. Me encanta el juego que le das a éstos post. En éste caso la vista agudizada y nocturna 😀

  10. Lois Nenúfar dijo:

    Me encanta como has ido enlazando una cosa con otra 🙂 creo que lo de no ver manchitas por casa nos pasa a muchas, no es que no las veamos…es que miramos para otro lado jaja
    Muy bonito

  11. ¡Qué bueno! Me ha encantado, y me identifico contigo en todo, salvo en la operación de la vista! Yo sigo con mis lentillas y mis 6,5 dioptrías 😀

  12. buenooooo, es que hay que saber ver lo realmente importante, jajaja… Como decía el principito, lo esencial es invisible a los ojos. 🙂
    Besos

  13. La maternidad te da otros puntos de vista hacia todo….cambias tu visión de las cosas, para ver y velar por lo que realmente quieres, tus hijos!!!!

    Genial entrada!!!

    Besos

  14. Diana, sin palabras! Me he sentido además muy identificada contigo. Yo también tenía gafas de pequeña pero la única diferencia es que siempre iba con gafas pq sino no podía salir a la puerta de casa, jajaja, no veía un pimiento…jejejej. Una entrada y una definición geniales. Besazos. Por cierto, te das cuenta de tantas cosas cuando eres madre, verdad?

  15. Muchas gracias por felicitarme de nuevo a través de tu entrada. Eres un amor!!!
    Precioso post Diana. Como siempre, me encanta la manera en que cuentas las cosas. Con palabras dulces y sencillas, has ido desgranando todas las implicaciones que la maternidad tiene para nuestra vista. Y me has calado muy hondo con esa parte en la que reflexionas sobre cómo se te empaña la vista con los logros de tus peques o cómo haces las cosas a oscuras para no despertar a tu niña. Es curioso todo lo que hacemos por ellos y no sale en ningún manual de madre.
    ¡¡¡Un besazo mi niña!!!

    • Me encanta que te encante!!! Es increíble la cantidad de cosas que hacemos por nuestros hijos, con todo el amor del mundo, aunque a veces nos llevemos un puntapié por no ver las cosas, jejeje.

      Besazos guapa!!

  16. Muy buenos tus juegos de palabras con la vista! Lo de hacer la vista gorda con las manchas me encanta, jajaja, a ver si me lo aplico para no agobiarme con la limpieza.

    Un beso

    • Yo ya paso de agobiarme con eso, no me dan las horas para todo lo que tengo que hacer, como para obsesionarme con limpiar…

  17. […] para nuestros hijos, ha añadido al diccionario de la maternidad las definiciones de oído, gusto, vista y tacto y nos ha mostrado lo linda que está su princesa durmiendo en el Miércoles […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: