No hay mejor lugar que los brazos de mamá

Entradas etiquetadas como ‘mochila ergonómica’

La nueva mochila de esa marca impronunciable.

Acabo de ver la publicidad de esta mochila y ya me tiembla el ojo…. Está previsto que salga al mercado dentro de poco. La publicidad es muy mona, eso sí, modelos estupendos para enseñar una mochila, que como siempre, no cumple con su cometido de ser ergonómica, aunque ellos digan que sí. Aggggggggg, ya estamos, la cantidad de dinero que invierte esta marca en publicidad, cuando podían hacer una mochila realmente en condiciones………..

Esto es lo que veo:

El bebé de dos meses, va colgado, literalmente. Las piernas están estiradas hacia abajo, nada de mantener la postura ranita. La modelo que lo lleva no puede darle un beso en la cabecita sin partirse ella misma la espalda, va muy bajo.

El bebé de ocho meses, pobrecito mío, va mirando al frente, con la espalda forzada en el ángulo contrario y, evidentemente, las piernas colgando también. Un poco más abajo os cuento porqué no deberían mirar al frente.

El de quince meses, lleva las piernas más abiertas, imagino que llevará la mochila alguna pieza para conseguirlo, porque el frontal parece más ancho que las imágenes de antes. Eso sí, sigue siendo una pieza bastante rígida. Y también va muy abajo. Ya me gustaría a mí ver a ese padre después de un paseo con la mochilita de 1 hora, iba a estar para el arrastre.

Y el de tres años, va a la espalda de papá, pero ya con las piernas colgando, claro, la mochila no da para tanto.

Después de ver el anuncio, me he ido directamente a su página, a ver todos los detalles de cerca. http://www.babybjorn.com/one

Pone que la mochila ha sido desarrollada en colaboración con pediatras, claro, si a un pediatra la pagas, te dirá que es magnífica y estupenda. Aunque seguro que no le han dado la mochila a un fisioterapeuta o una experta en porteo, porque, indiscutiblemente, les van a decir que la mochila no es ergonómica para nada. Hasta han puesto los testimonios de estos pediatras, que sabrán mucho de medicina, oiga, e incluso de los beneficios de llevar a los bebés en brazos, porque de eso sí hablan, pero no parecen saber mucho sobre la fisiología de los bebés, porque dicen que “proporciona la posición ideal para las piernas del bebé”….

También dicen que han tardado más de 1000 días en desarrollar la mochila. Jolines, ya podían haber invertido ese tiempo en intentar hacer una mochila ergonómica en condiciones. Porque, vamos a ver, poderse, se puede. No hay más que mirar al mercado y ver la cantidad de buenas mochilas ergonómicas que tenemos (Boba, Ergobaby, Manduca, Emeibaby, Tula, Patapum………..), claro, que no invierten tanto en publicidad y por eso no son tan conocidas.

Me voy directamente a las instrucciones de uso. Así por encima, veo que hay unas hebillas para sujetarles las piernas a los bebés….

Y la mochila consta de unas cremalleras para ajustar las piernas en distintas posiciones (pone, “comprueba siempre que la cremallera está cerrada”, ufffff, como no la cierres bien, seguro que algún pellizco se lleva el pobre bebé). Lo que hacen las cremalleras es disminuir el tamaño del puente, pero para los bebés menores de 68 cm (es lo que especifican ellos), el puente es tan estrecho que las piernas están colgando. A partir de los 68 cm ya se puede llevar al bebé con las piernas abiertas!!!! (Antes no, por favor,¡¡¡¿¿¿ como va a ir un bebé con las piernas abiertas y la espalda arqueada en posición ranita???!!!).

Las instrucciones son la leche. Primero te pones la mochila como si fuera un jersey y luego vas soltando soportes y hebillas para meter al bebé dentro. Con lo fácil que son de usar las mochilas ergonómicas, que abrochas la cintura y ya colocas al bebé y terminas de subir el cuerpo de la mochila por su espalda…

A partir de los 5 meses ya puedes poner al bebé mirando hacia afuera y con las piernas en posición normal, colgando, es decir, el bebé va en posición “anti ranita”. Ains, me entra de todo cada vez que me cruzo por la calle con alguien que lleva a su niño en esa postura. Si puedo, me acerco a decirles algo, aunque la mayoría de las veces me miran con cara de “¿y tú a que te metes?”. Un día me van a soltar alguna fresca. Llevar al bebé mirando hacia afuera hace que se pierda la posición fisiológica, las piernas están colgando, la cabeza del fémur no está en su sitio y la espalda está arqueada en sentido contrario. Además, el bebé que mira hacia al exterior está expuesto a cantidad de estímulos de los que no puede defenderse, no puede buscar el calor y el consuelo en el pecho de mamá.

Por último, dicen que a partir de los 12 meses ya se puede llevar al bebé a la espalda. Pues, señores míos, un bebé correctamente porteado puede ir a la espalda desde el nacimiento, con un fular correctamente colocado, el bebé está perfectamente. Es cierto que a veces no usamos la postura a la espalda hasta que son más grandes, pero porque cuando son más pequeños, parece que nos da más seguridad llevarlos al frente y tenerlo bajo nuestra atenta mirada. Pero en otras culturas, donde el porteo está ampliamente extendido y es lo normal, las madres cargan a sus bebés a la espalda desde el nacimiento, mientras ellas pueden seguir haciendo otras cosas. Claro, esta mochilita no proporciona soporte para la cabeza cuando la pones a la espalda, normal que no puedas ponerte al niño antes.
Y del cuerpo de la mochila aún no he dicho nada. El cuerpo es rígido, está como acolchado, por lo que mantiene la espalda del bebé en una postura muy estirada, no permite que se curve hacia adentro, como lo debería hacer naturalmente.

Ya me he explayado. Iba a poner sólo el vídeo, pero es que me enciendo cuando veo estas cosas y ya he dado rienda suelta a mi rabia. Desde luego, la próxima vez que inviertan tanto tiempo en diseñar una mochila nueva, les aconsejo que se cojan una mochila ergonómica e intenten copiarla un poco, que les saldría mucho mejor.

El efecto somnífero de los portabebés

Hace un par de meses, tuvimos una desgracia en la familia. Mi tía falleció de pronto. Era sábado, mi madre estaba trabajando en el hospital y mi padre se había ido a ver el fútbol  sin el móvil, ¡qué raro! Así que me tocó salir corriendo a buscar a mi madre al trabajo y darle la noticia, para luego ir a acompañar a mis primas.

El caso, es que era la primera vez que el papá de la princesa se iba a quedar sólo con ella y con el príncipe. Y era casi la hora de cenar, con lo que seguramente me pillaría la hora de acostarla fuera de casa.

Como ya comenté en otro post aquí, la princesa solo se duerme conmigo a la teta. No hay excusa. Alguna vez que el papá ha intentado dormirla, se pone a llorar histérica. Así que entenderéis mi agobio, porque sumaba el mal momento que estábamos pasando con la angustia de imaginarme a la pequeña llorando hasta caer rendida (no soporto ver a nadie llorar, mucho menos a mi hija).
Cada poco rato, nos comunicábamos por mensajes, que si está contenta, que si está jugando, que si ha cenado genial, que si es la hora de dormir…. Y se nos ocurrió la idea de usar la mochila ergonómica para que intentara dormirla así.

¡Oh invento maravilloso!

La princesa se ha dormido muchas veces siendo porteada, pero siempre fuera de casa, incluso con su padre. Aunque nunca habíamos usado la mochila para dormirla en casa. Pero funcionó, vaya si funcionó.

El papá se puso la mochila y la princesa no protestó en absoluto, imagino que ella no lo vivió como que su padre la iba a dormir, sino que lo vio como un momento de estrecho contacto con su padre, de esos de los que disfruta tanto. Y pasillo arriba, pasillo abajo, con las luces tenues, se le fueron cerrando los ojillos y se quedó profundamente dormida. Yo me quedé bastante más tranquila, pude estar con la familia un rato más y cuando por fin llegué a casa, la princesa seguía plácidamente dormida en la mochila. La saqué con cuidado y la dejé en la cama. ¡Prueba superada!

Desde entonces, la hora de dormir por la noche sigue siendo un momento especial de nosotras dos, no cambiamos el ritual por nada del mundo. Pero algunas tardes, algunas siestas, el papi se coge un portabebé, y pasillo arriba, pasillo abajo, la princesa entra feliz en el mundo de los sueños.
durmiendo

Tipos de portabebés

Hay varios tipos de portabebés, que voy a describir a continuación:

FULAR
Es una tela larga, que se coloca alrededor del cuerpo del portador y del bebé, ajustándolo a este. Permite multitud de anudados y diferentes posiciones, lo que le convierte en el portabebé más versátil de todos. Recomendado desde el nacimiento y sin límite de edad, se adapta a la perfección a cualquier bebé, respetando al máximo su fisionomía. Requiere un poco de práctica para anudar y ajustar el fular correctamente. No es el portabebé más recomendado para momentos en los que el bebé sube y baja continuamente.
Podemos encontrar dos tipos de fulares:
Elásticos– Tienen una longitud estándar. Están realizados en un tejido que cede con facilidad (algodón, cáñamo, elastano), lo que los convierte en ideales para padres principiantes que quieren realizar preanudados, esto es, anudar al fular antes de poner al bebé. Como inconveniente, este tipo de fular no es apto para niños a partir de un determinado peso, ya que la elasticidad de la tela haría que fueran “botando” y no se conseguiría un buen ajuste.fular elástico Boba Wrap

Tejidos– Son aquellos que no ceden ni en horizontal ni en vertical, pero ceden ligeramente en sentido diagonal. Tienen diferentes medidas. Con un fular largo, podremos realizar todo tipo de nudos y se puede optar por un fular corto, en caso de querer hacer solo nudos tipo canguro, que necesitan menos tela.Fular

BANDOLERAS DE ANILLAS
Es un trozo de tela largo (unos 2.5 metros), con los extremos unidos por dos anillas. Se ajustan a todas las tallas de portador y a todos los bebés. Suelen estar realizados en tela de fular, aunque también pueden ser de diferentes tejidos. El peso se reparte sobre un solo hombro y la espalda del portador, por lo que si se va a utilizar durante largos periodos de tiempo, es recomendable cambiar el hombro de carga de vez en cuando.
Permite diferentes posiciones. Muy cómodo para los momentos en los que hay que subir y bajar al bebé con frecuencia. También es ideal para la lactancia.
De muy fácil uso, sólo hay que aprender a ajustar correctamente la tela mediante las anillas.bandolera

MOCHILAS ERGONÓMICAS
Son las que consiguen que el bebé vaya en la posición “ranita”, con las piernas separadas y las rodillas flexionadas, el bebé va sentado. Muy fáciles de colocar, mediante cierres o velcros, reparten el peso del bebé entre los hombros, que van acolchados y las caderas del portador. Se pueden utilizar desde el nacimiento hasta los 15 o 20 kilos. Para llevar al bebé al frente, a la espalda y algunas, también a la cadera. Es un portabebé rápido de poner y quitar, por lo que es ideal para periodos de sube-baja.
Aunque casi todas las marcas de mochilas ergonómicas las aconsejan desde el nacimiento, usando reductores, no es lo más conveniente para los recién nacidos, porque no ajustan a la espalda del bebé punto por punto, pudiendo ir el bebé un poco “retorcido”.mochila espalda

MEI TAI
Es un portabebé de origen asiático. Las mochilas ergonómicas tienen su origen en los mei tais. Consta de un rectángulo de tela, con unas tiras para anudar a la cintura y dos tirantes que se pasan por los hombros. Hay diferentes estilos y acabados. La cintura puede estar acolchada, los tirantes pueden ser acolchados o anchos sin acolchar. Pueden llevar capucha y sujeción para la cabeza del bebé.
Permiten la posición al frente, a la espalda y a la cadera. Las tiras se pueden anudar de diferentes maneras. Reparten el peso entre los hombros, la espalda y las caderas del portador.
Ideales a partir de los 5-6 meses, o desde el nacimiento si se utiliza un reductor de la zona del puente, para que las piernas del bebé no vayan abiertas en exceso.mei tai calle

TONGA
Es el portabebé más pequeño, cabe en un bolsillo. Es redecilla de algodón, de fácil manejo y regulable para cualquier talla de portador. Se apoya en un solo hombro, es ideal para los bebés que suben y bajan con regularidad. Para usar con bebés que ya se mantienen sentados. Se puede usar al frente, a la cadera y a la espalda, con niños que se sostienen solos. Al estar hecho de red, es ideal para el agua, ducharnos, entrar a la playa o piscina, porque seca enseguida.tonga

POUCH
O bolsillo, es una tela cosida, que carga en un hombro, como la bandolera, pero sin posibilidad de ajustar en tamaño, por lo que hay que elegir la talla correcta para el portador. Ocupa muy poco espacio y es rápido de poner y quitar. Tampoco se puede ajustar la tela sobre el cuerpo del bebé, por lo que este puede ir demasiado suelto, cuando es pequeño, o muy apretado cuando sea más grande. Se puede utilizar en posición fetal, pero hay que seguir unas recomendaciones y cuidados en el uso de este portabebé, para evitar asfixias en esa posición.pouch

OTROS PORTABEBÉS DEL MUNDO

En el resto del mundo, el porteo está extendido como algo normal. Hay multitud de portabebés, que se utilizan en diferentes culturas: Podaegui, Onbuhimo, Kanga, Rebozo.

En otro post hablaré más ampliamente del porteo a nivel mundial.

A %d blogueros les gusta esto: